Samsung planea presentar varios dispositivos durante el próximo MWC 2018, que se celebrará a finales de este mismo mes en Barcelona. Junto a los Galaxy S9 y S9+, llegará, por otra parte, un nuevo Samsung DeX, el dispositivo de la compañía que permite convertir el teléfono en PC completo al ser conectado a un educador forastero. Fue una de las sorpresas del año pasado y parece que los surcoreanos repetirán en el presente curso con un concepto tenuemente diferente.

Gracias a Evan Blass, obligado filtrador de informaciones en lo referente a dispositivos móviles, podemos echar un vistazo anticipado al nuevo Samsung DeX, que ahora no mantendrá el teléfono en posición semivertical, como ocurría en el precedente, sino que se situará totalmente horizontal sobre la colchoneta. La razón de este cambio de orientación no es simple capricho, sino dotar de una maduro utilidad al propio terminal.

Situar el teléfono en horizontal, con la pantalla en torno a en lo alto, permitirá que esta sea utilizada como un panel táctil, ya sea de teclado o a modo de ratón, añadiendo así mayores posibilidades a la colchoneta. El nuevo Samsung DeX cuenta con el conector USB de tipo C para conectar tanto los próximos S9 y S9+ como los anteriores S8, por otra parte de otro puerto USB-C adicional, dos puertos USB habitual, un HDMI y una rejilla de ventilación.

Un compañero ideal para el S9

Los Galaxy S9 y S9+ son, sin duda, los dispositivos más esperados del Mobile World Congress de este año, como ocurre prácticamente cada vez que la marca decide presentar sus buque insignia en el evento de telefonía por excelencia. Para correctamente o para mal, ya podemos conocer muchas de las características que traerán estos nuevos smartphones, una renovación que se centrará más en los componentes internos que en dotar de un aspecto diferente a los terminales.

Se calma ver un enfoque durante la presentación centrado en la cámara, un aspecto cada vez más importante en los teléfonos y que Samsung quiere potenciar sobremanera en esta ocasión. No obstante, sí que veremos introducido en el MWC 2018 –al menos– un Galaxy S9 con un aspecto diferente a los ya vistos, que será aquel con un nuevo color morado, igualmente filtrado por Blass.