Electronic Frontier Foundation y el cierre de sitios web neo-nazi: “Esa censura es peligrosa”

La fundación de derechos digitales advierte que cerrar sitios web de forma arbitraria a causa de su contenido no es la mejor intrepidez que pueden tomar compañías que deben permanecer neutrales.

Las protestas y los enfrentamientos en Charlottesville la semana pasada trajo consecuencias en el mundo de la web. El sitio de supremacistas blancos The Daily Stormer fue dado de baja por sus proveedores de servicios de hosting y dominios y básicamente, desapareció de la red.

Y para la Electronic Frontier Foundation, lo sucedido es peligroso. Según la fundación de derechos digitales, el hecho de que compañías como GoDaddy ejecuten el derecho de lanzarse que contenido se publica o no puede tener consecuencias no muy buenas:

Los intermediarios de internet, y especialmente aquellos con muy pocos competidores, controlan mucho del mensaje que se da en internet, por lo que las consecuencias de sus decisiones tienen un impacto muy sobresaliente a lo espacioso del mundo.

[…] Las compañías que registran nombres de dominio no tienen mucho que opinar respecto al contenido de los sitios web. Tal como quienes venden la tinta a alguno que crea panfletos, esas compañías no tienen conexión directa con el contenido de los sitios web.

[…] Si las entidades que controlan el sistema de dominios empiezan a designar quien tiene acercamiento a ello o quien no basándose en sus creencias políticas, podríamos entonces enfrentarnos a un mundo donde cada gobierno u ordenamiento con poder se sienta con el mismo derecho a utilizar ese poder de censura.

A la EFF incluso le preocupa que GoDaddy no llevó a lengua ningún proceso antaño de circunvalar el registro de dominio de The Daily Stormer; simplemente, se les dio el aviso con 24 horas de anticipación que tenían que agenciárselas un nuevo proveedor y ligero.

Entonces, la fundación advierte que aplicar la censura podría, en algún momento, volverse en contra:

No parece posible que las compañías de internet hagan poco contra sitios web que apoyan la probidad étnico u otros temas controversiales. Y ahora hay un motivo por el que muchos individuos y empresas se están uniendo frente a los neo-nazis: el futuro que parecía improbable hace unos primaveras -uno en el que los nacionalistas blancos y los nazis tengan un poder significativo en nuestra sociedad- ahora sí parece posible.

Pero estaríamos cometiendo un error si asumimos que este tipo de censura nunca se volverá en contra de las causas que amamos.

El caso de Cloudflare

La compañía Cloudflare fue una de las involucradas en el vallado de The Daily Stormer; ellos tomaron la intrepidez de no darle más servicio a los responsables, ni ahora ni en el futuro.

¿Cómo se tomó esa intrepidez? De guisa arbitraria, según reconoció el CEO de Cloudflare, Matthew Prince. Arbitraria porque, tal como explicó a través un memo a sus empleados (vía Slate), simplemente “desperté de mal humor y decidí que [a The Daily Stormer] había que sacarlos de internet”.

Lo hice porque soy el CEO de una gran compañía de infraestructura en internet. Pero habiendo dicho eso, debemos conversar sobre por qué es tan peligroso. Literalmente, hoy desperté de mal humor y decidí que alguno debía salir de internet.

Y nadie debería tener ese poder.

Luego de lo precedente, el mismo Prince se explayó sobre el asunto en el blog de Cloudflare. “Nosotros creemos que no tiene sentido regular el contenido en los servidores proxy, que es donde damos servicio. Ya que si cancelamos una cuenta, el contenido no desaparecerá sino que simplemente será más vulnerable a los ataques”.

Para Prince, antaño que las medidas tomadas a la rápida o aplicando en internet el principio de arbitrio de expresión, lo más apropiado para regular lo que se publica sería implementar una serie de reglas y procesos donde las decisiones a tomar se hagan de guisa pública y transparente.

Son las autoridades, los legisladores y las cortes tienen la legítima potestad política para tomar decisiones sobre el contenido de internet que debieran ser restringidos. No las compañías.

Prince reveló incluso que cuando estalló el tema de The Daily Stormer, recibieron peticiones de hackers para que Cloudflare se hiciera a un costado y así pudieran atacar el sitio con DDoS. “Pero que el mecanismo de control de contenido para estos casos sean hackers escapa de cualquier concepto racional de justicia”.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales