Estamos viviendo el (por ahora) mejor año de la historia de los videojuegos

Lo cierto es que intentar dilucidar si este 2017 acabará siendo el mejor año de la historia de los videojuegos es una tarea complicada. Primero porque no ha finalizado, por lo que por otra parte de basarnos en todos los títulos que ya hemos podido poner nos veremos obligados a especular un poco acerca de los que están por venir (que no son pocos y por otra parte muchos de ellos apuntan a entrar en las listas de lo mejor del año), y segundo porque establecer una comparativa de 30 o 40 abriles ni tendría sentido ni creo que pudiéramos hacerla así como así.

Pero en Xataka nos va la marcha, así que vamos a ver por qué 2017 nos está pareciendo tan bueno en cuanto a la calidad de los videojuegos y, con un poco de suerte, acabaremos llegando a alguna conclusión más o menos con cara y fanales.

Para ello hemos hablado con varios críticos del sector y le hemos tumbado igualmente un vistazo a la frialdad de los números. Porque sí: al final, por muchas sensaciones que nos pueda transmitir la idea de que habiendo aparecido tal o cual coyuntura en no sé qué año ya estamos frente a el mejor de la historia, las notas medias recogidas en Metacritic pueden ser de ayuda. O no.

Entrando en materia, Eva Cid, una vieja conocida en esto de la crítica de videojuegos y autora del maravilloso manual ‘Portal o la ciencia del videojuego’, me decía esto cuando le pregunté por el tema:

Afirmar que 2017 es el mejor año de la historia de los videojuegos me parece un tanto apresurado, pero sí es cierto que de un tiempo a esta parte (en el final año y medio, dos abriles, aproximadamente) tengo la sensación de que se ha donado un paso delante a varios niveles: en cuanto a calidad en militar, en cuanto a aventura, innovación e intenciones -estirando los límites de los géneros tradicionales del videojuego, y del concepto mismo de videojuego- y en todos los estratos de la industria, desde el indie más hondo hasta la maquinaria de los AAA.

Vale, hagamos una pequeña parada. Sí, ahora. Quiero dejar aquí una serie de algunos de los juegazos que han aparecido a la cesión en lo que llevamos de 2017 para ir teniendo una primera visión sobre lo que nos ha caído encima durante los primeros seis meses del año:

Por descontado, a todo eso que no es más que una pequeña selección hay que sumarle el divulgación de una nueva consola como es la Nintendo Switch a principios de marzo. Y añadiría la venida de ‘Bayonetta’ y ‘Vanquish’ a PC gracias a Steam porque PlatinumGames lo vale y los jugadores de PC merecían tener esas joyas, aunque no estemos hablando de novedades. No ha habido ocasión para el aburrimiento.

Prey

Israel Fernández, redactor de Xataka, me comentaba esto:

Algo se cuece. Tal vez estamos viviendo una movilización industrial, una vivificación del Doble A. El mejora japonés goza de vitalidad renovada: ‘Nier: Automata’ es un prodigio del bóveda celeste, la dinastía ‘Yakuza’ cala más y más hondo, ‘Nioh’ nos recuerda que los japoneses inventaron este negocio y, cuando quieren, lo hacen mejor que nadie. Y Nintendo. ¿Qué pasa con esa consola sin juegos? Que ya ha vendido 6 millones de copias y la gente se parte la cara por una Switch en una rifa.

’Prey’ nos retrotrae a los mejores momentos de ‘Bioshock’ y ‘Horizon: Zero Dawn’ o ‘Breath of the Wild’ nos recuerdan que el sandbox tiene un enorme ganancia de mejoría. ‘Night in the woods’ hace apreciar arcaico cualquier cuadro de diálogo aludido. Y, fuera de lo enumerativo, en las ágoras de Steam se respira un aliento renovado, los eSports se profesionalizan de verdad, no de raja, y los estudios luchan por un maduro inclusivismo.

Es verdadero, existe un apetito de traer de envés géneros asesinados —el platformer de rutina con Crash o ‘Yooka-Laylee’, la aventura gráfica con ‘Timbleweed Park’ o el smump diabólico con ‘DARIUSBURST Chronicle Saviours’—. Conviene no caer en excesos hiperbólicos, claro: a los juegos hay que asistir con el corazón de par en par y la mente despierta. Pero si de verdad nos gustan, si de verdad amamos este medio, podemos sentirnos afortunados.

Muy afortunados, la verdad. El año pasado ya nos pareció una auténtica desatino, y no tenéis más que ir a la serie con los 50 mejores videojuegos de 2016 que confeccionamos en VidaExtra para ver por qué, pero este año tenemos la sensación de que acabará siendo mejor todavía.

He hablado igualmente con Pep Sánchez, uno de los fundadores y redactor de AnaitGames, y me decía esto:

Tengo muy mala memoria para esto de las fechas, así que no suelo participar en debates sobre el tema. Pero sí leo lo que dicen otros, claro, y me temo que la mayoría de las discusiones acaban cuando algún talego la serie de 1998: Ocarina of Time, Half Life, Metal Gear Solid, Resident Evil 2, Panzer Dragoon Saga, Pokémon Rojo y Azul, Starcraft, Baldur’s Gate, Grim Fandango… Aquello fue una cosa de locos.

Sí es verdad que 2017 empezó con un ritmo de lanzamientos inusual, que durante los primeros meses fueron cayendo un montón de juegos destacables y variados –para los amantes de lo japonés ha sido un festival, pero concurrencia con gustos muy distintos podía escoger fácilmente dos o tres títulos para apuntarse al discurso del “buen año”. Qué os voy a contar: The Legend of Zelda: Breath of the Wild se va a cansar de liderar tops durante varios abriles, Resident Evil 7 nos sorprendió a casi todos para correctamente, Horizon: Zero Dawn es ejemplar como superproducción, Persona 5 consiguió que mucha concurrencia se reconciliara con el JRPG y se echaba de menos poco tan único como NieR: Automata. También los desarrolladores independientes han puesto de su parte, con maravillas como Little Nightmares o What Remains of Edith Finch. Imposible quejarse con todo eso.

Sin bloqueo, parece que la segunda porción del año va a ser más previsible. Con Red Dead Redemption 2 retrasado a 2018, solo Mario Odyssey –que no es poca cosa, desde luego– se atreve a colarse entre las entregas anuales de las grandes franquicias. Es verdad que Call of Duty, Battlefront y Assassin’s Creed vienen con las pilas más cargadas que la última vez, que toca nuevo Destiny y que cualquier indagación a medio terminar lo puede petar de un día para otro. Pero creo, ya digo, que recientemente se da esta tendencia: durante la primera porción del año se publican los juegos que más gustan, y para la segunda quedan los que más venden.

¿Acabará siendo este 2017 el mejor año de la historia de los videojuegos? Dependerá de cómo prefiera hacer cada uno los cálculos, de si pesan más diez juegos excelentes o tres obras maestras. Pero sí, un grandísimo año lo sería aunque terminara pasado mañana.

Ya que Pep Sánchez ha mencionado un par de videojuegos los que están por venir, vuelvo a hacer una parada para dejaros otra serie con algunos de los más esperados en lo que queda de año. Que sí, que todavía no han aparecido y que ya habrá tiempo para jugarlos y analizarlos como procede, pero es casquivana intuir que estos juegos van a finalizar destacando y colándose en las listas de lo mejor de 2017:

De nuevo, esto es sólo un aperitivo. Hay muchos más juegos por arribar, tanto de gran presupuesto como independientes, y todo apunta a que, si no nos hemos soso en esta primera porción de 2017, siquiera lo vamos a hacer durante la segunda.

Destiny 2

Pero volvamos al presente. Pep Sánchez destacaba el año 1998 como un claro competidor de este 2017 gracias a un buen montón de obras maestras. Ireneo Díez, uno de los redactores de VidaExtra, me comentaba poco similar:

Echando un vistazo a los 40 juegos más valorados de Metacritic salimos de dudas rápidamente. No, no estamos frente a el mejor año de la historia del videojuego (posiblemente en 1997 la cosa estuviera más reñida), pero sí en uno que invita a soñar con ganas. En uno donde nuestro amable y doloroso afán pesaroso nos abraza como si todavía llevásemos la Game Boy en el saquillo. Vuelvo a tener fe en arte del videojuego y eso solo es mérito del sobresaliente año que vivimos.

¿Qué dicen las notas de todo esto?

Venga, Ire ha libre el melón de Metacritic, aunque ya os había avisado al principio de que le echaríamos un vistazo a las notas medias de los juegos a modo orientativo, así que vamos a por ello. Y en los 20 videojuegos con maduro nota de todas las épocas, por ahora sólo aparece uno atrevido en 2017. Adivinad cuál es ayer de echarle un vistazo a la serie:

Top20

Sucede lo mismo si la ampliamos hasta los 50 juegos mejor valorados. Echándole un ojo al top 50, podemos sacar varias conclusiones:

1) No está tan claro que haya un año concreto que destaque mucho más que el resto. De hecho, he estado mirando qué abriles se repiten más y veo que tanto el 2000 como el 2001 y el 2007 son los que más aparecen: 5 veces cada uno. Y es cierto que 1998 apunta maneras: se cuela ahí 4 veces gracias a estos juegos:

  • ‘The Legend of Zelda: Ocarina of Time’ de N64 en el puesto número 1 con una nota media de 99.
  • ‘Tekken 3’ de PS en el puesto 31 con una media de 96.
  • ‘Half-Life’ de PC en el puesto número 35 con una media de 96.
  • ‘Gran Turismo’ de PS en el puesto 38 con una media de 96.

2) Que ya le vale a Rockstar: su ‘GTA V’ aparece cinco veces en el top 50, una por cada plataforma en la que fue atrevido y ocupando tres abriles correcto a su divulgación en PS3 y XBox 360 primero, PS4 y Xbox One a posteriori, y por final en PC.

3) El año 2017 sólo aparece dos veces, la primera de ellas con ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ en interpretación Switch y… efectivamente, ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’ en su interpretación Wii U. Jackpot.

4) Que siquiera podemos hacerle demasiado caso a este top porque, en definitiva, la diferencia que hay entre la nota media del primer coyuntura, que es de 99, y la del título situado en el puesto número 50, que es de 95, es de 4 puntos. Es más: el coyuntura encargado de cerrar el top 100, que es el ‘Metal Gear Solid 3: Subsistence’ de PS2, tiene una media de 94.

5) Vamos, que un coyuntura con una nota media de 90, por ejemplo, se queda fuera del top 100 y no por ello es un mal título. Tendríamos que examinar la serie de todos los juegos con una nota media de entre 80 y 99, que son los que podríamos considerar como muy buenos (los de 70 son buenos, claro, pero nos gusta tirar parada), para ver qué abriles se repiten más. Lo he estado mirando y eso significa que tendría que coger un hercúleo relación de 3.895 juegos (el que hace 3.896 ya salta a una nota media de 79):

Metacritic

Y la verdad es que me gusta engullir, reposar, respirar y esas cosas que, por lo que sea, solemos hacer los humanos a diario.

2017 está siendo muy bueno, pero…

Sigamos con las declaraciones de otros compañeros, que me gustan más que tener que suceder horas y horas mirando números en Metacritic. Oscar Bouzo, redactor de VidaExtra, me decía lo futuro:

A errata de la traca final (lo destacado se sociedad entre septiembre, octubre y noviembre), no se puede desmentir que 2017 ha tenido un arranque envidiable gracias a pelotazos como ‘Resident Evil 7: Biohazard’, ‘Horizon Zero Dawn’, ‘Prey’, ‘NieR: Automata’, ‘Rime’ o, sobre todo, ‘The Legend of Zelda: Breath of the Wild’, por lo que correctamente puede considerarse entre los mejores abriles de la última término. Aunque si tuviese que ponerle una pega a este año para ser sin rodeo, sería la partida (por ahora) de indies que me hayan traumatizado de verdad. Sigo esperando un coyuntura que me vuelva a transmitir lo mismo que ‘INSIDE’ el año pasado. ¿Lo logrará ‘Below’?

Rubén Márquez, otro de mis compañeros en VidaExtra, igualmente es congruo positivo al respecto:

¿2017 el mejor año de la historia? Pues no te lo negaría, pero siquiera lo juraría con la mano sobre el Codex Gigas. Lo que sí me atrevería a asegurar es que estamos frente a una de esas épocas que apetece marcar con una pegatina en un calendario, varios abriles con una carga de lanzamientos muy potentes y gran cantidad de anuncios que están aún por salir a relucir. La crítica y las ventas se encargarán de dictar qué es o no lo mejor, pero es innegable que estamos frente a uno de esos grandes momentos en los que da paladar ser jugadores.

Más o menos como Sergio Cejas, igualmente redactor de VidaExtra:

Es difícil estabilizar cuál ha sido el mejor año de la historia de los videojuegos, porque todos han tenido sus más y sus menos. Lo que sí tengo claro es que no memoria un año que haya tenido un mejor principio en comparación con este 2017 con la venida de Nintendo Switch y las numerosas exclusividades que ha recibido PlayStation 4, aunque durante los seis primeros meses igualmente han llegado unos cuantos títulos multiplataforma imprescindibles. Para esta segunda porción nos esperan varios bombazos con los que sí se podría asegurar que es el mejor año de la historia, pero hasta que no lleguen a las tiendas no lo sabremos. Sea como sea, el 2017 ha dejado el cinta demasiado parada para los abriles venideros.

Y cerrando la ronda de redactores de VidaExtra, Francisco Muñoz ha decidido escribirme casi casi una novelística:

Es complicado considerar que 2017 será mejor de la historia cuando todavía estamos a porción de año. En prácticamente tres meses regresan las sagas anuales y varios de los títulos que le iban a dar forma como ‘Shenmue III’, ‘God of War’ o el primero de los episodios de ‘Final Fantasy VII’ se han aplazado a 2018 a lo derrochador de los últimos meses. Y todavía tenemos por delante grandes eventos como la Gamescom, el Tokyo Game Show o la inminente Comic Con. Sin bloqueo, la palabra más acertada sería “trascendente”.

Trascendente para el catálogo de una PS4 que está reuniendo a sus pesos pesados de hoy y de siempre como ‘Crash Bandicoot’ o ‘Gran Turismo’, dejando ganancia para nuevas estrellas como Aloy de ‘Horizon Zero Dawn’; que por fin se toma en serio la Realidad Virtual con apuestas ambiciosas y no meras experiencias y la comodidad de ser la consola más vendida de esta vivientes.

Trascendente para una Microsoft que está a pocos pasos de combinar los universos de PC y consolas y pondrá la carta más adhesión de la baraja (a nivel técnico) con Xbox One X, sin olvidarnos de que reunirá en un mismo sistema los juegos de todas sus consolas y los dos Netflix de los videojuegos: EA Access y el recientemente estrenado Xbox Game Pass. Más potencia, más juegos y mejores servicios pueden ser el empujón que Xbox necesita.

Y, definitivamente, trascendente para una Nintendo pletórica que se ha convertido en la indiscutible marca de moda. La Gran N ha regresado al coyuntura con Switch, la sobremesa que te puedes sufrir a cualquier parte, una consola que definirá su futuro; pero igualmente expande su experiencia en dispositivos móviles iniciada en diciembre del año pasado. Super Mario es el nuevo rey midas de la industria, haciendo desaparecer de las estanterías los sistemas y juegos en los que aparece.

El PC sigue en su tilde de desarrollo constante, con drásticos cambios en Steam y hasta en las plataformas de ventas de claves de terceros, pero no podemos olvidarnos de los i9 y las tarjetas gráficas que volverán a saciar visualmente a los incondicionales de la autoproclamada Master Race.

En definitiva, un fértil cúmulo de factores que hacen que 2017 sea un año que ayudará a fijar y comprender el futuro de la industria del videojuego y el papel de cada una de las partes implicadas -consumidores incluidos- a almohadilla de revoluciones internas. Pero, sin menospreciar lo manido en esa obra maestra convocatoria ‘Zelda Breath of the Wild’, se tráfico de un año en el que el hardware le está robando demasiado protagonismo al software -de modo razonamiento e intencionada- y eso da ganancia a pensar que Shigeru Miyamoto, Phil Spencer y Shawn Layden todavía tienen grandes planes jugables por revelar.

Posiblemente, el mejor año de la historia de los videojuegos sea ese que obligue a Gabe Newell a subirse a un decorado levantando solo tres dedos, y recupere esa promesa que hizo a tres generaciones de jugadores, y que dejó en el ventilación el destino de Gordon Freeman.

El mejor año para los videojuegos será…

Half Life 3

Francisco Muñoz me lo ha quitado de los dedos, pero no puedo evitar escribirlo yo igualmente: el mejor año de los videojuegos será aquel en el que salga a la cesión ‘Half-Life 3’. Lo sé yo y lo sabemos todos, que nadie se esconda.

Mientras tanto, creo que no me queda otra que unirme a todo lo que han dicho los demás. Este 2017 está siendo una verdadera maravilla en cuanto a juegos de calidad, nadie puede desmentir lo evidente, pero, dejando a un flanco lo que dicen las notas medias, a todos los que llevamos muchos abriles en esto nos sobrevuela esa idea de que igualmente hubo otras épocas muy fuertes. Cada una con sus propias máquinas limitadas por la tecnología de cada vivientes, cada una con sus propias joyas y, sobre todo, cada una con un yo desigual que nos hará valorar las cosas de distinta forma.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales