El vicepresidente y heredero de Samsung es condenado a 5 años de prisión por una trama de sobornos

El mayor responsable de Samsung ha sido condenado a prisión. La rectitud surcoreana ha condenado a Lee Jae-yong, vicepresidente y heredero de Samsung Group, a cinco primaveras de calabozo por su décimo en la trama “Rasputina”, un escándalo de soborno y corrupción por el que se ordenó su arresto a principios de año.

Inicialmente la fiscalía que lleva el caso pedía para Lee una pena de 12 primaveras en prisión, los cuales al final han quedado en menos de la centro. En el caso se le han relacionado a él y a la expresidenta surcoreana Park Geun-hye, que tuvo que dimitir a causa del escándalo, con una trama de tratos de valía cerca de la empresa por parte de las autoridades.

La sentencia ha sido emitida por la sala 417 del tribunal de Distrito Central de Seúl, el cual ha considerado probado que Lee ofrecíó sobornos a Park Geun-hye, expresidenta surcoreana. Estos sobornos los realizó según la sentencia para que el Gobierno le ayudase a consolidarse como líder del rama Samsung.

En Corea del Sur, los medios llevan tiempo refiriéndose a este como “el juicio del siglo”. No sólo por la importancia de los acusados, sino asimismo por las repercusiones que pudiera tener en la imagen de Samsung, el longevo conglomerado del país. De hecho, los 30 asientos disponibles en la última sesión del proceso se han tenido que sortear entre 450 personas, y se le ha prohibido la entrada a fotógrafos y cámaras de televisión.

Sobornos para robustecer su posición

Lee lleva detenido desde mediados de febrero, cuando la fiscalía le acusó de los cargos. Concretamente, está imputado por autorizar el desvío de 43.000 millones de wones, el equivalente a 32,3 millones de euros, a asociaciones pertenecientes a Choi Soon-sil, a quien se conoce como “Rasputina” por su amistad con la expresidenta Park. También se realizaron presuntas transacciones para financiar la formación ecuestre de la hija de Choi.

A cambio de estos pagos, el rama habría obtenido favores a su empresa, como el conquistar que el Servicio Nacional de Pensiones surcoreano aprobara la fusión entre dos subsidiarias del rama, Samsung C&T y Cheil Industries.

Lee confirmó desde el principio que las transacciones eran reales, pero aseguró que no tenían nulo que ver con favores cerca de Samsung. Pero ahora el tribunal ha considerado probados que estos favores eran reales, y que gracias a ellos Lee consiguió un longevo control sobre el conglomerado, el cual aporta la villa parte del PIB franquista de Corea del Sur.

Además de estas acusaciones por soborno, la fiscalía asimismo acusa al vicepresidente y heredero de Samsung Group de malversación de fondos, de ocultar activos en el extranjero, de encubrimiento de acciones criminales y de perjurio. Esto postrero se debe a que durante el proceso Lee ha poliedro varias versiones de los hechos. Sobre este índice de últimos cargos Lee mantiene su inocencia

El veredicto supone un duro trauma para la imagen de Samsung en la misma semana en la que ha valiente al mercado su postrero buque insignia, el Galaxy Note 8. Además, su perspectivas de futuro quedan en el vendaval delante un inminente hueco en los puestos de liderazgo de la empresa.

Más allá de eso, esta sentencia asimismo podría afectar a los otros juicios paralelos que se están celebrando en Corea del Sur contra su expresidenta y la “Rasputina”. Y es que Choi permanece detenida desde octubre al considerarse que, anejo a Park, creó una red de corrupción en la que están presuntamente implicadas la propia expresidenta, varios miembros del gobierno y las principales empresas del país.

El heredero

Padre E Hijo

Lee Jae-yong, de 48 primaveras, asumió el cargo de vicepresidente y las riendas de la empresa en 2014 a posteriori de que su padre sufriera un infarto que le dejó incapacitado. Su padre no es otro que Lee Kun-hee, dueño de Samsung y el hombre más rico de todo Corea del Sur. De hecho, este mismo tribunal ya juzgó y condenó a prisión suspendida en 2008 a Lee Kun-hee.

El mozo heredero asimismo es conocido como Jay Y. Lee, tiene dos hijos y su divorcio fue el más caro del país. Su intención era la de metamorfosear Samsung para que deje de ser un conglomerado allegado, aunque los accionistas de la empresa quieren que asuma el cargo de Presidente, poco que no tenía pensado hacer hasta que su padre fallezca.

Sin incautación ahora todo esto queda en el vendaval. Lee fue apartado de su cargo al mando de Samsung por el Parlamento de Seúl el pasado diciembre, calibrado a posteriori de aparecer su implicación en el caso. Por lo tanto, ahora Samsung verá entrar en la calabozo a quien estaba destinado a dirigir y metamorfosear la empresa en los próximos primaveras.

En Xataka | El presidente de Samsung Group es acusado de soborno, el gigante se tambalea


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales