Este microrobot es capaz de volar y nadar bajo el agua

Aquel achicopalado revoloteo que pudimos ver hace unos años no es ausencia comparado con lo que el pequeño RoboBee puede hacer ahora. Los investigadores de Hardvard han progresista muchísimo en su pequeña criatura, y si el año pasado mostraban cómo con la ayuda de la electricidad estática podían pegarlo a paredes, hoy el equipo de científicos demuestra cómo es capaz de fugarse, sumergirse en el agua y retomar el revoloteo.

Y si ya suena difícil, lo es todavía más si tenemos en cuenta que la diminuta máquina mide sólo dos centímetros y pesa muchísimo menos que una moneda de cinco céntimos. Con esas dimensiones, moverse por el agua sería como hacerlo en miel, y romper su superficie sería similar a una muro de ladrillos. De ahí lo complicado del tesina.

Para solventar estos problemas el equipo del Instituto Wyss de Hardvard y de la Escuela de Ingeniería John A. Paulson diseñaron nuevos mecanismos que permiten al RoboBee advenir del agua al tonada sin problemas. Lo primero que hicieron fue fijar la velocidad de aleteo adecuada para que las alas trabajasen correctamente en entornos aéreos y acuáticos. Usando modelos teóricos y datos experimentales, determinaron que de 220 a 330 hertzios es lo mejor para fugarse, mientras que de 9 a 13 hertzios es lo idóneo para el agua.

Una vez controlado el movimiento había que solucionar el paso del licor ambiente al tonada, ya que necesitaban romper la tensión superficial del agua para que el pequeño autómata pudiera escapar. Para ello hacen uso de un sistema de dos pasos, primero una pequeña cámara almacena agua, y una placa electrolítica colocada en su interior se encarga de convertir el agua en oxihidrógeno, que proporciona suficiente flotabilidad adicional para que las alas del autómata puedan salir del agua. Para terminar, una chista en el interior de la cámara hace que el oxihidrógeno se convierta en el combustible consumado para salir despedido en dirección a en lo alto, siento este el impulso consumado para salir volando.

Esto, que parece un simple entretenimiento, podría servir para que en un futuro pequeños micro-robots sean usados para misiones de exploración y rescate, por otra parte de que servirá para inspirar a otros diseños que permitan realizar otro tipo de funciones hasta ahora impensables.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales