Este hombre murió hace 700 primaveras y así hemos podido reparar su cara

Se pira don Context 958 y ha pasado 700 primaveras enterrado bajo uno de los colleges de la Universidad de Cambridge. Allí, unido a otros 400 cuerpos, C958 descansaba en lo que era uno de los cementerios hospitalarios de la Inglaterra medieval.

Hasta que, entre 2010 y 2012, unas obras bajo la Facultad de Teología del St John’s College lo sacaron a la luz. Ahora un equipo de las Universidades de Cambridge y de Dundee han conseguido reparar su cara y, lo que es más importante, reparar la historia de un trabajador del siglo XIII.

¿Quién fue ‘Context 958’?

Context 958

En el siglo 13 y el siglo 15, frente al cementerio se encontraba el Hospital agustino de San Juan Evangelista que no solo atendía a cuestiones médicas, sino que proporcionaba comida y vivienda al modo de los albergues para indigentes de hoy en día.

“Context 958 era posiblemente un interno del Hospital”, explicaba John Robb, investigador del unidad de arqueología de la Universidad. “Tenía unos 40 primaveras cuando murió y, pese a su exoesqueleto robusto, se notaba el desgaste del trabajo duro en su exoesqueleto”.

“Una característica interesante es que tenía una dieta relativamente rica en carne o pescado. Esto sugiere que, aunque era una persona de clase trabajadora, podía dedicarse a algún tipo de comercio que le diera comunicación a alimentos” que en aquella época estaban remotamente de las clases más bajas.

Snip 20170321135238

No había tenido una vida difícil. El crecimiento de la dentadura sugiere deseo severa o algún tipo de enfermedad durante su infancia y en el cráneo se aprecia una contusión importante que se había curado antaño de su crimen. Así que lo más probable es que “hubiera caído en una mala racha (o en una enfermedad) y que sin una red familiar hubiera terminado desahuciado en la calle”.

Reconstruir la Edad Media

Snip 20170321114127

Como podemos ver, en colaboración con el doctor Chris Rynn del Centro de Anatomía e Identificación Humana de la Universidad de Dundee, Robb ha conseguido reparar el rostro y una breve historia estudiando lo que dicen sus huesos y dientes.

Forma parte de un esquema más amplio que pretende estudiar con mucho detalle la lozanía de los ciudadanos de la ciudad durante el periodo medieval. Por ello, no solo se están analizando los restos de St. John’s de forma estadística, sino igualmente de forma biográfica.

Sobre todo, porque personas como Context 958 son los verdaderamente interesantes. Los registros históricos que conservamos son de las clases acomodadas, y yacimientos de este tipo hacen que podamos conocer el día a día de los ciudadanos de a pie.

¿Cómo se reconstruye un rostro a partir de una calavera?

Snip 20170321122641

Posiblemente, la primera reconstrucción facial moderna tuvo zona en 1883. Welcker reconstruyó la calavera de Schiller que se guardaba en Weimar y demostró que era falsa. El procedimiento es esencialmente el mismo desde entonces: utilizando mediciones sobre el anchura medio de las partes blandas se modela en 2D o en 3D el rostro.

La compendio de esos grosores se ha realizado durante muchos primaveras incorporando diferencias raciales y de categoría. No obstante, sólo a partir del trabajo de Snow y Gatliff de 1970, las reconstrucciones pasaron de ser una artesanía a ser una ciencia.

Snip 20170321122525

Durante décadas, las técnicas se han ido refinando utilizando casos de desapariciones hasta conquistar resultados conveniente buenos. En los últimos primaveras, el equipo de Dundee se ha especializado precisamente en reparar rostros de un pasado mañana como la que tenemos entre manos. Pese a las posibilidades del software que utilizan, lo cierto es que la deducción sigue siendo la misma que cuando se hacía con arcilla.

Steps Of Forensic Facial Reconstruction Virtual Mummy Cogitas3d

Y, al no tener posibilidad de contrastar el maniquí final, ahí los problemas son mayores. Se pueden modelar con precisión muchos rasgos, pero las recreaciones que solemos ver no son precisas. Son más una aparejo pedagógica o de comunicación que una aparejo científica. Y la verdad es que, siempre y cuando no lo tengamos claro, es una aparejo poderosa. Lucy, sin nombre y sin reconstrucciones, nunca había sido Lucy.

Más info | Universidad de Cambridge


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales