¿Es Linux suficiente argumento para que un portátil de un fabricante minoritario triunfe?

Poco a poco parece que cada vez vemos a más fabricantes situar por comercializar portátiles que recurren a GNU/Linux como sistema activo por defecto. Marcas como System76 son de sobra conocidas por usar Linux de forma monopolio, Dell tiene varios portátiles linuxeros, y en España tenemos a Slimbook. Ahora, este año tenemos que añadir a los británicos Star Labs Systems a la directorio.

Y es que parece que el equipar Linux se ha convertido en un anuncio para que pequeños fabricantes puedan hacerse un hueco entre las decenas de empresas que lanzan sus productos al mercado. ¿Pero es suficiente con meterle GNU/Linux a tu portátil para que un fabricante minoritario consiga triunfar?

Vamos a poner como ejemplo a esta nueva empresa, que tras difundir en 2015 un portátil para uso casi exclusivamente interno, este 2017 se ha atrevido con una nueva hilera de productos que incluye cuatro portátiles. Los ensamblan en el propio Reino Unido y los envían injusto a toda Europa, pero analizando su catálogo vamos a ver hasta qué punto Linux es suficiente para hacerse un hueco.

La propuesta de Star Labs Systems

La empresa británica sólo cuenta con 4 portátiles en su catálogo, pero cubren diferentes deposición partiendo de un equipo cardinal de 300 libras de precio a uno con pantalla UHD dirigida al ámbito profesional de estampación con un precio de 2199 libras. Los portátiles vienen con un sistema activo GNU/Linux de serie, que puede ser Ubuntu, Elementary OS, Linux Mint o Kali Linux.

El primer dispositivo en lid es el Star Lite, un ultrabook con procesador Quad Core y pantalla de 11.6 pulgadas con resolución HD a 1366×768. Parte con un disco duro HDD de 320 GB a 5400 RPM, 4 gigas de memoria RAM DDR3L y un peso de 3 Kg. Parte de un precio de 299 libras que irá creciendo según decidas cambiar su configuración de memoria.

Starlabtop

En segundo circunstancia está el Star LabTop, un ultrabook con un chasis de aluninio de 18,6 milímetros de cuerpo, procesadores Intel Core i5, disco duro SSD de 250 GB y 8 GB de memoria RAM DDR4. Su pantalla es de 13.3 pulgadas con resolución QHD de 3200×1800, y su precio parte de 999 libras que irán creciendo según lo configuras para mejorar el procesador, el disco duro o la RAM. También permite poner un teclado en castellano sin coste añadido.

Después está el Star LabTop Pro, un portátil suficiente más rollizo pero potente. Parte de una pantalla Full HD de 14 pulgadas, un procesador Intel Core i7 de séptima concepción, disco duro SSD de 250 GB y 16 GB de memoria RAM DDR4. El precio parte de 1.249 libras que irán aumentando según lo configuras, y en este caso sólo tiene teclado britano.

Labtopprox

Y por final está el LabTop Pro X, la maravilla de la corona. Cuenta con un instructor de 15.6 pulgadas y resolución UHD de 3840×2160, procesador Intel Core i7, disco duro SSD de 250 GB y 16 GB de memoria RAM DDR4. Todo ello acompañado de un diseño fino y una gráfica NVIDIA GeForce GTX 1070 Max-Q con 8 GB GDDR5. Una bestia cuyo precio empieza en 2.199 libras que irán creciendo dependiendo de tu configuración.

¿Es Linux suficiente argumento?

Esta nueva abanico de dispositivos, como hemos dicho al principio, se va a promocionar en la red como una abanico dirigida a los linuxeros, y como no hay muchos fabricantes que hagan esto la organización les hará destacar inmediatamente. Pero claro, eso no es señal de éxito a holgado plazo si no tienes en mente otras cosas al diseñar tus portátiles.

Familia Linux

La primera cosa a tener en cuenta, evidentemente, es adaptar adecuadamente el sistema activo. No vale con instalar GNU/Linux y presto, tienes que asegurarte de que tu hardware no de problemas de compatibilidad y de que todo funcione correctamente.

Uno de los aparentes aciertos que esta empresa parece tener está en que sus cuatro portátiles son todos muy diferentes y parece que han pensado muy adecuadamente para quién va dirigido cada uno. Lo tienen cardinal, “normal”, y gamer. Eso igualmente es muy importante, porque les da un valencia añadido que igualmente les ayuda a destacar entre la propia competencia linuxera.

En este aspecto parece que han seguido el camino de System76, un fabricante estadounidense que tras varios abriles comercializando portátiles con Linux se ha convertido en una narración. Es importante no caer en la trampa de los portátiles clónicos que no aportan mínimo entre los diferentes modelos más allá de unas cuantas especificaciones.

Los gastos de remisión igualmente son un argumento de peso a la hora de conseguir promocionarte a nivel internacional. Por ejemplo, vemos que Star Labs Systems envía injusto a todo Europa, y eso hará que sea más dócil que los usuarios europeos apuesten por ellos antaño por ejemplo que los mencionados System76.

En ese aspecto igualmente suman otras ventajas como los teclados con diferentes configuraciones de idiomas. Para muchos usuarios avanzados este no es un problema excesivo, pero estoy seguro que por ejemplo a los Xiaomi Mi Notebook Air les iría mucho mejor en países como España si incluyesen la opción de tener un teclado en castellano.

Tampoco hay que perder de panorámica el precio. Puedes instalar GNU/Linux en prácticamente cualquier portátil Windows. Sí, es atractivo comprar un portátil con el sistema activo adaptado y preinstalado, pero si el precio es demasiado elevado los usuarios preferirán acogerse a otras alternativas aunque eso suponga tener que complicarse la vida cambiando de sistema activo.

Pero mínimo de esto servirá para mínimo a holgado plazo si no se cumplen otros dos de los requisitos más importantes para que los pequeños fabricantes puedan hacerse un hueco gracias a comercializar portátiles con GNU/Linux. Por una parte está el apartado de los acabados, y por otra el servicio postventa.

Si tienes un portátil atractivo en fotos y que destaque por precio y sistema activo puede que convenzas a unos cuantos para comprarlo aún siendo una nueva marca. Pero si el rematado final y los materiales no cumplen con las expectativas las primeras críticas serán negativas, y eso supondrá un obstáculo importante a la hora de comercializar un nuevo fabricante.

Volviendo al caso de Star Labs Systems esa es por ejemplo una de las grandes incógnitas. Si es un fabricante nuevo muchos preferirán esperar a que otros se arriesguen a comprarlo primero, y no darán el paso de situar por ellos a no ser que las primeras reseñas sean buenas.

Y por final está otra de las claves a holgado plazo, el servicio postventa. La concurrencia quiere que si surge un problema el fabricante no te deje a la aventura. Y si eso puede atreverse comprar una u otra marca incluso en los fabricantes de renombre, los fabricantes minoritarios tienen que esforzarse el doble para ganarse la fórmula de fiables.

Por lo tanto, volviendo a la pregunta llamativo, Linux puede ayudar a un pequeño fabricante a corto plazo, ya que te hace destacar rápidamente entre la competencia. Pero a medio y holgado plazo, si quieres tener éxito vas a escasear cumplir igualmente con muchas otras cosas si te quieres convertir en una marca de narración.

En Xataka | Linux también quiere conquistar tu coche: debuta en Toyota para ganarle la partida a Android Auto y Carplay


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales