Este dron es capaz de chocar contra un pared, caer y volverse a rehacer sin ayuda

Uno de los mayores miedos que puede tener algún cuando se negocio un dron (especialmente uno caro) es encontrarse con algún obstáculo que acabe cargándose su mamotreto. Determinados golpes pueden dañar de modo irreparable este máquina volante, por lo que dar con soluciones que los hagan más resistentes siempre son bienvenidas. La que proponen los investigadores del Floreano Lab, NCCR Robotics y el École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) resulta verdaderamente interesante y proporcionadamente podría tomarse como directriz de diseño para futuros dispositivos.

Inspirándose en la flexibilidad de las alas de los insectos voladores, este orden ha diseñado así un quadricóptero con un entorno extranjero de fibra de vidrio verdaderamente fino (solo 0,3 mm) y unos brazos que se unen a un imán central. Gracias a estas dos características, el dron puede soportar una buena cantidad de golpes de entrada intensidad sin romperse al tiempo que se “recompone solo”, organizando de nuevo todas sus secciones gracias a la apego del imán. En cuestión de segundos, como podrás ver en el vídeo, el dron vuelve a estar así operante tras un choque, volando como si no hubiera pasado nulo.

El equipo explica que el imán central está diseñado y posicionado precisamente para sostener rígido el dron mientras vuela. Cuando se golpea, sin requisa, el enlace sugestivo cede, facilitando que el dron se grotesco temporalmente para reabsorber mejor el coque y proteger así otros componentes del máquina.

Te dejamos a continuación con la compacto del cuestionario (que se ha llevado a punta más de 50 veces). Tranquilo, el dron protagonista de las imágenes no sufrió ningún daño físico ni psicológico tras las pruebas. Dentro video.

‘;
$( showbuttonTxt ).insertBefore( “.confab-sorting-nav” );
$(‘button.confab-show-comments’).on(“click”,function());
}
});

waitForConfabLoad = function () {
try{
if($(“.confab-edit-bar”).length


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales