Empecé a minar bitcoins desde España antes que nadie

Es posible que si preguntamos en voz incorporación por el año en que comenzó a funcionar el Bitcoin obtengamos respuestas como 2012 o 2013, pero su historia comienza suficiente antaño. En 2008, con la crisis de las hipotecas subprime salpicando a medio planeta como telón de fondo, la idea germina. En agosto de ese año se registró el dominio Bitcoin.com y en octubre se publicó el primer documento que explicaba el funcionamiento.

Tecnológicamente, ha llovido desde entonces: el iPhone acababa de incorporar el 3G, Facebook no tenía ni cien millones de usuarios (hoy tiene más de 2.000), los ordenadores todavía no habían comenzado su mengua comercial y los que se vendían lo hacían con Windows Vista instalado. Primaveras de transiciones.

Algo a posteriori, en enero de 2009, la red Bitcoin comenzó a funcionar. Satoshi Nakamoto, el pseudónimo que oculta al definitivo creador o verdaderos creadores del sistema, minó el primer sillar -el Creación-, que le reportó 50 bitcoins, cantidad que en aquel momento equivalía a un par de dólares. Hoy, en julio de 2017, esa misma monograma equivale a unos 115.000 dólares. Entre ese año y el posterior se fueron realizando las primeras transacciones, entre las que destaca la primera comercial: 10.000 bitcoins para satisfacer dos pizzas. Al precio presente del bitcoin, equivaldría a 23 millones de dólares.

Bitcoin Valor

Queda claro que un negocio extremadamente rentable hubiese sido acumular unos cuantos bitcoins cuando no valían ni una bolsa de pipas y mantenerlos hasta el día de hoy, cuando su valía se ha multiplicado por más de cien mil. Es lo que hizo Erik Finman, que invirtió en Bitcoin los 1.000 dólares que le regaló su abuela y a los 18 ha logrado hacerse rico cambiándolos por más de un millón de dólares. Pero para eso hace desidia encargar en poco cuando prácticamente nadie más lo hace. Si hablamos de mineros más que de inversores, es lo que además hizo Marcos (nombre ficticio para preservar su anonimato), a quien el Bitcoin empezó a pulsar la atención en 2011, cuando desde luego no tenía cero que ver con el aberración que es ahora, seis abriles a posteriori.

Ip Bitcointalk Org

Saber de una cuestión así, tan técnica, cuando al punto que ha despertado la atención mediática, ya es un mérito en sí mismo. A Marcos le llegó por unos amigos que frecuentaban EFnet, una red de IRC que tiene sus raíces en la red innovador de IRC. Se interesó por ello y poco a posteriori comenzó a socavar bitcoins a nivel bajo con una CPU conectada a algunos servidores que tenía libres y disponibles para usar. Luego se compró su primera FPGA (un chip de hardware programable destinado específicamente al minado) de buena calidad y llegó a tener catorce bitcoins minados. En aquel momento no valían gran cosa, unos 70 dólares. Hoy supondrían más de 32.000.

No obstante, la historia de Marcos no es la de alguno que comenzó a socavar y conservar bitcoins antaño que nadie, confiado en que su valía tuviese el mejora que ha tenido, y ha terminado haciéndose rico con ello. De hecho, un disco duro deterioro e irrecuperable que evidentemente no tenía copia de seguridad fue lo que minó, nunca mejor dicho, sus ganas de seguir.

“Empecé por curiosidad y por tener algo de dinero para “tiendas” en Tor, ya se empezaba a usar para intercambios fuera del circuito normal de dinero. También tenía la idea de usarlo para trabajos normales y así poder evitar a intermediarios como PayPal y sus abusos”.

En ese momento, de hecho, nadie cercano a Marcos -y alejado, prácticamente tampoco- conocía el tema. Casi nadie sabía que él se dedicaba a socavar, siquiera a qué era exactamente eso de “minar” una criptomoneda. Exclusivamente hablaba de ello con conocidos del IRC que sí estaban duchos en la materia. Algunos de ellos incluso han rematado mucho efectivo a día de hoy gracias a la actividad de aquellos días. Hoy Marcos además cuenta con bitcoins y otras criptomonedas, y permanece atento al panorama del minado:

“Con Ethereum, por ejemplo, me pilló con temas personales convulsos y no estaba muy atento, me pilló tarde. Aunque quizás con Ethereum pasa lo que pasó en 2013 con el Bitcoin. Habrá que ver la confianza de la gentío, que al final es de lo que negociación todo esto. Ahora mismo hay mucha gentío y muchas ICO -(Initial Coin Offering u Ofertas Iniciales de Criptoactivos)- recibiendo efectivo y confianza. Hay fluctuaciones, pero no veo que haya un gran desplome. En el bitcoin sí que pienso que habrá una caída veterano, pero ahora mismo, con el valía, cualquier caída es enorme. Ahora el mejor minado es el de hash dinámicos, aunque en ellos las comisiones son superiores a si se hicieran a moneda fija. Con las nuevas ASIC y gráficas para ello, el minado va a tomar muchísimo efectivo.”

¿Hay peligro de burbuja? Desde hace abriles es un aventura al que, con más o menos razón y tiento, se apunta en prensa y foros de toda índole desde hace abriles. En el momento de escribir estas líneas (mediados de julio de 2017) el Bitcoin ha perdido un 20% de su valía en las últimas cuatro semanas. En el mismo período, Ethereum ha caído un 45%.

Graficas Wsl 001

A desidia de retener cómo se desarrollan los próximos meses, esto contradice las subidas casi continuadas que muchos aseguraban para los próximos abriles. Para Marcos, siempre puede pinchar todo por un motivo fortuito. “Aquí el ‘control’ no existe más allá de las casas de compraventa y los ICO. También influye la complejidad de los hash y los bloques en el minado, y la proporción entre beneficio por sillar y coste del minado. En monedas con parada minado se complica, como está empezando a tener lugar con Ethereum y ya pasó en su día con Bitcoin. Es complicado, hay tantas variables de por medio que incluso a la gentío que sabe de verdad del tema se les escapa”.

Cambio de ideal

Otro pionero en la minería de bitcoins desde España, rara avis, es David Vázquez, más conocido por su seudónimo vgo en foros y comunidades en torno a las criptomonedas. Es moderador en BitcoinTalk y en ForoBits, y desde allí mantiene el debate sobre poco que le comenzó a pulsar la atención en 2008. Con Bitcoin comenzó a especular oficialmente en 2011, pero hoy ya se considera un “minero Bitcoin retirado”.

Cuando estaba en activo, cuenta que los pocos que había en la campo minera a nivel regional o franquista eran los “reyes de mambo” gracias a su producción. Narra cómo en aquella época empezaban a echar a transcurrir los exchanges (MtGox primero y BTC-e a posteriori) y para comprar un simple Bitcoin, muy poco valioso por sí mismo entonces, los obstáculos burocráticos eran grandes: transferencias de FIAT internacionales, registros en los exchanges… No se estaba habituado a ello. El comercio regional, principalmente a través de LocalBitcoins, y el intercambio P2P a través de los foros -especialmente en BitCoinTalk.org-, se convirtieron en prácticamente la única forma sencilla de conseguir bitcoins si no se practicaba la minería.

Una vez se conseguían los primeros Bitcoin ya se podía ingresar independientemente en los exchanges sin que fuese necesario registrar los datos personales. Así, uno ya podía iniciarse en el trading de criptomonedas, que David señala como la maña más habitual en este ecosistema. “La pasta es la pasta, la que manda”. Todo eso ya desapareció. Ahora hay más exchanges más sencillos y accesibles, así como plataformas en las que comprar bitcoins. Viejos mineros Bitcoin como él solo tienen como opción tras su “jubilación” la resurgida minería GPU gracias a esos nuevos algoritmos y monedas.

Esta renta anticipada se debe al cambio de ideal internamente de la minería de esta moneda, que provocó que la actividad doméstica que daba suculentos beneficios en poco tiempo pasase a continuar virtualmente vetada frente a mineros de nivel industrial:

Quote Bitcoin

Con la “era ASIC”, David hace remisión al paso del uso de CPUs, GPUs y FGPAs que dedicaban ciertos fortuna a la minería a componentes dedicados exclusivamente a esta actividad. Aquel cambio de rumbo que llegó más o menos a principios de 2013 es lo que dejó a muchos mineros domésticos por el camino, les apartó del circuito.

El paso de CPUs, GPUs y FGPAs a la era ASIC, con microchips dedicados, forzó a los mineros domésticos a desentenderse

Con sus GPU en casa no había cero que hacer frente a las granjas de servidores trabajando mucho más rápido para poder socavar bitcoins. Nunca se llegaba a la opción antaño que ellas, que eran más rápidas, más pequeñas e incluso consumían menos energía.

Unas fotos para hacernos a la idea de esta diferencia. En esta podemos ver una de las mining pools avanzadas de la era 2012-2013, concretamente la de vgo, a nivel doméstico pero con una buena cantidad de fortuna invertidos:

Vgo Minero Mining pool doméstica de vgo, fotografiada en algún momento durante 2012-2013. Imagen cedida por el autor.

Tres pisos con dos placas en cada tierra y cuatro GPUs por placa. Veinticuatro en total, montadas en el cuarto de la lavadora. “Una vez se me estropeó la correa de la secadora, tendrías que haber visto la cara del técnico, de unos sesenta años, cuando vino a cambiarla y vio eso al lado”.

Estas otras representan la era ASIC:

ASIC
New Report Details Bitcoin Minings Financial Network

En esta gráfica podemos ver de forma simple a lo que se refiere David: el hash rate o tasa de hash, que mide la potencia de procesamiento necesaria para el minado. Conforme fue aumentando el interés por ello además aumentó la destinación de fortuna a ese fin y el mencionado cambio de ideal del que hablaba David.

Graficas Wsl 001

Una buena forma de entender lo que era socavar bitcoins en 2010 lo tenemos en esta captura de pantalla correspondiente al trabajo realizado con un simple quad-core.

Ay9o9bp

Alguien que en quince días minó 600 bitcoins que en aquel momento valían unos 30 dólares… pero hoy valdrían poco más de 1.300.000 dólares. Y antaño de la era ASIC. Tiempos que no volverán.

La historia de aTg, quizás el minero gachupin más relevante

aTg es el pseudónimo de otro minero Bitcoin pionero en España con una historia muy particular. Catalán de 32 abriles, es una de las figuras más respetadas en BitcoinTalk. Lleva registrado desde octubre de 2011, cuando el Bitcoin estaba en unos tres dólares. Lo descubrió en una web de hacking donde aparecía la fotografía de un rig de CPUs montado en una estantería. En ese artículo se comentaba que la “fiesta Bitcoin” ya había terminado: la última subida había corto unos diez dólares, y la posterior descenso lo dejó en torno a los dos. Los pocos que se hacían eco de ello coincidían: la criptomoneda ya estaba muerta. Recordemos: 2011.

aTg es posiblemente uno de los mineros españoles que más allá llegó montando su propio equipo de minería Bitcoin

Tras observar aquellos comentarios, aTg comenzó a agenciárselas información sobre el tema. Siempre había sido un apegado a la informática y por aquel entonces además estaba haciendo pruebas en mercados de futuros con materias primas operando pares, moviendo cantidades de unos 5.000 euros. Allí no le estaba yendo cero adecuadamente y decidió desbordar.

En cuanto comprendió el funcionamiento del código de Bitcoin quedó convencido: sus dudas se despejaron, el código no había sido comprometido y era esforzado y sólido. Además, la cotización no tenía cero que ver con el funcionamiento de la moneda. Para él, no estaba muerta ni mucho menos, así que decidió alterar en ella.

aTg hace un matiz: en ese momento ya había cortoplacistas, gentío que escuchó cantos de sirena y pretendía montar de la cero y hacerse rico en un par de semanas. En pequeño cantidad que unos abriles a posteriori, pero en intención, ya la había: Bitcoin en 2011 no era solo idealismo.

Inversión o minería

Cuenta aTg que en ese momento vio que tenía dos opciones:

  • Comprar bitcoins en mercados muy opacos e inseguros
  • Comprar equipos mineros y producirlos él mismo

La duda no duró demasiado: el mundo de la minería le parecía apasionante, había estudiado Electrónica y la informática le gustaba, así que comenzó a socavar. Viéndolo en retrospectiva, aTg se da cuenta de que hubiese reses más efectivo y con menos esfuerzo si se hubiese menguado a comprar bitcoins y “holdeándolos”, término que se usa en el mundillo para referirse a los que aguantan con ellos pase lo que pase. De hecho, comenta que le sorprende que la minería GPU siga viva, ya que según su experencia el minado no suele ser rentable.

Llegamos al punto antaño mencionado en que se pasa de la minería GPU a la ASIC. Entre medias, una transición con los FPGA. Estos componentes fueron especialmente codiciados por permitir hacer circuitos pequeños con un solo chip y conectarlo por USB a un hub. Eso permitía tener muchos mineros en un solo ordenador, mientras que con las GPU se requería de un ordenador cada pocas tarjetas gráficas. Además, la potencia de minado era similar entre entreambos modelos, entonces entorno a los 215 mH/s.

Ingeniería inversa

A aTg le interesó la idea y compró un maniquí de FPGA de un fabricante llamado ZTEX. El software usado para socavar se iba desarrollando en el propio foro por algunos expertos en la sección en inglés, el problema era que esas FPGA eran caras. Cada circuito costaba entre 200 y 300 euros, así que aTg buscó formas alternativas de abaratarlas: mandó ese maniquí a China para realizar ingeniería inversa y en poco tiempo le entregaron los planos del circuito.

Luego buscó una empresa ensambladora en su ciudad, Barcelona, y compró chips a Xilinx, que tienen sede en Madrid. El proceso de soldado era complicado, requería de una maquinaria singular y esa ensambladora podía hacerlo. De aquellas gestiones recuerda cómo el ingeniero de la industria a quien tuvo que explicar el plan se rió de él, preguntándole que para qué quería eso si solo tenía una salida USB. Tras explicarle sus planes con Bitcoin le respondió que “bueno, pues nada, el próximo día quizás te veamos aparecer en un Ferrari”. Una broma que aTg la ha escuchado varias veces “por desgracia”, como explica.

Esta fue la primera FPGA innovador que compró aTg:

En ese momento tenía unos 5.000 euros ahorrados que destinó íntegramente a alterar en componentes y mano de obra. En unas cuantas semanas, y tras solucionar fallos en el montaje, le entregaron sus primeros mineros. El tiempo corría en su contra: la dificultad de minado, como ya hemos gastado, no dejaba de subir, y cada dos semanas los mineros se devaluaban.

ZTEX lanzó otra placa con cuatro FPGAs. A aTg le gustó y repitió la operación, reinvirtiendo todo lo que había reses con la inicial, unos 20.000 euros. Como él mismo admite, es un tema espinoso, ya que en ningún momento operó bajo la autorización de ZTEX.

Ztex

Aquella fue una de las mayores minas de FPGAs del mundo en ese momento, y a aTg le reportaba unos 12 bitcoins diarios minando en DeepBit. En esa época equivalían a unos 50 euros diarios, y luego llegó el primer halving (cuando aproximadamente cada cuatro abriles la retribución por socavar se reduce a la parte). A ello se le unía la subida constante de la dificultad, lo cual mellaba los beneficios. aTg empezó a sospechar que aquello no era tan buen negocio, pensó que si quería tener beneficios de verdad necesitaba ampliar muchísimo más su equipo.

Justo entonces un minero chino llamado Nzhang que fabricaba sus propias FPGA de dos núcleos se asoció con un inversor y empezó a trabajar en el primer ASIC comercial. Los FPGA se usan como prototipos para producir ASICs, así que el chip que lanzó tenía la misma potencia de minado, unos 212 mH/s, pero con un consumo energético mucho pequeño y adicionalmente ocupando menos espacio: una placa podría tener cientos de chips. aTg ubica calibrado aquí el eclosión de la “era oscura” del minado de Bitcoin que perdura hasta hoy

Minero Atg

Si analizamos más profundamente esta transformación, el origen está en la forma de producción de unos y otros productos. Mientras que GPUs y FPGAs son producidos por grandes compañías, “serias y profesionales”, con precios estables y pedidos servidos en fechas concretas. Lo que aTg considera optimista para mineros que estaban constantemente en “una carrera armamentística en contra de la dificultad”.

Con la presentación de ASICs, todo cambia. La producción de chips cae en manos opacas y empieza lo que para aTg son malas prácticas desde el primer día. De hecho, considera que cualquiera minero ASIC que no sea productos de chips quedaba prácticamente arruinado.

En aquel entonces tenía en la cartera de BlockChain un saldo de unos 1.000 bitcoins minados, ya había vendido unos 200 para hacer frente a los gastos. Una nueva compañía señal Avalon puso precio para su primer impulso de chips: 700 bitcoins. Allí acudió aTg, poco que hoy considera un error: recibía chips y planos para imaginar los circuitos y los enviaba a China para fabricarlos, ya que la empresa española no le daba facilidades: como sus clientes eran mucho más grandes, siempre quedaba al final de la nómina de calma. Tras tomar los circuitos finalizados en China, el aumento de la dificultad provocado por la presentación de los ASIC era tan enorme que ni siquiera pudo montar a ponerlos en funcionamiento. Como él mismo admite, 700 bitcoins invertidos en pisapapeles. Su caso no era una detalle: obedecía a un patrón.

Avalon y asicMINAR inundaron de HashRate la red y solo los más rápidos podían conquistar beneficios por ello. El interés por la minería creció exponencialmente porque en teoría los ASIC iban a ser la revolución que democratizara la minería, que permitiese que se disparara la eficiencia. Lo que ocurrió en verdad fue que los productores de chips acapararon mineros. Incluso se descubrió que enviaban unidades ya utilizadas a clientes que las compraban como nuevos.

Los fabricantes de ASIC tardaban demasiado en mandar pedidos porque al fin y al lugar vendían máquinas de obtener efectivo que rivalizarían con las suyas. Ganaban efectivo minando y además vendiendo maquinaria que cuando llegaba a sus “rivales” ya estaba obsoleta

Entonces llega Butterfly Labs, una compañía que sobre el papel era perfecta: prometía grandes rendimientos, equipos incluso estéticamente bonitos y aceptaba reservas. Lo que sucedió a posteriori fue que estandarizó lo que aTg cuenta como “el timo de las reservas”. Vendían lo que no tenían, entregaban sus diseños con abriles de retraso y los usaban para socavar antaño que nadie, anticipándose a las subidas de dificultad para sacar el mayor provecho. KNCMiner (hoy en bancarrota) llegó a posteriori para hacer lo mismo, solo que con un mejor diseño.

Así fue evolucionando la minería ASIC. De los 110 nm en Avalon se pasó a los 65 nm con KNCMiner, a posteriori entró un fabricante chino con AntMiner que acabó convirtiéndose en el líder. Empresas que monopolizan la producción de chips y entregan a los usuarios sólo el hardware que se queda obsoleto. Eso fue lo que terminó por empujar a aTg fuera de la minería, y de ahí pasó a tratar de conseguir aliados en el foro con los que propalar su propio ASIC. No hubo suerte. Lanzó un prototipo de minero a muy bajo coste para que cualquiera pueda imaginar sus propias placas en casa, pero para entonces el interés de aficionados por la minería ya era residual.

Sin visos de que el panorama cambiara, decide poner los 300 bitcoins que le quedaban en su cartera en Mt. Gox, y viendo que el valía caída en picado decide recomprar todo en bitcoins, con un saldo de 189 perdidos. Quedó fuera de mecanismo y decidió desplegar su propio pool con el dominio SoloMining.com. La idea era que allí cualquiera que encontrase el sillar pudiese quedarse toda la retribución. Llegó a tener un éxito: un minero lo halló y se llevó los 25 bitcoins íntegros. La desaparición de beneficios le llevó a descartar el plan. En su wallet podemos ver su historial, llegó a manejar más de 1.000 bitcoins y su última transacción en él fue en octubre de 2013.

Qiowahc Captura de pantalla de la web SoloMining.com. Imagen cedida por aTg.

Cuenta que en este tiempo hay agunas cosas que han cambiado y otras que no, como el interés de la gentío al sacar el tema de conversación: “al que no es un entusiasta del Bitcoin nunca le ha interesado lo más mínimo saber nada del tema, me pasaba entonces y me pasa ahora a $2.200”.

Algo que siquiera ha cambiado es la talante de quienes pretenden hacer mucho efectivo a costa de la criptomoneda. Él recomendaba a su círculo comprar cuando estaba a 10 dólares, a cambio la gentío se reía de él. Solo cuando alcanzaba los 200 le echaban en cara no haberle asesorado comprar antaño. Ahora es igual, y siempre se repite el discurso: “ojalá haberme enterado antes, pero el subidón ya lo ha pegado”. Para aTg, la talante no varía: “me río de la situación y de la ignorancia de la gente sobretodo cuando lo han visto llegar a 2.500 dólares con estupefacción pudiendo haber entrado a 200… Exactamente igual que entre 10 y 50 o entre 50 y 100 en su momento, por mucho que se expanda la idea de Bitcoin la mentalidad de la inmensa mayoría de la gente no cambia en absoluto”.

Galería: la progreso de los sistemas de minado de aTg

Todas las imágenes han sido cedidas por aTg.

minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg
minero aTg

Alternativas actuales

Algunos de esos mineros de la era GPU han gastado una buena oportunidad en las nuevas monedas y algoritmos, como Dash, Ethereum o Zcash, ya que por su cimentación son más resistentes a los ASIC -que no impermeables-. Para David, su percepción es que se está viendo un auge y un repunte del interés por la minería GPU que no recordaba a ese nivel desde sus inicios en Bitcoin.

El papel de Ethereum como rival del Bitcoin es especialmente poderoso y avanza en la dirección correcta, tanto en seguridad como en velocidad transaccional. Además, Ethereum tiene poco que Bitcoin no: la cantidad de monedas generadas es ilimitada frente al tope de 21 millones de los segundos.

Así, Ethereum se ha convertido en el destino de muchos de aquellos mineros de transcurrir por casa que tuvieron que hacerse un costado tras la mencionada era ASIC. También en el caso de algunos mineros españoles que prueban suerte con esta criptomoneda. Sobre si a dadivoso plazo será capaz de prolongar su valía o seguir aumentándolo, nadie lo sabe a ciencia cierta, igual que nadie pudo vaticinar con precisión el itinerario de Bitcoin a lo dadivoso de sus ocho abriles de vida.

Sobre si el ambiente presente se ha llenado de cortoplacistas que buscan en la criptomoneda una forma manejable y rápida de hacerse ricos, David prefiere no pronunciarse públicamente, aunque apunta que ve el panorama “centralizado, tanto la minería como los mercados”. Precisamente el sentido opuesto que persiguen las criptomonedas.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales