Honor View 10, opiniones tras primera toma de contacto. Vídeo y fotos

La siempre concurrida Londres fue el círculo electo por Honor para ampliar el mercado de sus dos últimos terminales. Sólo el Honor 7x está ya acondicionado a la liquidación por ahora, pero hemos tenido la oportunidad de hacer una toma de contacto del Honor View 10, que se añadirá al catálogo en aproximadamente un mes.

Despidiéndose de un estilo que vimos en el Honor 9, los nuevos terminales toman poco más de la genética de sus primos lejanos los Huawei P10 y que ya vimos en el Honor 8 Pro, con cuerpo de metal y bordes curvos. Pero destacan los dos por activo mejorado el explotación del delantero, si acertadamente el View 10 saco pecho asimismo a nivel de hardware e inteligencia sintético.

Ficha técnica del Honor View 10

Honor View 10

Pantalla

5,99 pulgadas
Aspecto 18:9
Resolución FullHD+ (2.160 x 1.080)
Cristal 2.5D

Procesador

Kirin 970 de ocho núcleos
GPU Mali G72 MP12

RAM

4GB/6GB

Almacenamiento

64GB/128GB más microSD hasta 256GB

Batería

3.750 mAh
Carga rápida SuperCharge

Cámara principal

16 (RGB) + 20 (monocromo) megapíxeles (f/1.8, f/2.0)

Cámara delantero

13 megapixeles f/2.0)

Sistema eficaz

Android 8.0 bajo EMUI 8.0

Dimensiones

6,95 milímetros de dimensión

Otros

Lector de huellas dactilares delantero

Toma de contacto en vídeo

Diseño: que se note el categoría (de la tribu política)

Así como en el caso del Honor 7x el catedrático de huellas se ha trasladado a la parte trasera dejando hueco a la pantalla, en el del View 10 se ha mantenido en el delantero, aunque suficiente discreto y sin perjudicar aparentemente en cuestión de explotación del mismo. Así, las casi 6 pulgadas del panel quedan acertadamente integradas en un delantero con marcos suficiente reducidos (probablemente la pantalla ocupe en torno al 78%).

En mano no se siente pesado o demasiado prócer, sobre todo teniendo en cuenta la diagonal de pantalla que abraza. Muy buenas sensaciones con los acabados y los materiales; más allá de lo que lo pudiesen difundir al suelo en la presentación (nosotros no lo hicimos), aparenta ser resistente sin ser siquiera demasiado robusto.

Muy fino, tanto que aunque el agarre es cómodo quizás no sea del todo ergonómico. Aunque la consecuencia objetiva de esto es que las cámaras, a diferencia del Honor 9, son protuberantes y luego cero discretas (y hay a quien le molesta que sobresalga al apoyarlo sobre una superficie).

La pantalla: una protagonista a la que le toca compartir círculo

Parece que la progreso a un maduro explotación del delantero sea un hecho más allá de la adhesión abanico, y Honor (que coquetea siempre con ésta con sus buques insignia) se ha puesto las pilas en estos últimos terminales, como hemos comentado. De este modo, el Honor View 10 integra un panel IPS de 5,99 pulgadas con resolución de 2.160 x 1.080 píxeles y ratio de 18:9.

A desidia de tener guarismo oficial de este explotación, el terminal goza de un aspecto poco más actualizado en el delantero si hablamos del mercado en normal. Como decíamos, no han llevado antes el catedrático de huellas, aunque han escatimado hasta el postrero milímetro y el entorno inferior da lo cabal para cubrir la superficie del sensor (que es alargado y puritano). Y en este sentido lo que se agradece es que (al contrario que el 7x) el logo quede en la parte de antes.

Buenas sensaciones con la pantalla: tenemos detalle de sobra, un ajuste de brillo involuntario que se ha comportado acertadamente y muchas opciones de personalización

Aunque en una primera toma de contacto siempre echaremos en desidia poder probar la pantalla en exteriores, esto ya nos sirve para poder valorarla dos niveles: experiencia y posibilidades. En cuanto a lo primero tenemos detalle de sobra, con un ajuste de brillo involuntario que se ha comportado acertadamente en los cambios de iluminación que pudimos realizar y contraste adecuado (quizás nos sobre poco de saturación de taller pero puede ajustarse).

Las posibilidades las da a nivel de ajuste personalizado del tono y la temperatura de los blancos, como es habitual en EMUI (la capa de software propia del fabricante). También podemos nominar la resolución, el modo de color y algunos aspectos del diseño y la visualización de aplicaciones, lo cual siempre se agradece ya que podemos compensar lo que no nos guste y venga por defecto (como la temperatura, poco fría).

Sin problemas en cuanto a la sensibilidad táctil y con buenos ángulos de visión, nos quedamos con buenas sensaciones hasta que podamos probarlo con más calma y a plena luz del día en la calle. Sobre todo en cuanto a la influencia del panel en el consumo energético, ya que la marca aseguró que éste permitía cierto peculio al poder ajustar la resolución.

Y si decidimos olvidarnos de la mostrador para los recadero virtuales y trasladar la experiencia al catedrático de huellas, esta alternativa sigue siendo posible en este nuevo Honor. Lo activamos durante parte de la prueba y nos pareció que funciona suficiente acertadamente, aunque como pasaba con el Moto Z2 Force a veces le cuesta discernir entre los deslizamientos o swipes.

Unas prestaciones destino que se hacen esperar

Si tenemos déjà vu con las características y especificaciones es suficiente comprensible porque, como el Huawei Mate 10, el View 10 viene con el Kirin 970 y su NPU. Por tanto, asimismo ofrece disfrutar de la inteligencia artificial casi ya manida que parece estar ya a la orden del día en los productos electrónicos nuevos.

Si en el estudio en profundidad del Huawei Mate 10 casi nada podíamos diferenciar el uso de un móvil con AI de otro sin ella, en el rato de uso del View 10 siquiera íbamos a poder ver mucho más

Y precisamente esto nos quedamos con las ganas de poder probarlo, pegado con el gratitud facial que no estaba activado en los dispositivos (de hecho muchas de las características de los móviles presentados llegarán progresivamente vía OTA). De momento queda todo mucho en la novedad más que en la experiencia; si en el estudio en profundidad del Mate 10 casi nada podíamos diferenciar el uso de un móvil con AI de otro sin ella, en el rato de uso del View 10 siquiera íbamos a poder ver mucho más.

Las tareas que promete era las que hemos ido viendo en anteriores presentaciones en relación a este incentivo, o mejor dicho las que deberíamos notar en la actos. Entre ellas la optimización en el uso, la autonomía y las funciones de cámara, pero por ahora o acertadamente aún han de venir o directamente no se nota cero con respecto a un móvil sin AI en estos tres aspectos al menos en el primer contacto (que siquiera le estamos dando tiempo a “aprender”).

Honor View 10

Dejando a un costado esto, la navegación y el uso son muy fluidas y no experimentamos lag, cierres repentinos o calentamiento. Por suerte había bastantes juegos instalados, entre ellos alguno más riguroso como el Asphalt 8, y éstos asimismo se ejecutaban sin problemas.

Por la parte de hardware era de esperar esa buena experiencia, montando lo más potente que ha sacado el horno de Huawei y con los 6 GB de RAM que integra. Faltará ver si la temperatura sube poco más a maduro nivel de exigencia, con tareas pesadas simultáneas o durante sesiones de fotos, pero por el momento tiene buena pinta en este sentido.

Honor View 10 Juego

Doble coba y fracción de satisfacción

La doble cámara no es nueva en la industria ni en la marca, y sin requisa fue una de las características más destacadas durante la presentación del terminal. Bien es cierto que sigue siendo una tendencia y un incentivo importante, pero sobre todo centrándose en una función que Honor siquiera dispone recurriendo al hardware: el modo retrato.

Lo tenemos aquí asimismo, como lo teníamos en anteriores teléfonos y por fin (desde hace algún tiempo) tanto Huawei como Honor lo llaman modo retrato. Y la postura se mantiene en este sentido asimismo con el ofrecer el modo de tolerancia forzada, pero una vez más el resultado es cuestión de programación más que de óptica.

En la toma de contacto lo que se hace con la cámara es un coqueteo, poco que da para evaluar de guisa temprana esa revelación de intenciones, y lo que nos ha parecido es que se mantiene en un plano discreto y sin sorpresas. En involuntario y en un hábitat con iluminación exuberante pero llena de contrastes el resultado es aceptable, definiendo los primeros planos y con colores suficiente realistas.

En los segundos planos, tratándose de estos interiores contrastados, las acuarelas no se hacen de rogar si hablamos sobre todo de zonas con más sombra. La desidia de detalle se acentúa suficiente en el vídeo, donde se echa mucho de menos la estabilización óptica (en lo cual de hecho se diferencia con el Huawei Mate 10).

Honor View 10

En cuanto a los modos que hemos comentado parece que hay aún mucho trabajo que hacer. Aquí la exigencia es maduro por dos motivos: la gran postura que se lleva haciendo desde hace ya casi un año a nivel de tener un modo retrato conveniente y el resultado que ya llegan a tener móviles como el Xiaomi Mi A1.

¿Se defiende el View 10 en desenfoque? Haciendo una valoración muy acotada por tiempo y condiciones, poco. Los borrones e inconsistencias aparecen en todas las instantáneas si tirábamos del modo tolerancia, sin siquiera rasgar a f/1,7 o más y quedándonos en f/4, y el resultado del modo retrato en ocasiones no está mal a nivel de bordes (ayudado por un enfoque que alega muy acertadamente), pero sigue viéndose forzado.

Sin sorpresas siquiera en la cámara delantero para acertadamente. Instantáneas acertadamente defendidas en interiores donde otras cámaras podrían ya mostrar una desidia de sinceridad maduro o sobreexposición.

La sorpresa ha sido no encontrarla

No solemos comentar cero de la autonomía por motivos obvios y ésta no va a ser una excepción, pero el entorno siquiera favorecía un primer estudio del audio que permitiese sacar unas conclusiones de peso. Aún así, la sensación es que el sonido por el altavoz (en la almohadilla) es vulgar sobre todo si se eleva el bombeo a partir del 65%, pero matizamos que habrá que probarlo en mejores condiciones y que queda sólo en una sensación prematura.

En sinopsis, el Honor View 10 nos ha gustado y hemos tenido una buena experiencia con él a nivel normal. Un móvil para quien busque una buena pantalla muy apta para la reproducción multimedia y juegos acorazada de unos materiales con buenos acabados y protección en presencia de agua y polvo, con la experiencia MIUI movido por lo postrero en hardware de la casa sin tener que subirse a las cifras de un Mate.

Honor View

Por el momento no nos han cautivado los que parecían ser los reclamos potenciales, la doble cámara y la inteligencia sintético, una por aparentemente inmadura y la otra por poco presente. Pero sí lo han hecho el diseño, el rendimiento y la pantalla, aspectos en los que sí habría cogido acertadamente el declarante del Honor 9, que nos gustó suficiente.

En la tiraje del vídeo tenemos a Pedro Santamaría.

En Xataka | Honor 7X llega a Europa con pantalla FullView y doble cámara por menos de 300 euros


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales