Facebook admite que fue utilizado por terceros para difundir noticias falsas

Durante las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, el panorama político estuvo congruo agitado gracias a la proliferación de las telediario falsas en Internet, específicamente en el radio de redes sociales, en donde cada cierto tiempo sabíamos de distintos escándalos que, a la postre, resultaban ser totalmente ficticios. No obstante lo preliminar, en su momento Mark Zuckerberg dijo a distintos medios que el hecho de que Facebook haya servido como catalizador para todo este proceso era un idea tremendamente alocada, poco que, con el tiempo, ellos mismos tratarían de remediar por medio de distintas medidas que eliminan todo este material de su plataforma.

Bajo este entorno es que ayer la empresa entregó un reporte en el que admite de una vez por todas que, si proporcionadamente la empresa no tuvo relación alguna de guisa directa con la publicación de informaciones maliciosas, sí fue víctima de una manipulación de terceros para difundir dichos datos. En buenas cuentas, Facebook admitió que esparcieron las telediario falsas de las que tanto hemos hablado durante el postrer tiempo, poco que si proporcionadamente no es nuevo, preocupa profundamente a la hora de crear una verdad para los electores de distintas partes del mundo -Estados Unidos y Francia, principalmente- en el panorama sociopolítico que tenemos hoy en día.

En el referencia, la compañía de Zuckerberg dice que terceras partes malintencionadamente publicaron material de dudosa procedencia para ser difundida por este medio, por medio de cuentas falsas y las suyas propias, las cuales dieron como resultado la difamación de los distintos candidatos a la presidencia. En la información, un vocero de la marca dice que “la proliferación orgánica de los mensajes y datos a través de grupos de personas auténticas y sus redes era inevitable”.

Según apunta Fortune, los departamentos de inteligencia de los Estados Unidos han unido esta actividad a distintos grupos provenientes de Rusia, los cuales habrían realizado dichos movimientos con el fin de posicionar a Donald Trump en el poder, hechos que no han sido desmentidos ni confirmados por algún empresa válido relacionado a esta materia.

Si proporcionadamente los esfuerzos de Facebook por suministrar estas prácticas a guión han sido múltiples durante el postrer tiempo, aún no queda claro cómo es que la empresa se las arreglará para eliminar de raíz dichas acciones de entes políticos, ya que si proporcionadamente sus intenciones son claramente proselitistas, es virtualmente inverosímil -o más proporcionadamente poco ético- vedar que sus usuarios se expresen independientemente en este punto. Por obvios motivos se han cerrado perfiles falsos y eliminado material que pira a la desinformación, no obstante el término entre estos hechos y la albedrío de expresión es tremendamente delgado.




Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales