la empresa rusa Hoversurf ya trabaja en su nuevo reto

El gran sueño de los coches voladores por fin empieza a acercarse, y cada vez hay más empresas desarrollando prototipos. La última en sumarse a la carrera ha sido la empresa rusa Hoversurf, que a principios de año ya nos mostraba la moto voladora Scorpion-3 que el pasado octubre empezó a ser probada por la policía de Dubai.

Tras su éxito, ahora han empezado a desarrollar un coche volante al que de momento llaman “Project Formula”. Se negociación de un transporte VTOL (“Vertical Take-Off and Landing”, o despegue y aterrizaje verticales) de cuatro plazas, unas alas plegables y 52 turbinas de efecto Venturi de pequeño tamaño para su propulsión.

De hecho, el modo de propulsión que están meditando para este transporte es su principal diferencia con respecto a la moto que ya desarrollaron. La Scorpion-3 es una moto que vuela mediante hélices simples, mientras que en el caso del coche se utilizan pequeñas hélices cuya potencia se amplifica con turbinas Venturi, unas con un estrechamiento en los extremos para que el clima salga con longevo velocidad y potencia.

Un esquema en fases iniciales de progreso

Como su propio nombre indica, “Project Formula” es de momento un esquema, una idea que está en sus fases iniciales de progreso y de la que prácticamente no tenemos detalles técnicos. Pero lo que sí sabemos es que uno de sus puntos secreto son las alas plegables. La idea es que el transporte esté preparado para las ciudades de hoy y plegando sus alas podrá entrar en cualquier parking.

Además de poder utilizar las plazas de vehículos convencionales, igualmente podrá utilizar los cargadores del resto de coches eléctricos. O por lo menos eso es lo que están dando a entender en su web, un coche volante que cuando pliegue sus alas podrá aparcarse y cargarse en los mismos sitios que los coches eléctricos convencionales.

Diseno Project Formula

Según vemos en las primeras ilustraciones del prototipo, sus 52 turbinas irás distribuidas en dos grupos. Por una parte, en la parte inferior o “los pies” del transporte habrá 48 de ellas para mantenerlo en el clima. Tendrán un tamaño de en torno a de 8 y 10 pulgadas, y estarán distribuidas de modo que el “coche” pueda seguir flotando incluso si varias de ellas fallan.

Por otro costado, en la parte trasera del “Project Formula” nos encontramos con otras cuatro turbinas de un tamaño longevo, y que servirán para impulsarlo y que avance de forma valioso. Todo ello haciendo un ruido que se retraso que sea proporcionado inferior al de un helicóptero.

Las alas por su parte le otorgan una medida extra de seguridad. Las utilizarás para derribar, y permitirán que en el caso de que los motores fallen puedas planear para intentar tomar tierra. Además, por si esto no fuera suficiente, igualmente dicen que le equiparán un paracaídas balístico que pueda desplegarse en el caso de que todo lo demás falle.

El Coche Volador

Otras de las tecnologías que tienen pensado utilizar para su fabricación es la impresión de metales y de fibra de carbono para sus acabados, navegación tridimensional 4K, y baterías químicas híbridas. La única duda que tenemos es si podrá deslizarse por el suelo como un coche convencional. De momento no lo parece, ya que en las ilustraciones conceptuales no hay señal de ruedas.

En cualquier caso, como hemos dicho al principio, estamos sólo en presencia de un esquema en la hoja de diseños que escudriñamiento financiación, por lo que todavía puede cambiar proporcionado hasta que veamos su primer prototipo práctico. La parte más positiva es que detrás de él hay una empresa que ya ha decidido un transporte volante antaño, lo que da cierta fiabilidad a la hora de entregarse en manos en que el “Project Formula” se acabe convirtiendo en existencia.

Enlace | Project Formula
En Xataka | Scorpion-3 es la primera hoverbike tripulada: el sueño de la moto voladora más cerca


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales