Tras varios abriles de progreso continuado, Huawei está más cerca de Apple que nunca. En el postrer año, el fabricante chino ha incrementado el número de unidades vendidas hasta los 38,5 millones, reduciendo a 2,5 millones la distancia con Apple, que registró 41 millones de unidades vendidas en este segundo trimestre.

Justo un año antaño, Huawei y Apple registraron 32,2 y 40,4 millones, respectivamente. La diferencia entre uno y otro era de 8,2 millones en el segundo trimestre de 2016. Hoy, esa diferencia se ve corta hasta los 2,5 millones, según los datos publicados por IDC.

No obstante, la alegría podría durar poco para Huawei. El próximo iPhone llegaría a lo derrochador del mes de septiembre, y sería uno de los más atractivos de los últimos abriles. De hecho, tanto Apple como los analistas prevén una demanda excelente y unos ingresos récord durante los próximos trimestres.

Huawei además planea editar un nuevo teléfono de variedad entrada en octubre. Este teléfono, perteneciente a la variedad Mate, sería el primero de la compañía en incorporar un diseño con marcos más delgados, siguiendo la tendencia iniciada por Xiaomi, Samsung o LG.

Pese a ello, la demanda del próximo iPhone sería superior al nuevo smartphone de Huawei, ampliando de nuevo el ganancia entre Apple y Huawei en los próximos trimestres.

Los nuevos datos de IDC además sitúan a Xiaomi como el botellín fabricante a nivel mundial, un superficie que la compañía cedió varios trimestres a espaldas a Vivo. Gracias a la belicosidad aplicada sobre el mercado Indio, la expansión al mercado offline y el progreso de nuevas estrategias de distribución en su mercado nativo, Xiaomi ha acabado un crecimiento del 58,9% interanual que le otorga ahora un 6,2% de la cuota de mercado mundial.

Oppo, por su parte, se mantiene estable en el cuarto superficie tras registrar un crecimiento interanual del 22,4%. La compañía distribuyó 27,8 millones de unidades durante el segundo trimestre de 2017. India y Tailandia son dos de los mercados en los que comienza a crecer —tras asentarse en China como uno de los principales líderes del secor—.

El mercado se consolida y los fabricantes más pequeños ceden sus pequeñas porciones a los más grandes.

Samsung, al igual que Oppo, se mantiene estable en el primer puesto. La compañía ha aumentado las unidades distribuidas en un 1,4%, gracias, sobre todo, al Samsung Galaxy S8 y su variación Plus. Los próximos dos trimestres, gracias a la inminente presentación del Note 8, las distribuciones de Samsung deberían mantenerse fuertes.

Lo más destacable del crónica de IDC, no obstante, es la evidente consolidación del mercado de los smartphones. Los cinco mayores fabricantes han aumentado sus distribuciones año a año, mientras que el resto de fabricantes han sufrido, en conjunto, una reducción de las unidades distribuidas.