Freemium: Note 8, primer ‘match point’ para Samsung

Bienvenido a Freemium, una sección en la que Jose Mendiola expresa su opinión personal sobre el mundo de la tecnología. Engadget no se responsabiliza ni supervisa los puntos de aspecto vertidos en estos artículos.

Samsung se enfrentaba a dos retos muy difíciles de alcanzar: conseguir que olvidáramos para siempre el desastre del Note 7, por un flanco, y elevar el cinta del segmento a niveles insospechados. Ambos casi imposibles, pero al mismo tiempo, de dinámico importancia para la organización de la compañía en el mercado de los móviles. Y vaya, podemos confirmar que el fabricante ha conseguido los dos objetivos, aunque no sabemos cuánto le durarán las celebraciones estando el cacareado iPhone 8 al caer.

Pero hasta que llegue otro fabricante con la intención de arrebatar el efímero trono del mercado de los móviles, hay que aceptar que el Note 8 ha conseguido alcanzar a lo más stop, y lo ha conseguido con una equilibrada combinación de innovación y practicidad.

El compañero Carlos Martínez no lo podía favor explicado mejor: el Note 8 partida su organización en tres grandes patas, y no necesita más, para seducir a los más irreductibles. La primera de ellas, el S-PEN, la segunda, la pantalla infinita y por postrero, la doble cámara; con ellas, Samsung ha seguido la eficaz organización de seducir al mercado con mensajes claros, pero completados con multitud de sensores y mejoras que hacen todo mucho más fluido.

S-PEN, todo empieza aquí

Si hay un tipo que encuentre a partes iguales detractores y adoradores es desde luego, un stylus. Aunque siempre hemos convivido con rumores que anunciaban la defunción de este controvertido suplemento, lo cierto es que Samsung nunca ha querido dejar a este hornacina del mercado, y de hecho, parece que quiere convencer al resto que todo resulta más realizable con un lapicero en la mano. Y tiene razón. El fabricante ha dedicado el vídeo promocional del dispositivo a ensalzar las virtudes del S-PEN y lo ha hecho en situaciones reales cotidianas con las que todo el mundo se puede relacionar.

¿Quién no se ha trillado en la indigencia de apuntar poco corriendo en algún momento? ¿qué mejor guisa de comunicar poco que mediante un borrador? Con la pantalla Always On se puede anotar directamente sin indigencia de desbloquear el dispositivo, y estas son tan solo algunas de las funciones más evidentes de lo que este suplemento puede hacer y que Samsung le deja a su descubrimiento.

Una pantalla ‘infinita’

La segunda gran pata del dispositivo pasa por un demarcación que los coreanos dominan mejor que nadie: la pantalla, o mejor dicho, la pantalla ‘infinita’. La Pantalla Infinita (como ellos mismos la denominan) alcanza en este dispositivo las 6,3 pulgadas y por si te parecieran pocas, Samsung ha eliminado por completo los marcos en los laterales y los ha definido a la mínima expresión en la parte superior e inferior (para ubicar los sensores, micrófono, etc.).

Una gran pantalla siempre es un buen argumento de ventas, pero unido al concepto que Samsung quiere vendernos con el Note 8, cobra mucho más sentido. La gran pantalla ofrece mucha más superficie para sacar chispas al S-PEN y es lo suficientemente sobresaliente como para ver una película sin problemas (una tendencia que cada vez cuenta con más defensores).

Y claro, la súper cámara

El postrero derechazo de Samsung con este dispositivo se encuentra en la trasera final y tiene un claro destinatario: el iPhone 7 Plus. El móvil de los de Cupertino elevó el listón con su doble cámara y el Note 8 repite la jugarreta con dos ópticas (una angular y otra tele de dos aumentos) con la que disfrutará asimismo del exitoso ‘modo Retrato‘ del dispositivo de Apple. Esta nueva cámara cuenta adicionalmente con teleobjetivo óptico en las dos ópticas y OIS, y pega válido en la toma de fotos en mengua resplandor y por descontado, los selfies.

Samsung juega con su primera hipérbole de partido con el Note 8, pero como apuntamos, aquí todavía no está todo dicho. Eso sí, los que se hayan decidido por este dispositivo que vayan preparando la cartera, puesto que juega ya en la muérdago de los tres dígitos (por poquito): 1010,33 euros en una lectura única que comienza a servirse el 12 de septiembre. Se abre el debate ¿1.000 euros por un móvil? ¿Es efectivamente solo un móvil?


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales