Este es Andrew Ng, el práctico que afirma que la inteligencia fabricado es la nueva electricidad

Hace poco más de un siglo que la electricidad transformó nuestro mundo, y ahora lo mismo ocurrirá con la inteligencia fabricado, una tecnología que tiene a Andrew Ng a uno de sus máximos exponentes. Este obligado práctico en este campo llevaba primaveras trabajando para Baidu, pero acaba de marcharse esa compañía para dedicarse de repleto a esta nueva electricidad que moverá el mundo.

Ng lleva primaveras destacando en un campo que ha convertido a sus expertos en nuevas estrellas tecnológicas con sueldos astronómicos. De sus logros con IA y gatos pasó a ser responsable de esos esfuerzos en Baidu. Ahora deja la empresa y prepara poco diverso. Y conspicuo, seguramente.

Los gatos fueron solo el principio

Andrew Ng comenzó a destacar como práctico en inteligencia fabricado en la Universidad de Stanford, donde se convirtió en profesor asociado en Aprendizaje Automático. Aquella actividad le sirvió para fichar por Google, donde aplicó esta disciplina y igualmente el Aprendizaje Profundo (Deep Learning) en diversas plataformas desarrolladas por la empresa de Mountain View. Por si fuera poco, fue igualmente principal responsable del ampliación de ROS (Robot Operating System) una plataforma software Open Source para el impulso de la robótica.

Sus logros en el campo de la inteligencia fabricado son notables. En 2012 puso en marcha ese célebre examen en Google —donde creó el Google Brain Team— en el que con la ayuda de Jeff Dean se puso en marcha una red neuronal de 16.000 procesadores a los que alimentó de miles de imágenes sin catalogar y millones de vídeos para ver qué era capaz de instruirse.

De allí salió ese primer concepto puro de la inteligencia fabricado: un micho (PDF), al que se unieron otros experimentos de examen exitosos, como la capacidad de examinar caras o cuerpos humanos sin que ninguna de las imágenes o vídeos hubieran sido catalogadas o etiquetadas con ese circunstancia. “Nunca le dijimos a la máquina durante el entrenamiento ‘esto es un micho’“, explicaba Jeff Dean en el New York Times. “Básicamente se inventó el concepto de micho“.

De Stanford a Google, a Baidu, y ahora… quién sabe

Un par de primaveras a posteriori Ng ficharía por Baidu, el cíclope oriental en el que puso en marcha el ampliación de una organización centrada en el avance de la inteligencia fabricado en todas las divisiones de la compañía. Estaba al frente de un equipo de más de 1.300 investigadores e ingenieros. Entre sus logros están algunos avances fundamentales en el examen de la voz o igualmente en otro dominio cada vez más importante: el coche autónomo, para el que Ng explicaba que aún quedan aspectos técnicos importantes a resolver.

Este práctico no suele quedarse sereno: fue cofundador de la plataforma de estudios Coursera en la que entre otras cosas ha impartido uno de los cursos MOOC más populares de la historia centrado, cómo no, en el Aprendizaje Automático (Machine Learning). Cualquiera puede seguir ese curso creado por la Universidad de Stanford para luego explorar otros capital en un campo que para Ng es positivamente el futuro.

El hasta ahora Chief Scientist de Baidu declaraba en MIT Technology Review que “he decidido dejar mi trabajo ahora que todo va aceptablemente y agenciárselas otras oportunidades. No sé exactamente lo que haré, pero creo que la inteligencia fabricado ofrece un montón de oportunidades, no solo en grandes empresas como Baidu, sino igualmente para emprendedores y para el avance de la investigación básica“.

La electricidad ha muerto. Viva la electricidad.

En su artículo de despedida en Medium Ng repasaba su actividad en Baidu y cómo esta empresa se ha convertido en líder en la aplicación de este tipo de tecnología en todos sus servicios y plataformas, pero luego se desmarcaba para afirmar que el impacto de la inteligencia fabricado podría ser mucho veterano:

Del mismo modo que la electricidad transformó muchas industrias hace aproximadamente 100 primaveras, la inteligencia fabricado cambiará ahora igualmente todas las grandes industrias —sanidad, transporte, entretenimiento, fabricación— enriqueciendo las vidas de innumerables personas. Estoy más ilusionado que nunca por ese zona al que la inteligencia fabricado puede llevarnos.

En ese discurso de despedida parece dejar claro que hay dos áreas que le atraen especialmente en la aplicación de la inteligencia fabricado: la sanidad y la educación. “Hay muchos mercados verticales en los que estoy ilusionado. Estoy súper ilusionado sobre la sanidad y sobre la educación, industrias de primer nivel en las que la inteligencia fabricado puede desempeñar un gran papel“, afirmaba en la entrevista con el MIT.

Aún así destaca que los avances a corto plazo se dejarán ver en dos escenarios muy claros: “quiero que todos nosotros tengamos coches autónomos, computadoras conversacionales con las que podamos susurrar con naturaleza, y robots de subvención sanitaria que entiendan nuestras enfermedades“, explicaba.

Imagen | NVIDIA
En Xataka | Machine Learning y Deep Learning: cómo entender las claves del presente y futuro de la inteligencia artificial


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales