Eso que se escucha de fondo es el sonido que hace el modelo estándar de la física de partículas al resquebrajarse (o eso parece)

Una revisión sistemática de tres experimentos distintos hechos en tres laboratorios distintos y con tres equipos distintos (pero con resultados tremendamente parecidos) parece confirmar que la universalidad leptónica, una responsabilidad básica del maniquí en serie de la física, puede estar en serios problemas.

Los datos no son nuevos (los resultados llevan años dando vueltas), pero con su publicación en Nature y, sobre todo, con el esquema del CERN para crear un nuevo colisionador tres veces más grande que el LHC, vivimos en un momento inmejorable para esperar el salida de toda una nueva forma de entender la física de partículas.

La universalidad leptónica que ya no es lo que era

Snip 20170609102841

La universalidad leptónica en el maniquí en serie implica que “los bosones vectoriales se acoplan por igual a las tres familias de leptones”. Es asegurar, que las interacciones de ciertas partículas elementales son iguales sin importar que esas partículas tengan masas o vidas distintas

Y es que los leptones son, la verdad, una “familia” de lo más extraña con dos miembros muy conocidos por un flanco, los electrones y los muones, y por el otro, los pesados de la grupo, los conocidos tauones (taus o leptones tau).

Precisamente los leptones tau son los protagonistas de la anomalía. Según los datos que resultan de la combinación de estos experimentos, parece que decaen mucho más rápido de lo que deberían, según el maniquí en serie (y su universalidad leptónica).

¿El fin de toda una forma de entender la física?

sdfdsf

Eso esperamos todos. Pero como digo, el artículo presente no es poco que nos venga de nuevas. Francisco Villatoro ya discutía en 2015 si era posible que esta anomalía en la desintegración semileptónica de los mesones B ocultase toda una nueva física.

E incidía en poco fundamental: los márgenes son tan estrechos que simplemente podía tratarse de un error (aunque cada vez parece menos probable). Esta revisión lo que hace es estudiar con detalle el problema y darle mayores visos de credibilidad (cuatro desviaciones típicas; es asegurar, un 99,95% de credibilidad para ser exactos), pero hasta que tengamos mejores experimentos debemos ser cautos.

Villatoro acertaba de lleno en que, en verdad, nuestro problema es deseamos tanto ver esa nueva física que cualquier detalle (por insignificante que sea) se nos vuelve un indicio. La física se ha vuelto poco “aburrida” y qué mejor que aparezcan problemas en el maniquí en serie para animarla.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales