¿Inteligencia artificial en tu smartphone sin la nube? Sí, gracias al aprendizaje federado de Google

Seguramente muchos seáis poco suspicaces con los servicios de Google y la forma en la que su software vendimia datos para mejorar la experiencia de afortunado. Sus algoritmos de inteligencia industrial y educación forzoso hasta ahora tenían que comunicarse con su gigantesca montón, poco que planteaba ciertas amenazas a nuestra privacidad, pero eso ya está cambiando.

La empresa ha comenzado a servirse el llamado “aprendizaje federado”, un tipo de procedimiento que se aprovecha de la capacidad de nuestros smartphones para entrenar al sistema y mejorarlo sin que Google se entere prácticamente de mínimo. Los beneficios de la inteligencia industrial se disfrutan y encima lo hacen mientras se protegen nuestros datos de uso de nuestros dispositivos.

Aprendizaje federado en tu móvil, no en la montón

La inteligencia industrial se nutre de nuestros datos y de ese “entrenamiento” indirecto al que sometemos a estos algoritmos por el puro hecho de utilizar nuestros dispositivos y aceptar a los servicios que recolectan esos datos. Normalmente cuando lo hacemos esos datos se envían a servidores de Google y otros proveedores para que sean analizados de cara a mejorar la experiencia de afortunado.

Feder

Sin secuestro en Google hacen uso de ese concepto llamado Aprendizaje Federado en el cual “nuestro dispositivo se descarga un maniquí actualizado, lo mejoramiento al cultivarse de los datos que vas utilizando en tu teléfono y luego resume esos cambios en una puesta al día específica“. Esa puesta al día se envía a la montón, pero cifrada para luego combinarla con la de otros muchos usuarios. No se almacenan datos como tales, sino esos resúmenes cifrados que permiten ir luego actualizando esos modelos de uso.

El ejemplo de este sistema lo tenemos en Gboard, el teclado posible de Google que va mostrando sugerencias a medida que tecleamos. Dependiendo de si ha acertado o no y de esa actividad se va mejorando el maniquí de recomendaciones y sugerencias de términos a medida que escribimos, pero buena parte de ese “entrenamiento” se produce en nuestro teléfono móvil.

Este método encima tiene muy poco impacto en la peroles —de hecho se usa cuando estamos cargándo el móvil— y las conexiones incluso se realizan vía WiFi. No hay peligro de que los datos se envíen a Google tal cual, ya que el sistema usa algoritmos que hacen que solo se descifren esas actualizaciones recibidas de los usuarios si un pequeño número de usuarios participan en ese entrenamiento.

Vía | BGR
Más información | Google Research


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales