El LG V30 es el G6 que siempre quisiste tener

LG no ha tenido demasiada suerte con sus teléfonos en los últimos primaveras. El G4 estuvo rodeado de demandas por sus muchos reinicios y problemas de funcionamiento, el G5 y sus módulos funcionaron entre el sabido, y ahora parece que los G6 y V20 han conseguido animar la situación, pero no lo suficiente como para poner en apuros a sus grandes rivales. ¿Será el V30 el impulso que estábamos esperando? Eso parece.

El nuevo V30 llega con un diseño muy desinteresado y elegante, a la par que cómodo. El G6 y el V20 buscaba resaltar las esquinas con borde cuadrados, pero el V30 hace calibrado lo contrario, suavizando las esquinas con curvas y bordes redondeados de un Gorilla Glass 5 que encaja a la perfección en el entorno metálico. En la mano se siente efectivamente activo, más de lo que puede parecer, y posiblemente con las mejores sensaciones que ha podido dar un teléfono de LG en todo este tiempo.

Pero tras toda esa elegancia además se esconde una capa de durabilidad, certificada con IP68 para tener agua y polvo. Encontraremos un puerto de auriculares, una ranura para tarjetas microSD y un puerto USB-C, así como un mando de inicio con conferenciante de huellas integrado en la parte trasera y un conjunto de doble cámara. Aquellos poseedores de un V20 lamentarán la desaparición de la hilera extraíble, aunque LG ha conseguido incrementar la capacidad hasta los 3.300 mAh.

Si hay poco que destacar en el V30 es la pantalla, un panel OLED de biseles muy apurados que mejoran el aspecto infinito del G6, manteniendo la proporción súper alargada con 2.880 x 1.440 píxeles. LG vuelve a comentar que esta proporción es ideal para funciones de pantalla partida, y lo cierto es que efectivamente es así. Lamentablemente el cristal parece no ser demasiado resistente a arañazos, así que habrá que tener cuidado del uso del teléfono sin manguita protectora.

La desaparición de la segunda pantalla de la serie V ha obligado a la marca a incluir la indicación Pantalla “Flotante”, un pequeño cuadro de accesos directos que permitirá realizar determinadas acciones según la aplicación que estemos utilizando. La pena es que esta mostrador sólo estará acondicionado con la pantalla encendida y el teléfono desbloqueado, así que pierde proporcionado utilidad en la mayoría de ocasiones.

En su interior el teléfono cuenta con un procesador Snapdragon 835 con 4 GB de RAM, una pareja que difícilmente tendrá apuros de ejecutar juegos y acciones de multitarea, pero que tendremos que esperar al impulso de unidades finales para poder presentar resultados de benchmarks, si es lo que estabas buscando.

Al igual que ocurre con el G6, este V13 presenta una pareja de cámaras de 16 y 13 megapíxeles, una principal y otra angular con la que no perder detalle en distancias cortas. LG sigue apostando por en angular en circunstancia del tele con desenfoque, y es poco que en cierta guisa acaba caracterizando al terminal.

Por zaguero, otra de las grandes incorporaciones es el procesador HiFi Quad Dual, que ofrece mayores bajos, y que consigue reproducciones más nítidas que antiguamente. El procesado del DAC se puede ajustar manualmente, pudiendo escoger entre varios pressets según nos convenga.
Por ahora tendremos que seguir esperando hasta que LG se anime a difundir el producto, pero conocido lo conocido, estamos frente a un terminal que ha sabido ofrecer calibrado lo que los usuarios pedían y que sabrá marcar una nueva época en LG.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales