Esta empresa predice cuándo vas a vencer con una muestra de tu saliva (y se encarga de tu seguro)

Doctor Testing Biological Specimen

Quizás no lo sepas pero en EEUU anda en auge un negocio cuanto menos raro: se alcahuetería de compañías que compran las pólizas de vida a las personas por una determinada cantidad de metálico para luego, una vez estas fallezcan, quedarse con lo que les corresponda del seguro. Una de estas empresas es GWG Life, firma que estos días ha saltado a la palestra por aparecer a pedir a sus clientes una muestra de su saliva. ¿El propósito? Calcular cuánto tiempo les queda de vida a través del estudio de los patrones de metilación de su ADN, o lo que es lo mismo, analizando determinados genes para calcular su “fecha de caducidad”.

No todo el mundo está de acuerdo con este procedimiento. Mark Rothstein, entendido en bioética de la Universidad de Louisville e investigador en el campo de la información epigenética, asegura que estas pruebas son tan predictivas como calcular lo que durará cualquiera que bebe mucho, fuma en exceso o “anda entre cocodrilos” en su tiempo vacante.

samples of saliva in plastic tubes collected at different time of day for laboratory hormone profile analysis

GWG sin secuestro no es más que otra empresa que se une a esta fiebre por lo hereditario. Desde hace meses son muchas las firmas interesadas en el estudio del ADN, de nuestros telómeros (los extremos de los brazos de un cromosoma; los más estropeados se han relacionado con el riego de padecer ciertas enfermedades) y de la perduración biológica (que no cronológica) de las muestras recogidas.

“Simplemente pensamos que podemos haber encontrado algo que tiene aplicaciones bastante amplias e importantes para una industria mucho más grande”, apunta el presidente ejecutante de GWG Life, Jon Sabes. Precisamente este directivo fue el responsable de aparecer a agenciárselas nuevas vías y métodos que mejoren el negocio, lo que le llevó a toparse con Steve Horvath, bioestadístico de la UCLA y afamado por ser responsable de un conocido método predictivo falsificado como Horvath’s clock (el reloj de Horvath).

Este maniquí se base en el proceso de la metilación, consistente en la modificación química de una de las cuatro unidades básicas que forman nuestro ADN y cuyos niveles van cambiando con la perduración. Con este planteamiento estableció un predictor conexo a 353 marcadores presentes en el cuerpo de una persona que van modificándose con el paso del tiempo y que le ayudan a calcular la persistencia del ser humano. Se alcahuetería de un estudio controvertido ya que no cuenta con el aval de toda la comunidad científica -no todo el mundo cree que sea un predictor 100% fiable de la esperanza de vida-, pero que ha ayudado a que empresas como GWG Life se fijen en él.

De hecho uno de los epidiólogos del equipo de investigación de Horvath, Brian Chen, trabaja actualmente en la empresa compradora de seguros y se dedica a la cosecha y administración de las muestras de saliva de sus clientes. Con ellas piensan establecer una “carta” de precios fijos, poco que todavía anda en el ambiente hasta que el maniquí de predicción esté totalmente establecido.

Steve Horvath por su parte prefiere mantenerse al beneficio de este asunto y asegura que “no es un hombre de negocios” por lo que no puede (ni le interesa, vaya) comentar la utilidad comercial que pueden darle a su predictor. Eso sí que es mirar en dirección a otro costado.

‘;
$( showbuttonTxt ).insertBefore( “.confab-sorting-nav” );
$(‘button.confab-show-comments’).on(“click”,function());
}
});

waitForConfabLoad = function () {
try{
if($(“.confab-edit-bar”).length


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales