Iron Fist es la primera serie de Marvel y Netflix que decepciona (y la pecado es de Daredevil)

Después de ver los primeros seis episodios de Iron Fist, la cuarta serie del universo de Marvel y Netflix, nos sentimos decepcionados. Se tráfico de una serie acerca de un versado en artes marciales que lo que menos hace es pelear. Daredevil ha dejado la vara muy incorporación.

La serie narra una historia que ya hemos escuchado en varias ocasiones: el hijo de una tribu multimillonaria queda huérfano posteriormente de un casualidad y primaveras más tarde regresa a casa para encargarse de su empresa y el enviado de sus padres. Danny Rand, el protagonista de esta historia, tiene demasiadas similitudes con otros personajes de cómics como Batman, Arrow y Iron Man.

Sin confiscación, hay poco que lo diferencia: es un versado en artes marciales. Danny quedó huérfano cuando el avión en el que viajaba con sus padres se estrelló en el Himalaya y fue rescatado por unos monjes que lo criaron y le enseñaron artes marciales, con el fin de que se convirtiera en el armamento humana definitiva.

Esto está en los cómics y la serie de Netflix respeta su historia de origen.

El problema es que Iron Fist no es la serie de combates épicos que esperábamos. Tomando en cuenta la historia del personaje muchos podrían imaginar que tendría mucha más influencia que Daredevil, pero no es así. El primer falta de la serie es que se centra demasiado en la relación de Danny con sus dos amigos de la infancia (la chica que le gustaba y su amigo-rival), quienes quedaron a cargo de la empresa de su tribu.

Durante los tres primeros episodios no hay absolutamente falta de influencia. Un golpecito por aquí, otro por allá y algún brinco sobrehumano… más falta. En algún momento me pareció increíble que una serie que excursión en torno a de las artes marciales y la civilización asiática solo me hubiese mostrado conferencias corporativas, disputas con abogados y conversaciones con médicos (quienes creen que Danny está chalado).

A partir del cuarto episodio, una vez que parecen suceder finalizado los problemas existenciales de Danny, es que comienza la influencia. No obstante, los combates se sienten irrelevantes cuando los comparamos con los de Daredevil. La serie incluso tiene una pelea en un pasillo al mismo estilo que la del Hombre sin miedo, solo que esta es decepcionante.

Tomemos una pausa para rememorar una de las mejores escenas de combate de todos los tiempos, la cual fue grabada en una sola toma:

El problema de Iron Fist radica en que intenta ser demasiadas cosas al mismo tiempo: una serie de artes marciales que queda corta en cuanto a combates, un drama que aburre por sus conversaciones vacías e irrelevantes, y una comedia que abusa de la inocencia y casi estupidez del protagonista.

Entiendo que todo personaje nuevo deba crear las bases de su historia ayer de poder contarnos el conflicto principal, y espero que Iron Fist mejore durante la segunda fracción de la serie (que todavía no he conocido), pero hasta ahora sufre de los mismos problemas que tuvo Luke Cage: un protagonista monótono y una historia de fondo poco interesante.

Sin confiscación, Iron Fist igualmente tiene el mismo punto a su auxilio que tuvo Luke Cage: sus personajes secundarios son maravillosos. En la serie tenemos de nuevo a Rosario Dawson como la enfermera Claire Temple y a la actriz Jessica Henwick interpretando a Colleen Wing, una experta en artes marciales mejor conocida como “la hija del dragón”.

La presencia y rudeza de Wing es tan imponente que sus escenas de influencia y combate son mucho más entretenidas y divertidas de ver que las de Danny . Es lo más cercano a los combates de Daredevil que he conocido en otra serie. Hay rumores de que Colleen Wing podría tener una serie spin-off con Misty Knight (la detective de Luke Cage), y sería muy interesante de ver.

En epítome, Iron Fist tiene un principio demasiado sosegado y infructifero como para enganchar. Afortunadamente a partir del cuarto episodio comienza a revelarse la verdadera trama relacionada a los villanos de la serie y empieza a ser más interesante. Cruzo los dedos porque la segunda fracción de la temporada sea mejor y haga cambiar mi percepción de la serie. De ser así, se los haré asimilar.

Por ahora, Daredevil seguirá siendo la mejor serie de Marvel y Netflix.

La primera temporada de Iron Fist estrena el próximo 17 de marzo en Netflix. Al personaje lo volveremos a ver en The Defenders en septiembre de este año, próximo a Daredevil, Jessica Jones, Luke Caige y Claire Temple.


Síguenos igualmente en Twitter, Facebook y Flipboard.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales