1492631063_450_1000.jpg

El caso del fantástico exprimidor wifi de 400 dólares que podemos sustituir simplemen

Silicon Valley es una manufactura de ideas maravillosas, pero esta vez no nos referimos a empresas tan conocidas como Apple o Google, sino a una harto más pequeña que logró seducir a inversores con una idea aparentemente no muy revolucionaria: un exprimidor. Bueno, un exprimidor conectado a internet y en el que no se introduce fruta, sino unos preparados que distribuye la misma empresa.

La compañía en cuestión (y el producto) se pasión Juicero y nació para hacer conmover a los consumidores el “mejor zumo de la historia” del campo al vaso. Esta idea logró seducir a algunos inversores y salir al mercado, pero éstos han viejo descubriendo que el sistema en sinceridad es completamente reemplazable por sus propias manos.

Un Jobs multivitaminas

Poner un paquete de producto Juicero en el exprimidor, pulsar un pulsador y obtener el zumo, sin pelar, cortar o mancharse. Ése es el prontuario del proceso de dos minutos que nos da el zumo a partir de una bolsa que contiene una mezcla de ingredientes y que vende la propia empresa por un precio de entre 4 y 8 dólares la bolsa (se venden en packs de unas seis).

¿Y la wifi? Porque como no podía ser de otro modo, There’s an app for that, de hecho la aplicación es necesaria para usar el exprimidor, según indica la web. En ella puede encontrarse el estado del pack de zumo (leyendo un QR), ver los nutrientes que hay en cada uno o administrar los pedidos de más paquetes.

Juicero App

La máquina ejerce una presión sobre ésta de 3-4 toneladas, “suficiente para levantar dos teslas” según dijo su creador Doug Evans. Un producto final costó a Evans, quien se compara con Steve jobs, 1.200 días y 12 prototipos hasta que logró aplicar todo lo que fue aprendiendo sobre alimento, diseño y negocios. Sobre todo esto postrero ya que el precio de salida de Juicero era inicialmente de 699 dólares.

¿Os convence la propuesta? A quien sí convenció fue a unos cuantos inversores, entre ellos el jugador de baloncesto profesional Kobe Bryant. Sin conocerse el número exacto de éstos, Evans llegó a fijar según Fortune que recogió hasta 120 millones de dólares, así que (si esto es así) poca broma con el exprimidor wifi.

Sorpresa, sorpresa

Tal y como introducíamos, resulta que la presión que hace Juicero la pueden cultivar nuestras propias manos, tal cual lo hacemos si hemos consumido geles deportivos, yogures monodosis u otros productos que se venden en bolsas que se estrujan para tomar su contenido (no es necesaria la fuerza para poder exculpar dos Teslas, ni siquiera para el retrovisor). En Bloomberg lo muestran en un sencillo vídeo, extrayéndose la misma cantidad de saldo que con la máquina y en ocasiones en menos tiempo.

En la publicación todavía se hacen eco de que algunos de los inversores se sorprendieron al descubrir esto (encima de acoger un producto más ancho de lo que propuso Evans). Una opción harto más económica al no precisar un exprimidor que, aunque se rebajó a casi la mitad, sigue costando unos 400 dólares. Pese as esto, algunos siguen encantados con el producto como Doug Chertok, que afirma que “sigue siendo un gran fan” pese a tener claro que puede obtenerse el mismo resultado con sus propias manos.

Juiceto 02

De momento se han menguado a entregar packs de zumos sólo a propietarios de la máquina

Desde la empresa de momento no se han pronunciado, aunque fuentes cercanas afirman que la compañía tiene conocimiento del “método alternativo” y que aseguran que mucha muchedumbre sigue prefiriendo la máquina por lo práctico, y por la información que ésta proporciona al repasar el código QR de los packs. Lo que han hecho es condicionar la saldo de packs de zumos a los propietarios de una máquina, de hecho sólo para consultar el precio de los mismos hemos tenido que aparentar una transacción de un Juicero.

Juicero Packs

Lo que sí que aseguraron es que las ventas superaron sus expectativas y que bajando el precio el producto era más accesible a los posibles compradores, los cuales de momento han de residir en uno de los 17 estados de Estados Unidos a los que distribuyen.

Teniendo en cuenta todo esto cuesta un poco creer que haya un target para poco así, considerando que incluso el coste de cada bolsa puede conmover a ser longevo que el de un conocido o un zumo en cualquier cafetería (donde siquiera nos manchamos), aunque parte del aliciente es lo saludables que supuestamente son los packs. Veremos si la propuesta sigue funcionando, de momento ahí siguen pese al parada coste del artilugio y el método manual que ya es vox populi.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales