El trozo de hielo más antiguo jamás encontrado tiene muestras únicas de atmósfera pri

Puede que a veces creamos que conocemos correctamente ya nuestro planeta, cómo es y cómo fue, pero lo cierto es que aún nos queda por conocer, sobre todo de lo segundo. Pero eso sí, las pistas están correctamente escondidas y en esta ocasión lo que ha desvelado información sobre la medio primitiva de la Tierra es un trozo de hielo de hace 2,7 millones de abriles.

Un conjunto de científicos ha transmitido con la estancia de hielo más antigua hasta ahora encontrada realizando excavaciones en la Antártida, y lo que permite el hallazgo, más allá de luchar récord de caducidad, es conocer poco más cómo era la medio de hace millones de abriles. De hecho, es una muestra de gran valía comprobado por ello, según explican los investigadores de la Universidad de Princeton en su trabajo.

Un cubito que hace replantear lo que se pensaba sobre la concentración de dióxido de carbono en la caducidad

El trozo de hielo tiene concretamente 2,7 millones de abriles de caducidad, siendo 1,7 millones de abriles más que el hielo más antiguo que se había encontrado hasta ahora, según recuerda ScienceMag. De ahí que la información que puede aportar es tan valiosa, al permitir “viajar” a los científicos hasta esa etapa terráqueo en cuanto a composición química de la medio.

¿Cubitos de Paraíso? Más o menos. Las pistas que da un agrupación de hielo sobre la medio de aquel momento están en burbujas que contienen los gases que la componían en aquel momento, siendo la única muestra de de la medio primitiva terráqueo que se tiene, según las palabras del geoquímico David Shuster en ScienceMag.

Lo que de momento han hallado es que el nivel de dióxido de carbono atmosférico no sobrepasaba las 300 partes por millón en el pleistoceno. Hasta el momento se había determinado que antiguamente el nivel era (harto) más bajo que el flagrante (llegando a unas 180 partes por millón en cada glaciación frente a las 400 actuales), calculado con reconstrucciones y modelos a partir de los hallazgos físicos.

Para el Pleistoceno (división temporal geológica que zapatilla desde hace 2,59 millones de abriles hasta el 10.000 a.C.) se había determinado que la concentración de dióxido de carbono era de 280 partes por millón. Pero según explica Yige Zhang, paleoclimatólogo de la Universidad A&M de Texas, tras este descubrimiento habrá que recalibrar los proxies (indicadores indirecto, aproximaciones) que se han empleado para los cálculos de concentración del gas.

Co2 Ciclos de periodos glaciales e interglaciares representados por el dióxido de carbono atmosférico, medido a partir de muestras de núcleos de hielo que se remontan a 800 000 abriles. (Crédito: Tomruen)

Los misterios del hielo azur

Además de las pistas sobre la medio primitiva, este agrupación de hielo hace pensar que habrá trozos incluso más antiguos al haberse incompatible en una de las áreas de hielo azul. En éstas, que aún están por explorar en parte, se considera que adecuado a la una particular dinámica pueden abrigar capas muy antiguas de hielo.

De hecho, el equipo de investigadores de Princeton pretende retornar y seguir perforando hielo azur. La idea es encontrar hielo aún más antiguo para poder tener una enfoque más directa de las concentraciones de gases en glaciaciones tempranas.

Hielo Azul

Mientras tanto, en el presente seguimos aumentando la concentración de este gas en la medio, batiendo el récord el año pasado al sobrepasar las 400 partes por millón de guisa prolongada. Ayer mismo sabíamos de otro de estos récords que no son para nulo una buena novedad, el del mes de julio más caluroso, así que mejor usar e investigar el hielo ahora que ni la Antártida se salva del calentamiento global, para el cual la concentración el dióxido de carbono es un número desencadenante.

En Magnet | Este cautivador mapa muestra en tiempo real cuánto CO2 está emitiendo cada país en cada momento


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales