Españoles buscan soluciones para prevenir la propagación de noticias falsas

El uso del Big Data podría ser fundamental para detectar impresiones en las informaciones.

Hace unos días, María Dolores de Cospedal, Ministra de Defensa de España, anunció la creación de un conjunto de trabajo entre editores de medios de comunicación y autoridades para prevenir la propagación de desinformación. Paralelamente, una startup de Galicia, ha propuesto un software que analiza redes sociales para identificar patrones asimilables a una información falsa.

¿Recuerdan la supuesta historia carca detrás de los populares minions o la aplicación Rumblr, un supuesto Tinder de peleas que terminó siendo una logística de marketing? Las noticiario falsas están a la orden del día y ciertamente puede provocar grandes malos entendidos cuando se viralizan.

El denominado huella fantasía de cocaína, magnificado por las redes sociales, puede contribuir no solo a la presentación de noticiario derechamente sin fundamento, sino incluso a impresiones en los lugares, fechas o contextos en los que se desarrolla un evento. Un ejemplo icónico en Chile fue el Tiburón de Cachagua, “noticia” que se expandió rápidamente pero que terminó estando basada en una imagen de varios abriles antiguamente.

Una confusión similar se generó en España, cuando hace unas semanas Carles Puigdemont publicó un video del año 2013, donde se ve al partido neonazi castellano AN irrumpiendo violentamente en una exposición. Al ex Presidente se le olvidó poner el año del video y rápidamente el asunto se hizo virulento.

Y paralelamente, se han difundido varias noticiario con desliz de precisión, que impulsó a Cospedal a anunciar el conjunto.

Big data podría ser secreto

El asunto va incluso más allá y hoy día existen soluciones que prometen entregar una precisión nunca antiguamente traza mediante el uso de Big Data. Una de ellas es la startup Torusware, que mediante el descomposición de grandes cantidades de datos, sobre todo en redes sociales, identifican las informaciones que pudiesen tener imprecisiones. ¿Será verdaderamente posible?

Según explicó Guillermo López Taboada, CEO de la compañía, al periódico El Condidencial, “en cuestión de minutos ya sabían que el video publicado por Puigdemont era del 2013”. Paralelamente, dicen que han estudiado cuestiones como el tráfico de vehículos o tendencias para ayudar a disipar las imprecisiones.

El uso de esta tecnología ya es un hecho y incluso se aplica en sitios como Full Fact, una ONG británica que trabaja analizando los mensajes de parlamentarios y verificando titulares. En todo caso, en Chile incluso tenemos ejemplos del uso de Big Data para analizar patrones y entregar respuestas, siendo DataCiencia una de las empresas que trabaja con esta tecnología.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales