la agencia ha intentado acceder a 7.000 dispositivos sin éxito

El FBI sigue delante con su campaña que comercio de convencer a la opinión pública, y de paso a los legisladores de Estados Unidos, de que el oculto en dispositivos móviles es poco que entorpece sus investigaciones, lo que a su vez es un problema de seguridad franquista, según la agencia.

Christopher Wray, director del FBI, mencionó durante este fin de semana en la conferencia de Asociación de Jefes de Policía que a día de hoy tienen cerca de 7.000 smartphones a los que no han podido ingresar, provocando que muchas de las investigaciones estén detenidas.

“Un problema de seguridad nacional”

Según Wray, los smartphones son a día de hoy piezas secreto en las investigaciones del FBI, ya que desde ellos se planifican muchos de los crímenes que afectan al país y al mundo. Por lo susodicho, el que un smartphone tenga la información cifrada y cuente con filtros de seguridad hace que la tarea de la agencia se dificulte cada día más, provocando que el aventura de un ataque esté más presente que nunca.

Desde 2016, con el caso de aquel iPhone 5c de San Bernardino, Apple y la gran mayoría de las compañías tecnológicas se negaron a tener “puertas traseras” en sus plataformas o ceder el paso a las autoridades a la información de sus usuarios. Esto provocó que el FBI tuviese que contratar una compañía externa para elaborar una aparejo que les daría acceso a aquel iPhone, aparejo que hoy se sabe costó 900.000 dólares y que fue adquirida con pasta de los contribuyentes y sin previa autorización. Esto ha provocado que actualmente exista una investigación acerca de todo este movimiento.

Adicional a esto, el entonces director del FBI, James Comey, ha tratado de impulsar una ley que le otorgue a la agencia la posibilidad de ingresar a cualquier teléfono o dispositivo electrónico cuando se comercio de investigaciones relacionadas con la seguridad franquista. La propuesta que modificaría la presente “Ley de Asistencia de Comunicaciones para la Aplicación de la Ley en consecuencia” sigue siendo estudiada en el Congreso.

A pesar de todo esto, Wray asegura que entiende la importancia del oculto en los dispositivos, pero cree necesario un firmeza entre esta seguridad personal y aquella que necesitan (El FBI) para abastecer a los ciudadanos a aparte. Por otro flanco, Alan Woodward, diestro en seguridad cibernética, menciona que el oculto llegó para quedarse y será inseguro y poco práctico crear “puertas traseras”, por lo que no importa que frustre las investigaciones criminales.

Un apunte interessante que incluso se dio a conocer en esta conferencia, es que los 7.000 smartphones a los que no se ha podido ingresar para conocer su contenido, representan al punto que la centro de las investigaciones del FBI en los últimos 11 meses. Es sostener, hay aproximadamente otros 7.000 dispositivos a los que sí han podido ingresar.

En Xataka | El FBI pagó 900.000 dólares por desbloquear el iPhone de San Bernardino


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales