esto sí es una doble pantalla

La dualidad está de moda en el sector de la telefonía, lo vemos casi a diario con anuncios y rumores sobre nuevos dispositivos, pero la mayoría de veces (por no asegurar todas), esta dualidad se centra en las cámaras. La tendencia de las cámaras dobles se ha extendido rápidamente por el panorama móvil y prácticamente todos los fabricantes cuentan con al menos un terminal en su catálogo que cuenta con esta característica. La firma china Meizu se acaba de abrir en esto de la dualidad, pero no sólo en la cámara, todavía en las pantallas.

El protagonista de estas líneas es el recién presentado Meizu PRO 7, un smartphone que hemos podido conocer hoy mismo en Zhuhai, China y que se corona como el nuevo flagship de la marca. Sus argumentos son un diseño de aluminio que sigue los dictados de la moda premium, hoja técnica al nivel de los androides chinos más destacados, cámara doble (cómo no), pero sobre todo destaca por una segunda pantalla trasera que no deja indiferente. Tras sobrevenir un rato con el Meizu PRO 7, esto es lo que nos ha parecido.

El aventura llega en forma de pantalla trasera

Meizu Pro 7

El Meizu PRO 7 es mucho más que su pantalla secundaria, pero como no podía ser de otra forma, es lo primero en lo que me he centrado mínimo más echarle el guantelete a lo final de la firma china. Meizu no es la primera marca de smartphones que presume de contar con una segunda pantalla, otras como LG con el V20 o HTC con el U Ultra ya lo habían hecho ayer, pero el concepto era desigual al contar con un fragmento de pantalla situado sobre el panel primero.

Como se aprecia en la imagen, el terminal cuenta con una pantalla integrada en la parte trasera, concretamente ajustada al pegado izquierdo, ajustado bajo la cámara. La propuesta que nos trae la firma china es una pantalla totalmente independiente del panel punta. Quizás la idea de Meizu se asemeja más a la de Yotaphone, el móvil ruso que cuenta con una pantalla trasera de tinta electrónica, sólo que aquí no ocupa toda la trasera y la tecnología empleada es AMOLED a todo color. Si nos fijamos sólo en la parte técnica, estamos frente a un panel de 1,9 pulgadas en diagonal con resolución 240 x 536 píxeles y una densidad de 307 ppp. Pero lo que nos interesa más que sus especificaciones son sus funciones.

La pantalla trasera del Meizu PRO 7 nos recuerda al concepto de Always On Display mezclado con la propuesta del Yotaphone: una pantalla independiente donde consultar información como notificaciones, la hora, el tiempo o los pasos que hemos legado.

¿Para qué sirve esta pequeña pantalla trasera? La idea de Meizu nos recuerda un poco al concepto de Always On Display, esa función que nos permite tener siempre a la audiencia información importante como la hora, las notificaciones o el tiempo sin tener que tocar el móvil, pero aquí lo tenemos todo en una pantalla separada y que adicionalmente está en la parte trasera. Este es quizás uno de los puntos que me resultan un tanto delicados desde el punto de audiencia de la funcionalidad ya que hay que dar la revés al móvil para cambiar entre pantallas, mientras que con Always On lo tenemos todo en la misma.

Meizu Pro 7 Reloj, cuentapasos y el tiempo, tres de las funciones que ofrece la pantalla trasera del Meizu Pro 7.

En la pantalla trasera del Meizu PRO 7 tenemos el temporalizador y la época. Si deslizamos con destino a un flanco todavía podemos ver el parte meteorológico y hasta tenemos un podómetro que nos dice cuántos pasos hemos legado ese día. Por supuesto, todavía nos muestra las notificaciones cuando recibimos una. Además, en la traducción china todavía hay datos sobre WeChat y podemos obtener a infinidad de fondos de pantalla. Gracias a la tecnología AMOLED, Meizu asegura que este panel no impacta en la duración de la conjunto, pero de momento no podemos corroborarlo.

Sin duda la función más destacada de la pantalla trasera es que nos permite hacernos un selfie con emoción bokeh con la cámara trasera, que por supuesto todavía es doble.

Pero la función que más fogata la atención de esta pantalla secundaria es la que nos permite sacarnos un selfie con emoción desenfoque con la cámara doble trasera, una opción que sin esta pantalla es posible, pero resulta más complicada porque vamos ‘a ciegas’.

¿Es lo suficientemente útil como para razonar la integración de esta segunda pantalla? Pues de momento me reservo reponer esta pregunta para el estudio a fondo, pero puedo asegurar que la idea resulta harto curiosa a la par que arriesgada, tanto para proporcionadamente como para mal. No sé si me resultará actos en el día a día o me acabará pareciendo un medio ambiente totalmente prescindible, esto lo veremos en el estudio a fondo.

Diseño y pantalla: tradicional por delante, provocativo por detrás

Meizu Pro 7

Hablemos de la otra pantalla, todavía una AMOLED, pero en este caso harto más excelso. El maniquí que he probado es el Meizu PRO 7 frecuente, que es el que lleva un panel de 5,2 pulgadas con resolución FullHD, y la verdad que las sensaciones han sido muy buenas.

El tamaño hacen que el terminal resulta muy manejable y cómodo en mano, mientras que el elevado contraste y un brillo harto stop hacen que el contenido aparezca nítido, con colores harto fieles interiormente de esa ligera sobresaturación que nos suelen felicitar los paneles AMOLED y una respuesta táctil muy suave y fluida. Sí es cierto que me ha quedado irresoluto usarlo a pleno sol, probablemente el tablado más riguroso para cualquier pantalla, pero de nuevo esto lo veremos con más detalle en el estudio.

Sobre el diseño poco que asegurar. Salvo por el detalle de la pantalla trasera estamos frente a un móvil harto tradicional y coherente con el estilo de diseño de Meizu. Tenemos un chasis de aluminio unibody con bordes y esquinas redondeadas, un primero cubierto de cristal 2.5D y disertador de huellas ovalado en la parte primero.

Meizu Pro 7

Hablando de la pantalla trasera, la verdad es que desde el punto de audiencia del diseño queda poco extraña al estar situada en el pegado izquierdo. Pero adicionalmente es un poco incómoda de manejar cuando estamos sujetando el móvil en la mano si somos diestros. Quizás la parte central hubiera sido una ubicación más adecuada tanto por el nivelación visual como por la funcionalidad.

Eso sí, la pantalla trasera está muy proporcionadamente integrada en el chasis y no hay ni el más pequeño escalón entre el cristal que la recubre y el aluminio. El resultado, aunque como decía resulta un poco extraño, es harto elegante en el maniquí triste, no tanto en las versiones plata y dorada en las que se aprecia un rectángulo triste mucho más tosco.

Una prometedora cámara dual

Meizu Pro 7

Decía al principio que la dualidad es novedad para Meizu, adicionalmente de en las pantallas todavía en la cámara trasera. La firma china estrena su primera cámara doble con el PRO 7 y la verdad es que la primera impresión ha sido muy buena.

Estamos frente a una pareja de sensores Sony IMX389 de 12 megapíxeles con monóculo f/2.0. En esto de las cámaras duales hay dos escuelas, la del teleobjetivo y la que combina blanco y triste con RGB, y Meizu ha apostado más por la segunda, aunque con algunos detalles de la primera.

Meizu Pro 7 Con luz industrial el Meizu PRO 7 hace un buen trabajo de desenfoque y, aunque no es valentísimo, el recortadura está harto proporcionadamente conseguido.

Aunque no tenemos un teleobjetivo óptico como sí encontramos en terminales como el iPhone 7 Plus o el Xiaomi Mi 6, el Meizu PRO 7 cuenta con un modo retrato que desenfoca el fondo, pero aquí me reservo dar un veredicto ya que no he podido probarlo con buena luz, aunque he de asegurar que no me ha frustrado en condiciones de luz poco complejas como la de la imagen superior.

Sacarnos un selfie con emoción bokeh con la cámara trasera es posible con otros móviles, pero la socorro de la pantalla trasera del Meizu PRO 7 facilita mucho el proceso.

Meizu Pro 7 Hacernos un selfie con la cámara trasera es mucho más sencillo gracias a la pantalla.

También he probado la función de selfie con desenfoque con ayuda de la pantalla trasera y la verdad es que me ha resultado mucho más viable encuadrar y disparar que si no tuviera la socorro de esta pequeña ‘ventana’, pero como decía ayer, habrá que ver si resulta actos más allá de este uso. Por cierto, que todavía lleva una cámara delantera de 16 megapíxeles, aunque teniendo esta opción con la cámara trasera es posible que su uso se vea perjudicado.

Meizu Pro 7 No es el mejor en escenas nocturnas, pero se defiende proporcionadamente.

Lo que sí que he podido comprobar es que la cámara hace un trabajo harto aceptable en escenas nocturnas, tal y como se aprecia en la imagen sobre estas líneas. Eso sí, el ruido y las aberraciones cromáticas son evidentes, claro que la imagen era harto complicada.

Durante la corta prueba que he podido realizar no es posible dar un veredicto definitivo sobre la cámara, pero sí es cierto que me he quedado con ganas de exprimirla más a fondo para ver hasta dónde es capaz de conmover. Tengo claro que no va a ser la mejor cámara del panorama, pero con anterioridad parece que Meizu ha puesto exclusivo cuidado en el apartado fotográfico, veremos qué tal se defiende.

El hermano pequeño se queda con el Helio P25

Meizu Pro 7

Como ya han contado nuestros compañeros de Xataka Android, el Meizu PRO 7 viene acompañado de una traducción Plus, lo que significa que el maniquí frecuente (que es el que llegará a España y más países próximamente) tiene que hacer algunas concesiones a nivel técnico.

La primera y que menos me ha gustado es que el procesador que integra es el Helio P25 y no el X30, que era el que esperábamos poder probar. Se proxenetismo de un chip de ocho núcleos a 2,5 GHz que ha sido fabricado con el proceso de 16nm, mientras que el Helio X30 se beneficia de los 10 nm, lo que debería notarse sobre todo en la eficiencia energética. Le acompañan 4 GB de memoria RAM y un fondo de 64 GB de capacidad.

El Meizu PRO 7 que saldrá de China no lleva el esperado Helio X30, sino que se queda con el conocido Helio P25 y siquiera lleva la última traducción de la carga rápida de Meizu.

Es una configuración más que suficiente para obtener un buen rendimiento y experiencia de uso en el día a día y, a desidia de sobrevenir más tiempo con él, he podido comprobar que el Helio P25 cumple proporcionadamente en este apartado.

En el apartado de la conjunto obviamente siquiera he podido probar si la duración que promete Meizu (13,5 horas de uso) se corresponde a la existencia, pero con 3.000 mAh no parece que vaya a destacar demasiado en autonomía, sino que se quedará interiormente de los tiempos habituales de día o día y medio sin sobrevenir por el enchufe. Otro punto en el que el PRO 7 frecuente se queda a espaldas es en la carga rápida al contar con la traducción 3.0, mientras que su hermano decano estrena la traducción 4.0, mejorada para evitar sobrecalentamientos.

Lo mejor del PRO 7 es que Meizu ha apostado por diferenciarse, poco complicado en un panorama cada vez más saturado y homogéneo.

El Meizu PRO 7 con helio P25 será, de momento, el único maniquí que salga de las fronteras chinas, por lo que no podemos probar las capacidades del nuevo flagship de Mediatek, sin duda una de las novedades más esperadas de este smartphone y un punto que ha sido un tanto decepcionante. Con todo, el Meizu PRO 7 es una puesta musculoso para destacar en un panorama móvil cada vez más saturado y, sobre todo, homogéneo. Ahora queda comprobar si la propuesta de la pantalla doble resulta útil o pasa a la letanía de inventos que quedaron en el olvido.

En Xataka Android | Meizu PRO 7 y PRO 7 Plus: el nuevo buque insignia chino sorprende con su doble cámara y doble pantalla


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales