Esta caja roja es toda la superficie que necesitamos para producir con paneles solares toda la energía que necesita el mundo

Durante primaveras, la energía solar ha sido el solicitud más subestimado del mundo. Sí, nadie discute su potencial. Al fin y al lugar, hay cálculos que dicen que en una sola hora, el Sol golpea la Tierra con más energía de la que consume el mundo durante un año inconmovible.

Pero la idea generalizada es que imaginar un futuro solar es imaginar un futuro con paneles solares hasta en los cepillos de dientes. Y por eso la imagen de Bill Gross con la que abro el post es tan sorprendente: según sus datos, solo se necesita un 0’3% de la superficie del Sahara para suplir toda la energía que necesita Europa. ¿Es esto posible?

Energía solar: entre el hype y la revolución energética

Antonio Garcia

Así planteada, la idea es emocionante. Las iniciativas de Tesla nos permiten ser optimistas. Pero no debemos olvidar que tanto Gross como Musk son partes interesadas. ¿Hasta qué punto sus datos son confiables o se prostitución, simplemente de una organización de marketing que crea expectativas que se pueden cumplir?

Aunque no es sencillo decirlo con exactitud (porque no tenemos los datos que usó Gross), tras revisar muchas estimaciones, mi impresión es que no solo no está desencaminado, sino que es muy posible que ya se haya quedado corto. Eso sí, estimar la superficie necesaria para proveer de energía al mundo es poco asaz complicado. No sólo porque las deyección energéticas crecen, sino porque la tecnología solar se desarrolla a marchas forzadas.

En 2009, las estimaciones señalaban que “solo” hacía error satisfacer de paneles una superficie equivalente a la España. Y Mehran Moalem, investigador de Berkeley, sugería que un 1% de la superficie del Sahara sería suficiente para originar toda la energía del mundo.

Arearequired1000 1 LAGI

Incluso con eficiencias moderadas eso son, aproximadamente, 111.000 kilómetros cuadrados. El principal problema es, claro, el plata. Los cálculos de Moalem estimaban en 2015 que costaría copular una infraestructura como esta valdría unos 5 billones de dólares. Un precio desorbitado (cinco veces toda la deuda pública española), pero se va haciendo cada vez pequeño.

No cerca de duda de que esto es solo una forma de visualizar el potencial de la energía solar. Lejos del nivel teórico, no sirven de mucho: su realización experiencia es mucho más compleja. Como decíamos el año pasado, no será en el Sahara, pero la energía solar es imparable y cada día que pasa está más claro que aquí está el futuro. A no ser que la fusión nuclear nos de una alegría.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales