El satélite más ligero que va a lanzar la NASA lo ha diseñado un joven indio de 18 años

El pequeño se fogosidad Rifath Shaarook, tiene 18 abriles y si todo sale según lo previsto, en junio se convertirá en el diseñador del comparsa más acelerado nunca puesto en (sub)ámbito: un dispositivo de fibra de carbono fabricado con una impresora 3D que la NASA tiene previsto propalar allá hacia lo alto.

En los últimos abriles, las agencias espaciales están en medio de una compleja relación de amor-odio con empresas privadas como Blue Origin o Space X. Y su respuesta está siendo creer válido por la ‘civilización espacial’ y los programas que tratan de aproximar los retos del universo a las aulas y a la sociedad del día a día.

El espacio está cada vez más cerca

sdfsdf

Este es el caso. Shaarook ha yeguada el Cubes in Space, un desafío organizado con la colaboración de la NASA y del Space Grant Consortium de Colorado. La idea es muy sencilla, pero está al capacidad de pocos: el software permite a jóvenes de entre 11 y 18 abriles aceptar a lugar un plan desde la concepción del mismo hasta que está colocado en el espacio.

No hay ni que opinar que no es falta demasiado espectacular: el cubesat de Shaarook (como se suelen denominar este tipo de satélites en miniatura) funcionará durante 12 minutos en un animación de gravitación cero. Puede parecer poca cosa, pero para el mancebo indio (que forma parte de Space Kidz India, una estructura que promueve la ciencia y la tecnología entre niños y adolescentes del país oriental) es una pasada.

hfg

Pese a provenir de una pequeña ciudad del sureste indio, Rifarh Shaarook, tiene una larga historia como inventor (todo lo larga que se puede esperar de un chaval de 18 abriles) y a los 15 ya ganó un concurso franquista para construir un creación meteorológico en la India.

Es cotilla. Hace unos meses, Jeff Bezos decía que hoy por hoy dos chavales en un garaje no podían hacer nada interesante en el espacio. Pero creía que sí tenía el potencial de resistir a convertirse en “la nueva Internet”. Y la verdad es que la historia de Shaarook es una muestra de que el espacio está cada vez más cerca.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales