El día que Nintendo se atrevió a ceder su tecnología a Panasonic para crear una consola multimedia

¿Una consola de Nintendo con capacidades de centro de entretenimiento? No, eso no existe, dirán algunos, pero la verdad es que sí, y se negociación de uno de esos extraños y (casi) únicos casos en los que Nintendo se ha atrevido a despachar la tecnología de sus consolas, en este caso a Panasonic.

En 2001, en plena ataque de lanzamientos de consolas de la indicación sexta procreación, el mercado ya había recibido a la Playstation 2 un año antiguamente, y Microsoft entraba en este circunscripción con el tiro de su Xbox. Una de las características principales de estas consolas era su soporte a DVD, por lo que podían ser usadas como centros de entrenamiento. Por otro banda, la respuesta de Nintendo era la GameCube, la cual se centraba sólo en videojuegos, ya saben, Nintendo jugando a lo suyo.

Sin incautación, pocos saben que Nintendo sí que lanzó una GameCube con capacidades multimedia (bueno, más o menos), la ‘Panasonic Q’, la que muchos creen que hubiera sido la salvación de la compañía.

Panasonic Q

La Panasonic Q, todavía conocida simplemente como Q o GameQ, fue una postura arriesgada y única en el interior de la sexta procreación de consolas, ya que se trataba de una traducción mucho más sofisticada de la GameCube, tanto en funciones como en diseño, la cual sólo fue lanzazo en Japón el 13 de diciembre de 2001 con un precio de 439 dólares.

Cabe señalar que la Q no fue fabricada por Nintendo, sino por Panasonic, esto oportuno a un acuerdo entre Matsushita, dueños de la marca Panasonic, y Nintendo, donde el fabricante japonés sería el encargado de producir los discos ópticos para la consola, así como el sistema de recitación. Todo esto bajo la condición de que Nintendo cediera la tecnología de su consola a Panasonic, lo que les daba derecho a fabricaron una traducción de la GameCube con disertador de DVD y capacidades de centro de entretenimiento.

Esta no era la primera vez que Nintendo licenciaba su tecnología, ya en 1986 había firmando un entendimiento similar con Sharp, a quien le daba la autorización de usar su Famicom (conocida en poniente como NES) en otros productos que no serían fabricados por Nintendo. Es así como nació el Twin Famicom, un consola capaz de repasar cartuchos y disquetes, y la Sharp Nintendo Televisión, que fue un televisor (el primero de este tipo) en incorporar una consola en su interior, y el cual fue animado en 1989.

Panasonic Q

Más que una consola, la Q era un reproductor de DVD con capacidades de consola. Lo que más se destacaba del Panasonic Q era su precioso diseño, que mantenía el aspecto de cubo pero con acabados más elegantes que la convirtieron en todo un objeto del deseo. Contaba con chasis fabricado en hoja inoxidable y un primero en cristal pulido en rematado espejo, con unos atractivos LEDs color celeste en los conectores de los mandos, y con todo y pantalla LCD retroiluminada.

El Panasonic Q incluía un mando para arriesgar con la marca Panasonic, y un mando para controlar las funciones de reproductor. A diferencia del GameCube, la Q contaba con una clásica bandera de carga primero para los discos, y añadía utensilios que la consola de Nintendo no tenía, como salida óptica para audio digital, compatible con DTS y 5,1 canales, así como un puerto para conectar un subwoofer. Pero lo más atractivo es no tenía “ladrillo” para conectarse a la energía eléctrica, ya que éste se incorporaba al cuerpo de la consola, por lo que sólo necesitamos un cable.

El maniquí de tiro sólo era capaz de repasar DVDs región 2 y contaba con incomunicación de región para los discos de GameCube. Pero con el objetivo de impulsar sus ventas, meses más delante se lanzó una traducción mejorada la cual ampliaba su compatibilidad a DVDs de todas regiones, adicionalmente de soporte a CDs de Audio, MP3 y CD-R. La parte atractiva es que en esta nueva traducción ya se podían usar juegos en formato NTSC y JAP, mientras que el soporte a PAL nunca llegó.

Panasonic Q Console Back

A pesar de todas estas bondades, la Q nunca salió de Japón, y su producción fue cancelada en diciembre de 2003, con sólo dos abriles de vida. A pesar de que no hay cifras oficiales de ventas, se estima que Panasonic vendió casi 100.000 unidades. Muchos aún se preguntan qué hubiera pasado si Nintendo hubiese animado esta consola en 2000, al mismo tiempo que la PS2, y con una arriesgada organización de precio, ¿la GameCube se habría redimido del fracaso? Nunca lo sabremos.

A día de hoy, la Panasonic Q se puede conseguir en eBay o viejas tiendas de tecnología, donde tiene un precio que ronda los 300 dólares usada.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales