Inteligencia fabricado detecta actividad volcánica, reaccionando a ella antiguamente que los humanos

Esta es una de esas historias que destacan por lo curiosas que son, así como incluso por lo aterradoras que pueden resistir a ser en el futuro no-tan-distante. El día 21 de enero, el volcán Erta Ale de Etiopía comenzó a registrar una ingreso actividad en su cráter, cosa que fue detectada por los científicos de la NASA, quienes comenzaron a remitir instrucciones para que la nave Earth Observing 1 (EO-1) comenzara a moverse para recoger información de esta montaña. Hasta ahí todo perfectamente, sin incautación al percatarse de que la nave ya se encontraba monitoreando el hecho, comenzaron a surgir las dudas.

Acá es cuando todo se torna interesante, ya que la orden para observar la actividad volcánica no fue emitida por ningún ser humano, sino que por una inteligencia fabricado llamamiento Autonomous Sciencecraft Experiment (ASE), la cual se percató primero de lo que estaba pasando, dando el comando para registrarlo todo de forma completamente autónoma.

Según apunta la agencia espacial norteamericana, el software estuvo activo durante más de 12 abriles, monitoreando distintos desastres naturales desde las directiva, controlando incluso los pasos de EO-1. Steve Chien, investigador a cargo del software, dijo a la NASA que “es todo un logro en las aplicaciones que involucran inteligencia artificial. Se supone que haríamos esto durante seis meses, y es todo un éxito que lo hayamos realizado durante más de 12 años”.

Irónicamente, ASE concluirá sus operaciones durante el transcurso de este mes, cuando la representación de la nave que comanda finalice, sin incautación todo lo previo significa un tremendo avance para el campo de la inteligencia fabricado, no teniendo que servir de órdenes humanas para aceptar a parte su cometido, lo cual claramente podría asustar a cualquiera si es que no se controla todo como se debe. Afortunadamente no es el caso. Aún.




Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales