La ciencia detrás de ese repugnante vídeo viral en el que una almeja vomita arena 

Los animales tienen una esforzado tendencia a volverse virales, pero rara vez les toca el turno a las almejas. En esta ocasión, sin requisa, una exquisita almeja cortaplumas de la especie Siliqua patula está teniendo su minuto de triunfo gracias a un vídeo que acumula millones de reproducciones en Facebook.

En el vídeo, la famosa almeja se entierra a sí misma en la arena con un admirable esfuerzo muscular —y termina regalándonos una asquerosa excreción por un orificio de su cuerpo. ¿Qué está pasando exactamente?

El profesor Annette Hosoi del MIT dijo al Washington Post que esta especie de almeja armada —la almeja cortaplumas del Pacífico— es conocida por su extraordinaria capacidad para excavar hasta 60 centímetros en la arena, a pesar de no tener manos ni garras. Lo consigue relajando sus músculos sobre la playa para que su concha se fiordo (sí, por eso se abren las almejas cuando las cocinamos) y empujando su pie carnoso cerca de debajo.

La cosa no acaba ahí porque estos moluscos son capaces de convertir la arena sólida en arenas movedizas gracias a un proceso llamado fluidización. Una vez ha introducido el pie en el suelo, la almeja se contrae y la arena que tiene a su aproximadamente se mezcla con agua, lo que le permite seguir bajando. Todo ocurre muy rápido para que no venga un pájaro y se las coma (tal y como ocurre en el despiadado corto de Pixar) o peor: se sequen al sol.

Pero falta esto resuelve la longevo clavo: ¿qué demonios es lo que ocurre al final del vídeo? Bien, aunque algunos opinólogos consideran que la almeja está excretando su última comida, Earth Touch News ha aclarado que esas extremidades que se retuercen a un costado de su cuerpo son sus sifones, estructuras tubulares por las cuales fluye el agua. La erupción cobrizo no es otra cosa que lo dice tu instinto: agua mezclada con arena.

[Washington Post, Earth Touch News]

Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales