El heredero de Samsung es condenado a 5 años de cárcel por soborno

Samsung va a tener que arreglárselas sin su flagrante líder durante unos cuantos abriles, ya que un tribunal surcoreano ha obvio a Lee Jae-yong culpable de soborno y malversación de fondos. El ejecutante ha sido condenado a cinco abriles de prisión, un periodo, eso sí, notablemente inferior de los 12 abriles a los que un principio se enfrentaba. El medio The New York Times recoge hoy en su publicación que esta condena es sin requisa lo suficientemente larga como para ser considerada una cachas consentimiento en un país que está acostumbrado a imponer penas mucho más ligeras a las principales figuras empresariales.

También conocido como Jay Y. Lee, el ejecutante es en sinceridad vicepresidente de la poderosa empresa coreana, pero lleva varios años a cargo, como heredero que es, luego de que su padre sufriera un ataque al corazón.

Lee fue arrestado a principios de este año luego de que los escándalos de la presidenta del país, Park Geun-hye, y su amiga y asesora, Choi Soon-sil (apodada “la Rasputina coreana“), salieran a la luz. El condenado donó unos 32 millones de euros a fundaciones sin actitud de interés operadas por la Rasputina, a cambio de conseguir ciertos favores políticos que le allanaran el circunscripción para la aprobación regulatoria de la fusión de dos filiales de Samsung. Muchos accionistas se opusieron a este movimiento, sin requisa se ejecutó gracias al “respaldo” que Lee Jae-yong había conseguido del gobierno -pra que te sitúes mejor: la enorme red que confirma la firma Samsung está involucrada no sólo en el negocio de la electrónica, sino asimismo en el transporte naval, la medicina y en muchas otras industrias.

Former South Korea President Park Geun-hye Appears In Court for Trial

El tribunal encargado de emitir la sentencia apunta que la fiscalía presentó suficientes evidencias para demostrar que el flagrante presidente de Samsung sobornó al gobierno para obtener su apoyo en la citada fusión, un movimiento que por otra parte amplió su poder sobre Samsung Electronics, la división encargada de sus teléfonos, televisores y otros dispositivos -que se considera la principal fuente de ingresos del conglomerado empresarial (denominado chaebol en el mundo de negocios de Corea del Sur).

Tras conseguir que nos olvidáramos del caso Note 7 -recuerda que su sucesor ya está aquí-, entregar teléfonos Galaxy S8 como rosquillas y guardar unos últimos resultados financieros más que favorables, las cosas vuelven a torcerse (y mucho) para Samsung. Será interesante ver cómo plantea su dirección ahora que su líder pasará un buen tiempo sin posibilidad de animarse ausencia.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales