“Es un hecho”: algunos usuarios de Apple Watch y similares pagan menos en sus seguros de salud

Ya nos hemos acostumbrado a un hecho: los buenos conductores, con el tiempo, acaban pagando menos en su póliza de seguro que los malos; se alcahuetería de una clásica política ‘bonus-malus’ mediante la cual las aseguradoras buscan consolidar los beneficios que obtienen del cliente minimizando los riesgos. Desde el punto de apariencia del cliente, esta medida es igualmente más certamen: ¿por qué debe abonar un buen conductor en su póliza los desmanes de los malos conductores?

Pues proporcionadamente, con la aparición de los wearables las principales aseguradores de Estados Unidos, un país en el que los seguros médicos privados acaparan el obeso del sistema váter, no solo han comenzado a contemplar esta praxis en sus pólizas, sino que ya las están poniendo en praxis: “es un hecho”, explica Lucasz Piwek, catedrático de ciencias de la información de la universidad de Bath. Este versado cita casos concretos: la aseguradora Vitality ha comenzado a ofrecer a sus clientes la posibilidad de acumular puntos a través de su app o el Apple Watch en función de su actividad física.

Estos puntos son a posteriori convertidos en descuentos sobre su cuota anual; dicho de otra forma, quien practique deporte o lleve una vida carencia sedentaria, gozará estadísticamente de una mejor vitalidad y en consecuencia, costará menos a la aseguradora. De nuevo, la tarificación ‘bonus-malus’. Pero no creas que las aseguradoras están considerando exclusivamente el observación de datos directos de vitalidad de sus abonados, sino que se está experimentando ya con la inteligencia fabricado para establecer patrones y en consecuencia, afinar la cuota de la póliza en función del tipo de afortunado.

Esta situación puede parecer perfecta, pero algunos críticos sostienen que puede ser discriminatoria: ¿qué sucede con quienes no puedan permitirse comprar un wearable? ¿Se verán condenados a abonar más cuotas mensajes por su seguro médico? Este debate está todavía sobre la mesa, pero entre tanto, Gartner ya vaticina que el año que viene, cerca de dos millones de personas se verán obligadas a aceptar un wearable por políticas de sus propios empleadores.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales