Este autobús se mueve con el ácido fórmico que generan hormigas y abejas

Three ant. Conflict, ants fight.

La búsqueda de combustibles alternativos para nuestros medios de transporte ha llevado a unos estudiantes de la Universidad tecnológica de Eindhoven (en Brabante Septentrional, al sur de los Países Bajos) a centrarse nulo más y nulo menos que en el ácido fórmico. Este ácido es el mismo que inyectan algunas especies de abejas al picar y hormigas al morder –fórmico viene del latín formica, hormiga-, encima de encontrarse de modo natural en la miel y en algunas ortigas (siendo responsable del picor que producen adjunto con otros ácidos combinados).

Pues proporcionadamente, con él y a través de un sistema con un pequeño remolque (apodado REX), donde el ácido fórmico se convierte en electricidad, se ha conseguido que un autobús eléctrico se mueva. Lo que hace el género de estudio, que se hace golpear “el team FAST”, es mezclar el ácido al 99% con un agente que mejoramiento el rendimiento, creando el combustible “Hydrozine” -que tiene cuatro veces más densidad energética que una batería- encargado de favorecer el transporte. El CO2 por cierto que se produce en el proceso es todavía aplicado por el sistema, de forma que el bus se puede considerar completamente neutro en carbono.

Como te decimos, nuestro ácido protagonista se puede encontrar en la naturaleza, pero igualmente es posible fabricarlo de forma ocasión y segura a nivel industrial, utilizándose de hecho normalmente para preservar la viandas del reses.

Los estudiantes universitarios ya presentaron un primer esquema de este transporte de transporte en el año 2016, aunque por entonces su sistema no era tan potente como ahora, que es capaz de producir hoy en día hasta 25 kW de potencia. Ahora parece estar todo dispuesto para una presentación oficial, que tendrá oportunidad mañana, y aunque aún quedarán pruebas finales por hacer, se retraso que el autobús esté completamente activo para finales de este año 2017.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales