el “primer banco móvil paneuropeo” toma posiciones en la batalla de las fintech

Uno de los sectores más amenazados por la revolución tecnológica es sin duda el financiero. Las fintech (empresas de servicios financieros basados en tecnología digital) no solo están atrayendo ingentes inversiones, sino que empiezan a capturar cada vez más clientes. Ante este auge muchos empiezan a dudar de que la banca tradicional sobreviva a la próxima década.

Hace unas semanas nos hacíamos eco de cómo las tres principales fintech europeas (Revolut, Monzo y N26) están ganando 7000 clientes diarios. De estas, solo Monzo y N26 tienen una abuso bancaria completa, pero de momento Monzo no está habitable para clientes de fuera del Reino Unido. Esto deja a N26 como la principal alternativa a las cuentas bancarias tradicionales en países como España.

Desde Xataka nos hemos propuesto analizar los servicios de esta compañía. ¿Realmente puede N26 sustituir a nuestro costado desde el móvil? ¿tiene poco único que nadie más ofrezca en el mercado? en definitiva ¿estamos delante un hype o la banca debería comenzar a preocuparse seriamente?

No solo una cartera digital, sino una cuenta bancaria efectivo

Uno de los mayores retos del sector fintech es ocurrir de ser un ‘complemento potencial’ a desplazar a la banca tradicional como principal proveedor de servicios financieros para la población caudillo. Las tarjetas virtuales son bártulos para comprar en internet, pero en el supermercado necesitamos una de verdad. Las ‘carteras digitales’ pueden ayudar a mandar nuestras finanzas, pero a la hora de la verdad hace errata un número de cuenta para acoger ingresos.

N26 ofrece ambas cosas de forma gratuita, lo que le hace destacar frente a competidores como Revolut (cuya interpretación gratuita ofrece tarjetas físicas pero no cuentas bancarias plenamente funcionales) o Bunq (donde sucede al contrario). Cada cliente de N26 tiene una cuenta bancaria registrada en Alemania, con un número IBAN que nos permite realizar transferencias y acoger ingresos como lo haríamos con cualquier cuenta bancaria tradicional.

El detalle de tener una cuenta bancaria en Alemania no es trivial. N26 no es un costado teutónico ofreciendo servicios en España (como por ejemplo ING, costado holandés que opera en España ofreciendo cuentas bancarias registradas en España), sino un costado teutónico que opera oficialmente en Alemania y acepta clientes residentes en España. En el mundo potencial es un detalle irrelevante, pero tiene algunas consecuencias prácticas: desde el punto de presencia fiscal, se prostitución de efectivo depositado en el extranjero, que hay que declarar como tal siempre que supere los 50.000 euros. Eso además implica que la cuenta está regulada y protegida por las instituciones alemanas y su fondo de respaldo de depósitos (que cubre 100.000 euros por persona y entidad, al igual que el gachupin).

También hay que considerar que al ser el número de cuenta un IBAN extranjero a veces no va a ser aceptado en España (por ejemplo para domiciliar algunos recibos). En teoría no debería ser así, interiormente de la zona única europea de pagos (SEPA) el IBAN es un identificador standard que ha de ser aceptado independientemente del país de la UE al que pertenezca; pero en la maña frecuentemente se exige que el número de cuenta sea gachupin (por ejemplo, por falta de software desfasado que aún usa el formato de los antiguos códigos de cuenta corriente españoles).

Tarjetas físicas gratuitas, aunque no virtuales

La interpretación gratuita de N26 ofrece una MasterCard de débito plenamente operativa, que se recibe por correo en la dirección indicada aproximadamente una semana a posteriori de solicitarla. Aparte de un flamante diseño transparente, es compatible con Apple Pay y se puede sitiar instantáneamente desde la app. La política de uso exacto incluye cinco extracciones gratuitas mensuales en cajeros de todo el mundo, pero hay que tener en cuenta las comisiones adicionales que muchas entidades cobran por el uso de sus cajeros, con las cuales la entidad emisora de la maleable no tiene que ver, y que se han extendido conveniente en España en los últimos abriles.

La interpretación gratuita requiere un compromiso minúsculo de uso (al menos nueve pagos con maleable cada tres meses), de lo contrario se cobra una comisión de mantenimiento pasado ese tiempo. La interpretación premium (5,90 € al mes) incluye una maleable ‘black’ sin compromiso de uso minúsculo y sin comisiones de cambio al extraer moneda extranjera. Lo más interesante de esta opción es el paquete de seguros asociado (de delirio, de robo de móviles y de robo de efectivo en cajeros). N26 está preparando por otra parte el dispersión de una monopolio tarjeta metálica, elaborada en tungsteno, aún no habitable.

Una función que ofrecen algunos competidores y no está presente en N26 es la posibilidad de crear tarjetas virtuales bajo demanda para realizar pagos por internet. Por otro banda, Cash26, el servicio de cashback en comercios (que sería muy útil para evitar las comisiones que cobran muchos bancos por usar sus cajeros) está habitable solo en Alemania, sin visos de ser extendido a España por el momento.

Manejando todo desde el móvil… pero no solo desde el móvil

Ebs N26b

Como es habitual en estos casos, N26 ofrece una interfaz muy cuidada y ligera de usar, conveniente minimalista en comparación con otros competidores, y adaptada a los últimos avances como FaceID. Como contrapartida a su sencillez, las funciones de papeleo financiera de la app de N26 no son excesivamente avanzadas, más allá de las estadísticas de desembolso (en diámetro con los productos ofrecidos, sencillos y estandarizados).

Una delantera de N26 frente a otros competidores es que no es solamente una app móvil, sino que tiene una interfaz web desde la que además se pueden aceptar a todas las funcionalidades, con opciones extra como la descarga de extractos informativos en PDF o la desincronización de dispositivos móviles asociados.

Si nos registramos como residentes en España, veremos que hay opciones no disponibles (como por ejemplo, la opción ‘parquedad’, que promete intereses de hasta el 1,6% anual). Se prostitución de productos ofrecidos por terceros que no tienen presencia en todos los países en los que opera N26. Aunque prometen ‘trabajar duro’ para extender estas opciones a todos los clientes, no hay fechas concretas para ello.

Los planes de N26 para conquistar Europa

Nos hemos puesto en contacto con N26 para conocer sus planes de expansión y las novedades que podemos esperar en un futuro cercano. Su director de mercados internacionales, Alexander Weber, se vanagloria de ser nulo menos que “el primer costado móvil paneuropeo” así como de favor tocado medio millón de clientes en escasamente dos abriles “basándose en recomendaciones de clientes existentes a sus amigos“.

Weber nos palabra por otra parte de las alianzas de N26 con otras fintech para diversificar su pericón de productos. Por ejemplo, la asociación con el marketplace de depósitos a plazo fijo Raisin permite a N26 ofrecer a sus clientes alemanes tasas de interés superiores a los de la banca tradicional, un servicio que se ha extendido recientemente a Austria, mientras que en Francia ofrecen préstamos en colaboración con Younited. Sin retención, N26 no tiene planes concretos de extender estos servicios a sus clientes españoles: “dependiendo de la demanda en otros mercados estamos abiertos a estudiar su expansión“. Un servicio que sí está habitable para clientes españoles son las transferencias en moneda extranjera con las competitivas tasas de cambio ofrecidas por TransferWise.

N26 se vanagloria de ser ‘el primer costado móvil paneuropeo’, aunque su propuesta de productos depende del país de residencia del cliente

Preguntados por su táctica para dar el brinco desde la clientela ‘techie’ a los sectores mayoritarios de la población, N26 no comenta planes concretos pero dice inspirarse en AirBnB y Spotify: “creemos que usar servicios bancarios debería ser tan ligera y agradable para nuestros clientes como escuchar música o reservar unas descanso en sus aplicaciones favoritas“. Pese a las buenas intenciones, está por ver si eso es suficiente para diferenciarse en un mercado donde la competencia es feroz, y donde muchos grandes bancos tradicionales están desarrollando cada vez mejores apps y servicios digitales.

Quizá la gran delantera que, de momento, presenta N26 frente a otros bancos sin comisiones es la sencillez para brindar una cuenta y acoger una maleable. Hemos comprobado como el proceso de identificación se puede realizar completamente a través de la app sin ningún papeleo físico, en una videollamada en la que nos atienden en castellano. Por lo demás, N26 es un costado móvil con gran potencial para ser uno de los vencedores en la batalla europea de las fintech, aunque de momento, al menos en España, lo tiene complicado para salir del hornacina de ‘segundo costado’.

Pero ¿cómo deseo efectivo N26?

El maniquí de negocio de la banca tradicional es beneficiarse de la diferencia de tipos de interés entre el efectivo prestado (hipotecas y créditos) y el depositado (cuentas corrientes y depósitos a plazo), a lo que se le añaden las comisiones de servicio (por ejemplo, por transferencias a otros bancos o cambios de divisa) o por saldo de productos de terceros (pólizas de seguros o fondos de inversión). Pero la nueva hornada de bancos digitales a la que pertenece N26 generalmente no ofrece préstamos ni hipotecas – y en cualquier caso, en el contexto contemporáneo los márgenes de interés que obtendrían son minúsculos.

Entonces, ¿cómo logran ingresos? la primera secreto son las tarjetas. Siguiendo la reguero marcada por Simple (pionero norteamericano de la banca digital actualmente propiedad del BBVA), bancos como N26 ofrecen tarjetas gratuitas a sus clientes y reciben parte de la comisión asociada a cada suscripción que el cliente realiza con ellas. Ese es el motivo fundamental por el que la interpretación gratuita de N26 exige que el cliente realice al menos 9 pagos trimestrales con la maleable proporcionada. Otra fuente de ingresos es la saldo de productos de terceros, de ahí los mencionados partnerships con Raisin o Younited.

El maniquí de negocio de N26 se podio en comisiones por uso de tarjetas y saldo de productos de terceros, aunque al no estar cotizada desconocemos su rentabilidad efectivo

Aún así, trabajar un costado no es saldo, y menos aún con el maniquí freemium que propone N26. Está aún por ver si el maniquí de negocio del costado digital teutónico es rentable. Al no ser una compañía cotizada no tienen obligación de destripar sus cuentas al sabido, lo que genera ciertas dudas sobre la capacidad de originar beneficios de N26. A esta opacidad se le suman episodios como el acaecido hace un par de abriles, cuando N26 cerró cuentas de cientos de clientes por “actividad sospechosa”, que en muchos casos simplemente consistía en un uso intensivo de cajeros automáticos (un servicio que siempre resulta muy caro para el costado emisor de la maleable cuando el cajero utilizado pertenece a un competidor).

Pese a las dudas, teniendo en cuenta el ritmo de adquisición de clientes y las expectativas generadas, habrá que estar atentos a la transformación de N26. Junto a competidores como Revolut o Bunq prometen dar más de un quebradero de persona a la banca tradicional europea. Aunque siempre desde un sano desconfianza: tal como dice el nuevo director de innovación de ING, uno de los bancos tradicionales con más reputación de rupturista, a la hora de musitar de los nuevos bancos digitales… ¿dónde está la rentabilidad?

En Xataka | Atención bancos tradicionales: estas alternativas fintech están captando 7000 clientes al día en Europa


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales