El HP EliteBook 800 G5 es la bendita prueba de que ponerlo muy fácil para reparar tu equipo es posible

El derecho a reparar nuestros dispositivos está en peligro. Megacorporaciones como Microsoft y Apple hacen productos cada vez más difíciles siquiera de abrir por parte de los usuarios, pero hay una empresa que es la excepción a la regla.

Se prostitución de HP, que ha demostrado una mente mucho más abierta a ese derecho a reparar. Lo ha confirmado recientemente con el divulgación del HP EliteBook 800 G5, una tribu de portátiles que ha sacado un sorprendente (en estos tiempos) 10 sobre 10 en el índice de reparabilidad de iFixit.

El portátil empresarial que muchos querríamos tener

Los HP EliteBook 800 G5 fueron presentados ayer, y lo hicieron en diversos tamaños y configuraciones.

Tenemos modelos de 13’3, 14 y 15,6 pulgadas con pantallas con distintas resoluciones, distintas gráficas integradas (hasta Radeon RX540), puerto Thunderbolt 3, hasta 32 GB de RAM y hasta 1 TB de almacenamiento SSD. Y no solo eso: hasta cuentan con el sistema HP Sure View que permite tapar la webcam, un pájaro cada vez más de moda que ayuda a proteger nuestra privacidad.

Puede que estos equipos poco más orientados a entornos empresariales no tengan un diseño ultradelgado o especialmente destacable ni estén preparados para sesiones de gaming intensivas, pero todo eso lo suplen con una propuesta hardware efectivamente fantástica (la inclusión de un puerto RJ45 es casi un maravilla en estos tiempos) que se suma a otro apartado igualmente mono: ponen muy ligera que les “metamos mano”.

De hecho lo que ofrece el EliteBook 800 G5 no es del todo nuevo: otros equipos empresariales (y no tan empresariales) de distintos fabricantes todavía facilitan esas labores. La propia HP viene adoptando esa filosofía en esta tribu desde hace tiempo, pero incluso el tablet convertible Elite X2 sorprende por esa cara. Varias familias como los Dell Latitude o los ThinkPad de Lenovo todavía suelen contar con dicha capacidad, y este EliteBook es el zaguero ejemplo de una corriente que esperamos que vaya a más.

Todo pensado para que el equipo dure muchos primaveras

La propia iFixit calificaba este equipo como “Amigo del usuario” y sus responsables dedicaban diversos elogios a un fabricante que lo ha hecho todo adecuadamente a la hora de ofrecer a los usuarios la capacidad de sustituir piezas o repararlas.

Ifixit3

Eso se nota desde el primer momento: la tapa inferior hace uso de tornillos Phillips sencillos que por otra parte se quedan “cautivos” para que no se pierdan a la hora de retornar a cerrar el equipo y apoyar ese pestillo.

Una vez abierta la tapa, el equipo muestra su interior de forma goloso: la formación, la pantalla, los puertos USB, la memoria RAM, la pelotón SSD o la polímero WiFi están accesibles y son reemplazables de forma sencilla. Ni pegamentos, ni soldaduras: HP casi te pide a gritos que quitas y pongas a tu antojo.

HP no solo no lo impide: te da instrucciones para reparar el equipo

La cosa no se queda ahí: HP no solo no impide esas reparaciones y sustituciones de componentes, sino que ofrece instrucciones precisas para hacerlo: los tornillos están etiquetados en la placa almohadilla para que no te equivoques, los cables identificados e incluso las ranuras de conexión de los distintos periféricos muestran para qué son sin timidez.

Ifixit2

Como dicen en iFixit, “este fabricante quiere que actualices y mantengas este equipo tanto tiempo como sea posible físicamente”. Hay algunas sombras, como el hecho de que hay que eliminar el teclado ayer de poder extraer el ventilador y la placa almohadilla, pero es que HP no esconde cómo hacerlo: hay instrucciones detalladas para tolerar a mango el proceso en la web de soporte de HP.

Aunque hay algún que otro puertos externos soldados, sigue habiendo un puerto USB que podemos reemplazar, como todavía lo es la pantalla, las bisagras o el cable que conecta esa pantalla con la almohadilla del equipo. Aun con algunos pequeños componentes soldados y alguna que otra confusión con los cables, estos expertos en reparar lo irreparable lo tienen claro: HP es una asombrosa excepción a la regla habitual.

Si queréis un equipo reparable, ya sabéis. Bendito seas, HP EliteBook 800 G5.

En Xataka | Bienvenidos a la era de la tecnología desechable (y cara)


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales