éste era el PVP que queríamos

Destiny es un pernio muy distinto. Fue uno de los referentes de lo que la nueva gestación de consolas y su mezcla de multijugador masivo y pernio de argumento en primera persona (FPS) atrajo y enganchó a miles de jugadores, que hasta hoy siguen jugando pese a que el contenido adecuado es ya muy escaso.

Por supuesto, no estuvo ni está exento de problemas. El codicioso esquema de Bungie contaba con un gameplay exquisito y muy divertido gracias a las habilidades y al movimiento erecto con el que contaba a diferencia de la mayoría de títulos FPS. Pero faltó contenido el primer año, los DLC no saciaban las ganas de los jugadores de esparcirse a más contenido y los cambios que realizó Bungie para arreglar el PVP lo fueron estropeando cada vez más. En el final año de Destiny sólo quedan los entusiastas que tratan de disputar con el horrible metajuego contemporáneo sin munición distinto, sin variedad de armas y con estrategias cada vez más limitadas, aburridas y frustrantes.

Necesitábamos un cambio, un soplo de ventarrón fresco. Esperábamos una nueva expansión y Activison/Bungie nos presentaron un nuevo pernio.

Creo que es la valor correcta: se renuevan las mecánicas desde sus cimientos y se logra establecer un nuevo círculo ajustado para todos los jugadores que empezarán desde cero. Es una oportunidad para usar todo lo aprendido en estos tres primaveras y crear un Destiny mejor.

Destiny 2 tiene que ser mejor, no diferente

Digo mejor porque no hace descuido que sea diferente, que es la principal crítica a Destiny 2. Destiny es un muy buen pernio y sus mecánicas, personajes, sistema de clases, modelos de armas y armaduras son fantásticos, de lo mejor de la industria. Los problemas de Destiny nunca vinieron por ahí, sería un error cambiar radicalmente el pernio. Lo que Bungie ha hecho es redefinir las mecánicas, cambiar muchos aspectos, pero perseverar la historia, esencia y sensaciones del llamativo.

Los problemas de Destiny siempre fueron la descuido de contenido, los parches de cómputo de Bungie que atendían los clamores de los jugadores casuales en emplazamiento de la secuencia competitiva y un modo de PVP muy escaso.

Otro gran falta es la dificultad que tienen los nuevos jugadores para encontrar otros jugadores que les acompañen en las mejores actividades del pernio: Ocasos, Raids, y Pruebas de Osiris. Hablaré de esto más delante.

¿Qué ha cambiado en las misiones y asaltos?

La beta arranca con dos pequeñas misiones obligatorias. Para un experimentado de Destiny, los cambios en este apartado se antojan escasos. Cambian las subclases, el motor claro está más definido y se siente más interacción con otros personajes/entorno. Potenciarán la historia y un condición más “cine” interiormente de la historia.

Cabal

Es pronto para conversar del modo atleta contra entorno (PVE), ya que lo que cuenta en Destiny no son las misiones en sí, sino la sensación de progreso. Es lo que mantiene enganchados a los jugadores. La historia fue un gran falta del primer Destiny, aunque se fue arreglando paulatinamente desde la expansión “The Taken King”. Creo que será uno de los puntos claves.

El gameplay sigue siendo igual de bueno y divertido. Pero lo importante será como Bungie pueda incentivar que los jugadores jueguen y progresen juntos. Es la viejo virtud de Destiny, esparcirse con una escuadra de amigos. Ahí entra el nuevo sistema de clanes y búsqueda. Un éxito.

El PVP que queríamos

Destiny2 5

Pero esta beta se ha centrado en el Crisol, el modo atleta contra atleta (PVP). Y de momento deja buenas sensaciones.

Hay que entender que el Crisol en el año 3 de Destiny estaba en su peor momento, dominado por granadas que mataban sin exponerse y una peculio de la munición distinto que ha hecho todo más soso y frustrante. Sobre todo para los entusiastas que siguen jugando todos los fines de semanas en las Pruebas de Osiris.

Establecer todos los modos a un pernio 4 contra 4 es todo un éxito. 6 contra 6 no era divertido, ya que era muy caótico conveniente a la gran cantidad de supers y granadas que se podían propalar. No sólo la diplomacia de los jugadores era la protagonista. Ahora lo será: los nuevos modos de pernio serán más divertidos, menos frustrantes y, sobre todo, mucho más tácticos y competitivos.

Destiny2 3

Bungie ha ofrecido dos modos de pernio en la beta: Countdown, competitivo, y Quickplay, para un pernio más relajado.

El modo Countdown es como el modo Buscar y Destruir de la serie Call of Duty. Un equipo planta una carga y el otro intenta desactivarla. Este modo de pernio invita a la argumento, un cambio refrescante comparado a las Pruebas de Osiris, donde se primaba el pernio defensivo.

El nuevo Crisol será más emocionante, táctico y competitivo

Creo que es un modo más interesante para esparcirse y para observar, donde es más posible ver jugadas más espectaculares que en modos como Control o Enfrentamiento.

Las habilidades ahora se recargan mucho más pausado. Los jugadores ya no podrán pender de las granadas para matar, ni de las armas especiales como escopetas o sidearms. Ahora prima el movimiento y la diplomacia para apuntar con el pertrechos primaria. Es lo que quería la secuencia.

Ahora las armas especiales son “power weapons”, y sale un punto de recarga a porción de la ronda para un solo atleta. Esto genera escenarios más estratégicos donde dejar esa munición al mejor atleta o cumplimentar la posibilidad de vencer rondas en clara desventaja.

“Mi primera impresión es que Bungie ha realizado cambios en la dirección correcta”, dice Francisco “franmotard” Motard (Twitch), uno de los mejores jugadores de Destiny en España. “Al centrar el combate en el uso de armas principales se percibe un multijugador más competitivo, frenético y divertido donde prevalecerá más la diferencia de habilidad entre jugadores”.

Destiny2 2

Bungie por fin ha entendido que hay dos comunidades hermanas entre entusiastas del PVE y del PVP. Miles de personas juegan y ven esparcirse a través de Twitch las pruebas de Osiris. Lo que han hecho es cumplimentar opciones a estos jugadores y darles mejores modos competitivos. Establecer un sistema de ligas o rankings podría ser el primer paso para que el pernio se acerque a los esports. Algo que fue increíble con el primer Destiny conveniente a los tiempos de recarga de supers, granadas y el peculiar sistema de mejoras en armas y armaduras.

Las mejoras de las armas son fijas ahora, ya no depende de tu suerte o de las horas de “farming” que quieras asignar a obtener una buena Eyasluna, por ejemplo. Todas las armas tienen la misma selección de mejoras disponibles, y ahora la suerte no será un autor a la hora de decidir el atarazana de combate.

“Destiny 2 va a ser mucho más equilibrado e igualado gracias al balance y protagonismo de las armas en lugar de las habilidades y armas especiales”, dice Álvaro “MuchoMacho777” Reyes (Twitch), un gran atleta de la secuencia española.

Destiny 2 ha cubo a los veteranos lo que querían, el Crisol que necesitaban. Y ahora el pernio en equipo primará aún más. Algo que se puede comprobar en uno y otro modos, donde prima disparar en equipo en emplazamiento del pernio individual.

“A los que ya nos gustaba el PVP vemos los cambios con buenos ojos, y a los que no les gustaba ahora les comienza a gustar”, dice Franciso “the_squalo” Cerón (Twitch), otro de los mejores jugadores de la secuencia.

El principal problema de la beta es la poca variedad de armas y mapas disponibles. Tendremos que esperar a que el pernio salga y se imponga un metajuego para comenzar a dar una valoración más profunda. Es pronto, pero los cambios se han realizado en la buena dirección.

¿Suficiente?

Destiny 2 me deja buen sabor de boca. Pero muchas dudas. No se ha mostrado falta del sistema de progresión, y los jugadores que dejaron frustrados el primer Destiny pueden advertir que esto es más de lo mismo, que es otro DLC.

Destiny 2 necesita un mejor sistema de progresión, una historia más elaborada y, sobre todo, mejorar el sistema de búsqueda de compañeros para las actividades endgame. Porque no nos confundamos, Destiny explota en diversión cuando ya se ha llegad al final, cuando llegan las raids, cuando llegan las actividades temporadas, cuando repites un asalto cincuenta veces hasta que cae ese pertrechos que llevas días queriendo tener.

Destiny es un pernio magnifico cuando te acompaña su comunidad, que suele ser muy amable y siempre dispuesta a ayudar. Bungie tiene que sacar más partido de ella.

Destiny 2 tiene la almohadilla para ser un gran pernio, pero todavía no podemos retener si lo será o se sentirá como una nueva expansión. Tendremos que esperar varios meses para comenzar a saberlo.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales