jugar a los videojuegos de antaño en un monitor CRT ya es posible con las Raspberry Pi

Uno de los usos más comunes que los usuarios le dan a sus Raspberry Pi es la de servir como plataformas de porfía. Proyectos como Recalbox nos permiten retornar a disfrutar de miles de videojuegos antiguos, pero había una acotación: antaño jugábamos en televisores de tubo, y ahora jugamos en pantallas planas.

Las Raspberry Pi ofrecen salida HDMI y de vídeo compuesto, pero no había forma de conectarlas a un celador o televisión CRT. Eso lo ha solucionado un inclinado gachupin con RGB-Pi, un tesina que combina un cable GPIO-Euroconector con una serie de modificaciones a Recalbox para modificar la resolución y adaptarla a cada surtido. El resultado nos traslada aún con más garantías al pasado.

Los puristas de la porfía ya tienen una gran alternativa a sus evacuación

El responsable de este tesina es aTg, un desarrollador y inclinado a la electrónica que confesaba que le gustaba “jugar en los sistemas originales o con una emulación en monitores CRT auténticos, no en monitores LCD con filtros que no se parecen en nada a la sensacion original que te da un televisor de tubo”.

Esa experiencia tan particular que transmitían los monitores CRT se ha intentado trasladar a las modernas pantallas LCD que usamos a diario. Existen desarrollos para obtener esa sensación en emuladores como MAME, que dispone de los llamados efectos HLSL para afectar el aspecto visual de los juegos en esas pantallas, pero dichos filtros suelen imponer una carga de trabajo importante que hace difícil aprovecharlos en plataformas más limitadas en hardware como las Raspberry Pi.

Precisamente ahí es donde entra esta posibilidad de aTg, al que le parecía “extraño que con tantas opciones que hay para emular en RPi no existiese una forma sencilla de jugar en un CRT así que me puse a ello”. Tras trabajar con diversos circuitos para obtener sacar una salida RGB por el puerto GPIO logró resultados satisfactorios entregando por otra parte esa frecuencia de 15 kHz para el escaneo horizontal (50-60 Hz en la enhiesto en sistemas PAL) que se utilizaba en estos tiempos.

El secreto está (en parte) en el cable GPIO-SCART

Ese avance dio área a ese cable que permite conectar el puerto GPIO de las Raspberry Pi 3 con el puerto de Euroconector que se utiliza en la mayoría de televisores CRT del mercado.

Cable Def

Como explicaba aTg, ese periférico trabaja conjuntamente con una serie de modificaciones software realizadas con otro desarrollador llamado Ironic. Esas modificaciones en Recalbox permiten “cambiar la resolución de imagen de cada surtido a su resolución diferente de la consola a la que pertenecía o de la placa Jamma que corresponda, esta característica no se había conseguido con ningún otro método de adaptadores utilizado por la comunidad para conseguir ver la Pi en un CRT”.

Eso evita tener que ocasionar esa simulación por software: “los scanlines los produce la tele por sus propias características”, destaca aTg, que destacaba que gracias a eso la RPi se puede centrar en competir, “dando muy buenos resultados en juegos muy exigentes”.

¿Qué se necesita para aventurar “como antes” en la Raspberry Pi 3?

Para poder ingresar a esta porfía tan llamativa necesitaremos contar con una Raspberry Pi 3, desde luego, pero serán por otra parte imprescindibles dos componentes adicionales: el cable GPIO-SCART y una televisión de tubo o celador CRT con esa entrada de euroconector.

Dap G8uwsaaknxj El interior del Euroconector encierra “toda la magia” de este cable que permite conectar la Raspberry Pi 3 a un celador CRT.

El cable se puede pedir directametne a aTg, que los fabrica y se encarga de la abastecimiento personalmente. El coste es de 30 euros más remisión, y para conseguirlo hay que mandar una petición por correo electrónico. En el caso del celador CRT, si no tienes una de estas televisiones lo más practicable es que acudas al mercado de segunda mano, donde están normalmente muy baratas. Cuidado: este avance solo funciona en esas televisiones de tubo, no en pantallas planas.

A partir de ahí hilván con descargar la imagen modificada de Recalbox desde el sitio oficial del proyecto, instalarla y conectar todo para comenzar a disfrutar de esa experiencia tan distinto de la porfía con esa sensación de estar haciéndolo en las plataformas originales.

Más información | RGB-Pi
En Xataka | Emuladores, ROMs y el debate entre la nostalgia, el amor a lo retro y la ilegalidad


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales