El sistema hídrico peninsular está colapsando ante la peor sequía en 25 años

Tomamos prestada la expresión al portavoz de la Plataforma de Defensa del Tajo, Miguel Serafín Sánchez, que hace unos días explicaba en The Guardian la situación del río más desprendido de España: “el río se ha colapsado a través de una combinación de cambio climático, transferencia de agua y los residuos que produce Madrid”.

El Tajo está mal. En situación crítica, de hecho. Pero no es un hecho separado, toda la Península está en situación de emergencia y el mismo Mariano Rajoy ha declarado que lo primero que lee cada mañana es el referencia de situación de los embalses españoles. ¿Estamos preparados para la decano sequía en un cuarto de siglo?

La España sedienta

La fotografía en junio. La situación no ha hecho más que empeorar

Los embalses españoles están asaz por debajo del 50%. Y eso que hay un huella corrector importante porque la cuenca del cantábrico occidental está por encima del 80% y algunas cuencas como la del Tinto y Odiel o la de Cataluña han mejorado sus reservas desde el año pasado.

El resto de la península se está convirtiendo en un erial. Literalmente. En la cuenca del Duero, los embalses se encuentran ya a menos del 30%. Para hacernos una idea, el año pasado (a estas fechas) estaban en torno al 60% y la media de los últimos diez abriles está encima del 50%.

Reserva Hidraulica Peninsular 0

Otras cuencas tienen cifras similares: la del Guadalquivir está en el 40%, la del Júcar en el 30 y la del Segura está al 18%. El valía más bajo desde octubre de 2008. Las cuencas del Miño y del Sil que tradicionalmente están muy acertadamente surtidas llevan en estado de emergencia desde posteriormente de Semana Santa. No es para menos, las precipitaciones en esa región están entre un 25 y un 30% por debajo de la media de los últimos 40 abriles.

Además, nuestra capacidad para suplir unas cuencas con otras ha desaparecido. El trasvase Tajo-Segura, por ejemplo, lleva interrumpido desde mayo fundamentalmente porque en el stop tajo, como señalábamos, las reservas además están bajo mínimos (en torno al 10% de su capacidad)

Consecuencias sociales, ambientales, políticas y económicas

Dims

La escasez de lluvias, los patrones de consumo cada vez más desestacionalizados, la primavera más calurosa jamás registrada y un verano que no se queda detrás han provocado una sequía como no se había trillado desde el año 92.

Esto tiene consecuencias en muchísimos sentidos. Hasta 60 localidades ya están siendo suministradas con camiones cisternas en Castilla y León. Casi 30 en Guadalajara y Cuenca. A estas zonas hay que sumar zonas en la Rioja en la Sierra Sur de Sevilla, en la Axarquía malagueña, el noroeste de León, el centro de Ourense y un buen número de localidades extremeñas.

No son solo problemas de suministro de agua, el impacto de la sequía se signo ya entre un 1% y un 2% del PIB

Pero no es sólo que si no llegan las lluvias el suministro de agua potable puede hallarse seriamente comprometido en todo el país, sino que la sequía tiene consecuencias directas hasta en el recibo de la luz.

Cuando hay chaparrón en exceso y los pantanos se llenan, las hidroeléctricas se ven obligadas a aclarar las compuertas y producir energía. Eso hace que los precios bajen. Pero cuando desliz agua, las empresas hidroeléctricas pueden atreverse cuándo producen energía. Esto hace que (centro por usar el precio, centro por aligerar la presión) la sequía produzca que la energía hidroeléctrica aparezca cuando los precios del kWh están más altos.

Si las consecuencias económicas se cifran ya en el equivalente a entre un 1% y un 2% del PIB, las consecuencias ecológicas no se quedan a la retaguardia. Las deposición acumuladas y el peligro que corre la agricultura y la ganadería tras tantos meses comprometen la recuperación de los ecosistemas fluviales.

Esto está generando muchos problemas socio-políticos. Los conflictos entre cuencas y comunidades ya son toda una tradición. Sin confiscación, es cierto que hay serias dudas tanto sobre el sistema hídrico como las redes de abasto.

La necesaria transformación digital de la red de abasto

Nikita Sypko 95480

La prevención y la planificación es un hábitat esencia en nuestra capacidad para afrontar las sequías, pero es cierto que las redes de abasto no están todo lo afinada que podría. La fragmentación de las redes de agua de agua potable y de regadío, la escasez de datos a tiempo actual sobre consumo de distintos tipos y las dificultades para gestar políticas globales verdaderamente flexibles hacen que nos planteemos muchas cosas.

Hace unos meses, hablábamos con Robert Glennon uno de los mayores expertos en agua del mundo y lo dejaba claro: “En los próximos diez años, España y América Latina van a sufrir (y mucho) con el agua”. Siempre que hablamos de energías renovables hablamos de la red eléctrica y de su reforma, ¿ha llegado el momento de integrar, modernizar y digitalizar las redes de abasto del país? ¿De crear una red inteligente? Parece que sí, que es la única forma de afrontar los retos hídricos del futuro.

Como ocurre con las inundaciones de Houston, no se puede proponer que estos fenómenos extremos estén provocados por el cambio climático, en los últimos 320 abriles, como explican Ernesto Tejedor y su equipo en un nuevo estudio, han existido periodos de sequías verdaderamente aterradores (con 1741 y 1879 llevándose la palma). Sin confiscación, sí hay evidencias más que suficientes para reforzar que el cambio climático las hace más probables. Por eso, en eso las organizaciones ecologistas tienen razón: “no podemos seguir gestionando estos problemas como las circunstancias siguieran siendo excepcionales


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales