1490720124_450_1000.jpg

Ilife V5 Pro e Ilife V7S, análisis. Review con características, precio y especifica

Con los robots aspiradores no suele tener término medio: o los adoras y te parecen de los mejores inventos de la historia o los utilizas una vez y los dejas cogiendo polvo en una cúspide por los siglos de los siglos. Yo pertenezco al primer comunidad: con dos gatos que sueltan más pelo del que parecen tener, hipersensibilidad al polvo y poco tiempo para las tareas domésticas, una Roomba que compré hace ya tres primaveras se ha convertido en mi aliada perfecta.

Aunque los modelos Roomba de iRobot son de los más conocidos, cada vez son más marcas las que se atreven a dar el brinco y aguantar al mercado sus propios intentos. Y algunas lo hacen incluso con precios muy reducidos si los comparamos con las Roombas originales. Durante las últimas semanas hemos estado probando dos modelos de Ilife, (Ilife V5 Pro e Ilife V7S), una marca china con robots aspiradores interiormente del rango de precios entre 100 y 200 euros, y estas son nuestras impresiones.

Ilife V5 Pro e Ilife V7S, especificaciones técnicas

Ilife V5 Pro

Ilife V7S

Diámetro

300 mm

340 mm

Altura

70 mm

80 mm

Peso

2,05 kg

2,95 kg

Capacidad de depósito

0,3 L

0,4 L

Modos de inocencia

Automático, Spot, Bordes y programado.

Automático, Spot, Bordes y programado.

Batería

2600 mAh

2600 mAh

Autonomía

130 min

120-150 min

Tiempo de carga

280 min

300 min mayor

Accesorios

Mando a distancia, recambio de cepillos laterales, cepillo detergente, depósito y paños para inocencia en húmedo

Mando a distancia, recambio de filtro y cepillo anexo, cepillo detergente, depósito y paños para inocencia en húmedo

Precio

137,84 euros

177,50 euros (lectura Pro, la del descomposición es maniquí precursor)

A simple panorama, uno y otro robots son muy parecidos y disponen de funcionalidades similares. Las únicas diferencias reseñables, al menos al principio, son el tamaño (el V7S es más sobresaliente y pesado) y la colocación de los cepillos en la cojín inferior. Mientras que el V5 Pro tiene dos cepillos laterales a modo de brazos, el V7S tan sólo tiene uno.

Ilife Izquierda, Ilife V5 Pro. Derecha, Ilife V7S. Nota: los paños azules sólo se usan en la inocencia en húmedo; para la inocencia en seco hay que quitar esa alcoba.

Qué contiene la caja:

  • Ilife V5 Pro: androide aspirador con depósito, cojín de carga, dos cepillos laterales de recambio, depósito singular para agua, alcoba que se acopla para la inocencia en húmedo, dos paños para la inocencia en húmedo, cepillo para bañar los filtros, mando a distancia (pilas incluidas), supervisión de inicio rápido (en castellano) e instrucciones completas (en inglés).

  • Ilife V7S: androide aspirador con depósito, cojín de carga, filtro de recambio, un cepillo anexo de recambio, depósito singular para agua, alcoba que se acopla para la inocencia en húmedo, dos paños para la inocencia en húmedo, cepillo para bañar los filtros, mando a distancia (pilas incluidas), supervisión de inicio rápido (en castellano) e instrucciones completas (en inglés).

Cómo funcionan y modos de inocencia

El depósito de uno y otro modelos está en la parte superior: tienes que hacer presión sobre la tapa para que ésta se ensenada. Dentro encontrarás el depósito de plástico con una pequeña asa que te permite extraerlo de forma sencilla y en su interior están los filtros HEPA, intercambiables. Este mismo depósito puede sustituirse por el específico para la inocencia húmeda con un paño (sí, uno y otro modelos tienen función de fregado).

Tanto el maniquí Ilife V5 Pro como el Ilife V7S incluyen tres modos de inocencia: el involuntario (que se activa por defecto), el modo “spot” (que te permite bañar un radio concreta que está sucia con una trayectoria en bucle y, tras lo cual, el androide aspirador se detiene) y el modo “bordes” (para bañar adecuadamente las zonas cercanas a una horma).

Estos dos últimos se activan con el mando a distancia que viene incluido, con el que por otra parte puedes pedirle al androide que vuelva a la cojín y con el que le puedes sostener que comienzo a bañar interiormente de X tiempo. Respecto a la programación, reconozco que no es una funcionalidad que haya utilizado demasiado, pero funciona correctamente: le dices a qué hora quieres que comienzo y el androide comienza a funcionar. Eso sí, si lo usas en este modo, asegúrate de que el androide aspirador puede detectar comprensible su “casa”, o lo tendrás horas vagando hasta que se le acabe la depósito.

Bien en aspiración, autonomía y en nivel de ruido…

Ilife Interior Aspiran, aspiran (y yo os juro que expedito, pero estos robots sacan polvo cada vez que los usas)

El método que sigo para la inocencia con mi Roomba es el venidero: retiro cualquier cosa que pueda tener caído al suelo de una habitación, pongo la Roomba en ella y coloco la horma imaginario en la entrada de la misma para que el androide aspirador pueda bañar interiormente de ella sin penuria de tener que cerrar la puerta. Tengo comprobado que es más competente así y se pierde menos.

Nada más aclarar los dos Ilife me di cuenta de dos cosas que, sin ser para mínimo graves, no me gustaban demasiado: la primera es que no traen paredes virtuales (siempre puedes, claro, poner otra cosa de obstáculo que haga de horma física o cerrar la puerta); la segunda, que no tienen ningún tipo de asa que pueda proveer el cogerlas. Dos detalles poco importantes, sí, pero llamativos.

Otro aspecto que siquiera influye demasiado en el funcionamiento pero al que me costó acostumbrarme: que los robots se abren haciendo presión sobre su superficie circular. No es enojoso… a no ser que tengas un pícaro que entiende el mecanismo y se dedica a hacer peso para poder consolar la tapa. En mi opinión, sería más cómodo otro sistema menos accesible y menos mecánico, porque entiendo que puede ser un problema con el tiempo (aunque a mí a día de hoy me siguen funcionando como el primer día).

A la hora de aspirar, y si hablamos del aspirado en sí, las dos Ilife dan la talla. No sólo tienen sobrado potencia y dejan las habitaciones muy limpias, sino que el ruido que hacen es mucho mucho beocio que el de mi vieja Roomba 631. Según las especificaciones oficiales, el Ilife V5 Pro no supera los 50db de ruido y el V7S está por debajo de 60dB. En la ejercicio, sorprende lo silenciosas que son.

Lo que más me llamó la atención es el poco ruido que hacen, comparados con otros aspiradores (tanto robots como tradicionales)

Ambos modelos pueden detectar si se están dirigiendo cerca de un obstáculo y se detienen unos pocos centímetros antaño de datar. Esto tiene una preeminencia, y es que no dan “golpes” a muebles y otros instrumentos de la casa. La desventaja es que es más difícil que limpien bordes: en una de mis pruebas, claramente pude comprobar que mi Roomba tiene viejo inteligencia y es capaz de retirar una viejo suciedad en las esquinas, por ejemplo.

No disponen de ningún tipo de cálculo inteligente que haga que el androide aspirador pase una vez por cada zona, sino que su reconvención es completamente casual. Esto es habitual en los robots de bajo presupuesto y no llega a ser un problema importante si las dejas un rato funcionando.

Respecto a la depósito, lo cierto es que su autonomía me ha sorprendido gratamente. La V5 Pro sigue, meses luego, alcanzando las 2 horas que prometen en sus especificaciones oficiales, aunque la que mejor resultado ha transmitido es la Ilife V7S: me ha llegado a sujetar sesiones de 3 horas.

… pero necesitan mejorar en lo demás

V7s Atascada La Ilife V5 Pro se atasca algunas veces y se para (a la izquierda, entre una ruedo y una estantería). Otras veces, se atasca y queda funcionando sin detener (a la derecha intentando subir a la cojín de un rascador de gatos)

Sí, aspiran relativamente adecuadamente… cuando consiguen aspirar, claro. Para mí el gran problema de uno y otro robots aspiradores es que, imagino que por su propia prestigio, no están diseñados para redimir obstáculos sencillos, como puede ser el subirse a una ruedo “alta”. En mi caso, por otra parte, en varias ocasiones llegaron a quedarse atascadas en algunos lugares donde mi Roomba en absoluto había transmitido ningún problema, como puede ser la cojín del rascador de mis gatos, huecos estrechos o con algunas alfombras.

El gran problema de estos modelos: les cuesta redimir algunos obstáculos que otros robots sí salvan sin problema

También me ha pasado poco extraño, y es que tan sólo en alguna ocasión aislada los robots aspiradores me han vuelto tras aspirar a la cojín. Lo más global es que uno y otro se quedaran aspirando eternamente, hasta que la depósito se terminaba y quedaban tirados en medio de la habitación. Imagino que requieren una colocación de la cojín sin ningún obstáculo cerca, pero esto es difícil de conseguir en muchos hogares hoy en día. No es que sea un problema serio, pero es un poco trajín no aprender nunca cuándo han viejo positivamente de aspirar.

Otra asignatura irresoluto: el modo fregado. Además del depósito para polvo frecuente, uno y otro modelos incluyen un depósito de agua y un complemento que se coloca en la parte inferior para la inocencia en húmedo. En la ejercicio, ese complemento es sobrado incómodo de colocar (y, sobre todo, de retirar, ya que va encajado a presión) y no he notado resultados de inocencia destacables. En ocasiones sueltan agua, en otras no pero no retiran manchas… Diría que no están hechas para la inocencia en húmedo.

Ilife V5 Pro e Ilife V7S, la opinión de Xataka

Ilife Fin

Si tuviera que resumir, diría que las Ilife V5 Pro e Ilife V7S cumplen en lo relativo a aspiración o ruido, pero tienen un asunto irresoluto con los obstáculos y con la dorso a la cojín. Eso sí: si no tienes muchas alfombras ni otros obstáculos elevados que necesiten redimir, no notarás casi nada problemas con lo primero.

En cuanto a diferencias entre uno y otro modelos, pocas a destacar. Son dos robots muy parecidos. El Ilife V5 Pro es más pequeño (y, sorprendentemente menos ágil, es el que más suele trabarse) y el V7S, al ser viejo, tiene un depósito más sobresaliente. Pero, a nivel de funcionalidades y del resultado de la inocencia, estamos hablando de dos modelos muy similares. Si tuviera que designar, me quedaría con el V7S porque por otra parte en la ejercicio tiene mejor autonomía, aunque todavía es más caro.

Ambos robots aspiradores de Ilife son una alternativa a considerar, sobre todo si nunca has tenido un androide así, no vas a exigirle mucho y no quieres gastarte demasiado billete. En esto zaguero es donde no tienen casi nada competencia: por menos de 150 euros dan un servicio más que recomendable. Si, sin requisa, tu casa es sobresaliente y tienes bastantes obstáculos y alfombras, quizá lo mejor sea optar por otro maniquí más liberal de otras marcas. Yo, al menos, me silencioso con mi vieja Roomba.

Los robots ha sido cedido para la prueba por parte de Gearbest. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales