hemos encontrado una onda gravitacional completamente nueva

Así empieza todo: como una deformación sutil en la gráfica que describe los datos de los sensores. Cuando hablamos de onda gravitacionales, resulta aún más extraño: porque ¿cómo es posible que esa sencilla curva sea el reflexivo de uno de los eventos más salvajes del universo?

Hasta ahora eran colisiones de agujeros negros supermasivos, hoy parece que hemos opuesto la señal de otro evento digno del Apocalipsis: la colisión de dos estrellas de neutrones. Y es un estruendo sabio porque éstas colisiones, a diferencia de las otras, sí se pueden ver con telescopios ópticos.

Érase una vez a 130 millones de primaveras luz

Hablo de posibilidad, pero en efectividad la cosa es tan seria que, según informa New Scientist, todos los grandes telescopios ópticos del mundo estarían escudriñando NGC 4993, una galaxia a más de 130 millones de primaveras luz de distancia en la constelación de Hidra. Allá hay dos estrellas de neutrones entrelazadas.

Dos estrellas de neutrones a punto de fusionarse a 130 millones de primaveras luz

Si todo sale según lo previsto, el día 25 de agosto tendremos, por fin, la confirmación definitiva y se iniciará el proceso de publicación. Sería la cuarta onda gravitacional detectada, pero una de un tipo radicalmente nuevo.

Hace unos meses, cuando se descubrió la tercera escribí aquí en Xataka que “No será la última vez que hablemos de ondas gravitacionales, pero no creo que en adelante lo hagamos muy a menudo”. Tras la emoción del descubrimiento siempre quedan décadas de estudios. Pero los científicos de LIGO están por llevarme la contraria: si se confirma, será un estruendo y si no, se abre un ocultación muy interesante.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales