Hemos comprado los gadgets sexuales más baratos de Aliexpress y hemos visto cómo funcionan

Con la democratización de lo electrónico y la normalización del comercio on-line los dispositivos son cada vez más accesibles y económicos, y desde el sofá de casa podemos conseguir cualquier producto fabricado en la otra punta del mundo por calderilla. La electrónica del placer no escapa a esto, por eso hemos querido ver qué podíamos conseguir buscando los juguetes sexuales más baratos de Aliexpress y ver qué nos llegaba finalmente.

La búsqueda no fue obvio, no porque sea difícil de encontrar, sino porque hay cientos de páginas a partir de precios irrisorios incluso por debajo de 1 euro. Con tal de que fuese poco más “entretenido”, decidimos partir del más económico teniendo en cuenta la promesa de cierta interacción, dejando a un banda los más sencillos y menos electrónicos.

Las sorpresas empezaron ya tras rajar el primer sobre (cuando recibes paquetes con relativa asiduidad crees que ya ausencia puede sorprenderte, pero no, comprobado). Os contamos en detalle lo que esperábamos, lo que finalmente recibimos y qué tal son estos juguetes sexuales low-low-cost.

Las apariencias engañan y mucho: el manguito misterioso

Quienes hayáis hecho compras en páginas como Gearbest o Aliexpress estaréis familiarizados con los largos periodos de entrega que hay adecuado al propio remisión y al bajo coste. En ocasiones tarda tanto que, de no ser poco que esperemos con gran ilusión y desespero, puede que incluso lleguemos a olvidarnos de ello.

Algo así nos pasó con estos juguetes, aunque equitativamente fue con el que más cara de póker se nos quedó. Pongámonos en situación: un día como otro cualquiera de trabajo vienen de Correos para entregarte un sobre con las características típicas de un remisión desde China (sobre vulgar claro, epíteto pegada ya en España con un nuevo remitente, fruncido, etc.). Un sobre pequeño que te deja pensando: ¿qué es lo que pedí?

No sabíamos qué era lo que habíamos recibido: ¿una muñequera? ¿Una condón? ¿Una manguita?

Lo abres y te encuentras una especie de ¿muñequera? ¿Goma? ¿Funda? Sigues pensando y al ver un corchete de presión pensamos en qué puede encajar (¿ropa?). No hay ausencia más en el sobre: ni unas instrucciones, ni un dibujo, ni una epíteto. ¿Qué diantres ese pedazo de tela elástica vulgar, quién te lo envía y para qué lo pediste?

Entonces caes (con ayuda externa, eso sí, y muchas risas): hace un mes viste por Aliexpress este increíble manguito para pulsos eléctricos para pene por 1,15 euros. Es aseverar, aquello que pensaste que podía ser una venda compresiva para la muñeca es un manguito de placer para el miembro sexual masculino.

Tras el mindblowing al descubrirlo, nuestro alegría en un pozo cuando vimos que sólo se incluye el manguito y que nos tendríamos que hacer con el dispositivo que provoca las corrientes. De hecho, no sabemos muy adecuadamente cómo lo conectaríamos, hexaedro que estos aparatos de incitación eléctrica normalmente tienen una conexión para introducir un cable conductor proveniente del objeto a electrificar, como éste incluso en Aliexpress.

Así que esta primera experiencia nos quedó poco coartada. Y con el intriga de para qué será el corchete de compresión…

Manguito 02 El misterioso y elástico manguito, con su incluso intrigante corchete.

Las pinzas, otra eléctrica promesa a medias

Algo parecido a lo previo nos pasó con las pinzas para pulsos eléctricos para pezones, por una friolera de 1,17 euros. No se repitió la parte de “¿Pero esto qué es?” porque por suerte es poco asaz identificable, pero nos quedamos a medias tras ver que necesitábamos el componente interesante: el de la electricidad.

Pinzas 01

Esta vez al menos sí hay una conexión poco más común que la del corchete de presión. Una que encaja en ese artilugio de producir pulsos eléctricos que mostrábamos en el manguito para penes, sin el cual las pinzas son simples pinzas.

En cuanto a éstas cumplen asaz adecuadamente con lo que se muestra en la página de producto. Se negociación de pinzas de plástico con un cilindro de metal en una de sus puntas, lo cual conduce el voltaje que puede generarse si las conectamos al dispositivo de pulsos eléctricos. Para el coste que tienen están relativamente adecuadamente construidas y la bisagra parece fiable y resistente, aunque habría que ver tras sucesivas electrocuciones.

Pinzas Abiertas

En cuanto a cómo vienen, de nuevo no tenemos ni una epíteto, ni ninguna recomendación de cara a la colocación o al uso. Tanto en el previo producto como en éste interviene la electricidad, pero no hay ninguna advertencia ni un folleto con al menos algún dibujo. Nada.

Las apariencias engañan de nuevo, pero es la secreto del producto

La discreción puede ser importante si nuestra idea es la de cazar un trebejo sexual para llevarlo a cualquier sitio. Por suerte para quien quiera poco más disimulado sin gastarse más de euro y medio, el mercado de la electrónica sexual low-cost incluso provee, por ejemplo con este vibrador con forma de pintalabios.

Lapiz De Labios Packaging

Una vez lo recibamos sólo necesitaremos una pila de tipo AAA (que no viene incluida) y las nociones de montaje nivel Kinder sorpresa amateur. La falsa mostrador de labios es de plástico y se inserta sobre un soporte en el que hay una pegatina que indica las distintas posiciones en las que se puede rotar para activar, desactivar o rajar.

En esta ocasión sí cumple asaz adecuadamente las expectativas. La caja nos llegó poco perjudicada, pero el contenido estaba limpio y tras colocar la pila ha funcionado a la perfección, teniendo una sola opción de intensidad y pauta de trepidación (constante).

La discreción es relativa: canta asaz que el carmín no es tal, que es plástico, aunque teniendo en cuenta la variedad existente de tamaños de barras de labios de hoy en día sí puede colar. Lo que digáis si algún os pide compartir vuestra mostrador de labios porque le gusta o la ha olvidado ya será cosa de cada uno.

Lapiz De Labios 01

Si Jobs levantase la cabecera podría comprarse un iPod sexual

Nostálgicos de Apple, no creáis que no tenéis vuestro gadget sexual ideal en ese divino océano de posibilidades que son los comercios electrónicos chinos. Si la imitación es una guisa de mostrar estupor, ¿por qué no aplicar esa idea en el mundo del trebejo sexual de bajo coste para sobrellevar?

Quizás sea una idea poco más discreta que esa mostrador de labios con truco que veíamos antaño, ya que se negociación de un vibrador cuyo mando tiene un mando con diseño de un iPod Shuffle, salvando las distancias. Cuesta poco menos de 2 euros y se compone del vibrador (con forma… Relativamente convencional) y el compensador, que imita la forma del reproductor de música de Apple.

Ipod 01

Eso sí, ausencia de aluminio anodizado: plástico, plástico everywhere y una pinza que no da demasiada confianza. El vibrador se abre a lo sorpresa de huevo Kinder para instalar las dos pilas AAA que necesita, y por su parte el mando incluso se abre, si adecuadamente ya incluye la pila retoño que necesita.

Ipod Mando Interior

Aunque la pila en nuestro caso estaba agotada, por lo que tuvimos que separar los contactos, separar la pila y poner otra (de 3 voltios). Los contactos en la pila llamativo estaban adheridos a presión, lo cual no pudimos hacer igual, y tuvimos que hacer un apaño para que éstos quedasen pegados y se cerrase adecuadamente el circuito.

Ipod Mando Interiores 02

El mando se desmonta fácilmente y una vez se hace el apaño con la pila puede volverse a encajar (si adecuadamente los chico pueden mantenerse poco sueltos). Esto nos sirvió incluso para ver que hay tres chico en la pequeña placa de electrónica, y ver que caen sobre los dos lados de la rueda del pseudo-iPod (es aseverar, lo que sería avanzar y retroceder de pista) y el retoño central, que en este caso tiene la palabra “HIGH”.

Los chico del mando hacen clic, superando nuestras expectativas una vez lo sacamos de su bolsita de plástico. Los chico de “retroceder pista” y el central parecen compartir función (encender, aumentar un extremo la intensidad, detener) y el de “avanzar pista” cambia la frecuencia de trepidación (seguido, a golpes, etc.). Ah, y no hace desatiendo ni vincular, ni sincronizar ni ausencia: pones las pilas y a excitarse, tal cual.

Ipod Mando

Bonus: tras pulsar el “on”, los zumbidos de la diversión

Porque los electroshocks no sólo han de ser recibidos en las partes protuberantes de nuestro cuerpo. Porque la inventiva no está reñida con el masoquismo. Porque el bajo coste no significa que haya que prescindirse de lo “cuqui”.

Miariposa 04

Esto lo teníamos que probar sí o sí. Ríete tú de las abejas o las cucarachas electrónicas de ‘Black Mirror’ con esta sencilla y efectiva Mariposa de pulsos eléctricos, que por unos 2 euros viene con todo lo necesario para producirte pequeños chutes eléctricos.

Y atentos que en esta ocasión contamos con [redoble] manual de instrucciones, si adecuadamente es un dispositivo tan sencillo que ni siquiera requiere leérselo aparte que queramos usar la función de programar (¡programar!). La palomilla llega montada y con una placa que protege la superficie que se pega a la zona en la que queremos aceptar los pulsos eléctricos.

Miariposa Instrucciones

Una vez ponemos la pila (una de 3 voltios) y pulsamos el retoño de “On”, empieza la diversión. La duración y el intervalo de tiempo de las descargas dependerá de qué modo elijamos (está explicado en el folleto de instrucciones, no de guisa demasiado intuitiva pero logra entenderse).

Miariposa 01

La palomilla llegó en valentísimo estado, los materiales y la construcción no están ausencia mal y funcionar, funciona. Otra cosa es que esto nos resulte agradable.

La electrónica del placer con las tres “B”

De la experiencia con estos juguetes nos quedamos con tres cosas: los nombres de los artículos son magníficos, hay que ir con ojo con lo que se incluye y lo que se necesita y que todos funcionan y llegan adecuadamente.

Sin Titulo 1 “Vibrador del huevo del salto”. Grandioso.

También con la amplísima ofrecimiento que existe de estos juguetes, si adecuadamente muchos no llevan ningún componente electrónico y hay incluso algunos asaz repetidos. Casi todos los que sí lo incorporan se basan en la trepidación o la electroestimulación, y parece que suelen entrar adecuadamente, así que hilván con poco de calderilla y pilas operativas para disfrutar del entretenimiento sexual de bajísimo coste.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales