Estas obras de arte han sido creadas por una doble red neuronal y logran gustar más q

Dicen que hay relación entre la creatividad y la inteligencia, y puede que ésta sea otra cosa a comprobar con la químico. Y la verdad es que resulta proporcionado excéntrico ver cómo se desarrolla y defiende esta especie de “creatividad artificial” si hablamos de una inteligencia químico que es capaz de crear arte mezclando estilos pictóricos.

Dejando pinceles y óleos a un banda y tirando de algoritmos y redes neuronales, lo que han hecho unos investigadores de la Universidad Rutgers (Nueva Jersey) y el laboratorio de IA de Facebook e California es crear un sistema dual para crear obras de arte. Pero el objetivo no era que fuese poco azaroso o fundamentado en lo general, sino que el sistema fuese capaz de crear poco catalogado como arte sin corresponderse a ninguna corriente artística existente (barroco, cubismo, etc.).

Dos cerebros juntos piensan más que uno, y dos redes neuronales además

Según explican en el trabajo publicado, para la creación del sistema se ha partido de la modificación de un operación llamado Generative Adversial Network (GAN), denominación que deja ver la saco de su funcionamiento, regalado que lo que hace es desavenir dos redes neuronales con el fin de que esa confrontación de un resultado cada vez mejor. Los componentes de este excéntrico enfrentamiento son una red que crea una decisión y otra que se encarga de evaluarla, siendo el operación el catalizador para que una y otra red den con la decisión más acertada.

Aplicándolo a la creación de arte, el equipo acento de una Creative Adversarial Network (CAN), y se alcahuetería de que una de las redes (la generadora) genere imágenes continuamente y otra (la discriminadora) se encargue de catalogarlo o no como arte, enviando dos señales contradictorias a la generadora para conseguir una creación nueva, no demasiado innovadora y no perteneciente a ningún estilo. La discriminadora puede decidir gracias a sobrevenir recibido un entrenamiento con 81.449 pinturas de 1.119 artistas distintos (del siglo XV al XX), con lo que es capaz de discernir entre una obra de arte y otro aspecto (como una fotografía o un diagrama) y el estilo al que pertenece.

Like Esta selección es la que más gustó al comité humano.

De ahí que, como decíamos al principio, el objetivo sea que el sistema dé con una creación que no pueda catalogarse en nadie de estos estilos, siendo en la ejercicio un nuevo estilo per se. Explica Marian Mazzone en New Scientist, historiadora de arte en el Colegio de Charleston en Carolina del Sur que ha trabajado en el plan, que la idea es crear arte que sea reformador pero no en exceso.

De este modo, lo que buscan estos investigadores es ganar una engendramiento de arte químico al 100%, de modo que no intervenga ningún ser humano en el proceso. Aunque como explican, igual que la creatividad humana en el arte parte de experiencias y conocimientos previos, y que la motivación para el estudio parte de la hipótesis de Colin Martindale (que fue profesor de psicología en la Universidad de Maine) de que las nuevas creaciones de arte surgen de un intento de romper con lo previo y mejorar, lo cual han querido computerizar usando este GAN modificado.

Artistas imprevisibles y sin pinceles

En cuanto a los resultados, los investigadores concluyen que hay una marcada desaparición de figuras, tendiendo más a un estilo general y que probablemente se deba a esa mínima de no fundarse en ningún tipo ya existente. Y lo interesante es que lo que hicieron es mostrar los trabajos en divulgado, de modo que éste fuese el encargado de catalogarlo como arte, así como diferenciar una creación humana de una químico.

Para este cara a cara (con trampa) escogieron obras abstractas expresionistas (creadas entre 1945 y 2017) y otro set de obras que se mostraron en el Art Basel 2016, buscando trabajos que destacasen en creatividad (siendo éste un evento de relato en el arte contemporáneo), frente a las creadas por los sistemas artificiales. A los sujetos se les preguntó si pensaban que las obras habían sido creadas por un ser humano o por una máquina, qué nota le pondrían (por estilo) o si daban la impresión de corresponder a un comediante novel o a uno con experiencia.

Lo que vieron es que se le daba más nota a las imágenes generadas por CAN que a las del Art Basel (aunque reñido, 53% frente a un 42%), aunque enfrentando las de CAN al conjunto de obras humanas éste quedaba un 9% por debajo (53% contra 62%).

Unlike La selección de obras creadas por la AI que menos gustó.

¿Pero entonces lo que crea una AI es arte? Según sus experimentos, estos investigadores así lo consideran

¿Pero entonces lo que crea una AI es arte? Con el fin de determinar esto realizaron otro test preguntando por la intencionalidad en la creación, si se veía una estructura, una inspiración o si sentían que la obra se comunicaba con ellos. Según los resultados, explican que los sujetos encontraron las imágenes generadas por CAN “intencionales, visualmente estructuradas, comunicativas e inspiradoras”, con lo que creen que pueden considerarse arte.

Ante fanales ignorantes en este campo, la verdad es que las muestras que vemos pueden ser asumidas perfectamente como la creación de un ser humano. Eso sí, esta vez no tienen ese divisor espeluznante como los retratos artificiales que seguían nuestro cursor que veíamos la semana pasada.

Información e imágenes | Arxiv, Freepik
En Xataka | Este algoritmo imita el estilo de los pintores más famosos y lo aplica a cualquier foto


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales