La App Store se ha destacado por ser tradicionalmente un poco más segura que la Play Store. Sin confiscación, Google hizo un gran esfuerzo el postrer año por incrementar la seguridad de su tienda oficial de aplicaciones, como ha revelado este martes.

En 2017, más de 700.000 aplicaciones maliciosas que infringían sus políticas fueron eliminadas de la Google Play Store; 99% antaño de que un solo sucesor pudiera instalarlas. La emblema representa un incremento de un 70% en comparación con 2016, un éxito que la empresa ha atribuido al avance de su sistema de inteligencia industrial.

Como explicó Google en su blog oficial para desarrolladores de Android este 30 de enero:

Esto fue posible a través de mejoras significativas en nuestra capacidad para detectar abusos, como suplantación de identidad, contenido inapropiado o malware, a través de nuevos modelos y técnicas de educación maquinal.

Además de enfocarse en las aplicaciones maliciosas, incluso ha afilado a los desarrolladores detrás de ellas. La empresa ha estado trabajando para crear nuevos modelos de detección que puedan identificar a los delincuentes reincidentes, incluso cuando creen nuevas cuentas. Como resultado, 100.000 desarrolladores fueron vetados de la Google Play Store en 2017.

Las aplicaciones maliciosas

Google ha explicado cuáles son algunos de los tipos de aplicaciones que más comúnmente violan sus políticas:

  • Aplicaciones de imitación o suplantación de aplicaciones populares: 250.000 de éstas fueron detectadas.
  • Aplicaciones con “contenido inapropiado“: como puede ser pornográfico, de violencia extrema o que promueva el odio o actividades ilegales de cualquier tipo.

Lento pero seguro. Las técnicas de educación maquinal se irán afinando y mejorando con el tiempo para ir identificado con anciano precisión este tipo de aplicaciones maliciosas. Al final, los más beneficiados de la mano dura de Google serán las miles de millones de personas que usan un teléfono móvil Android.