el caso de eCooltra en Barcelona

Las ciudades están cambiando. Las micción de sus habitantes, asimismo. No tener transporte privado era signo de un bajo nivel crematístico o de una personalidad más adecuadamente rara, y ahora cada vez más personas apoyan el obedecer de servicios de transporte para librarnos de todo lo que implica perdurar un coche.

Esos servicios de transporte pueden ser públicos o privados, y en el caso de las empresas privadas estamos en una época en la que docenas de empresas aplican su propio enfoque para solucionar los problemas de movilidad de las zonas urbanas: suscripción a bicicletas urbanas como Bicing, despabilarse coches con plazas libres como BlaBlaCar, Uber y sus distintas modalidades, los coches eléctricos de eMov y car2Go, Cabify… Hoy hemos hablado con una de ellas desde sus oficinas centrales en Barcelona: eCooltra.

De inquilinato tradicional a consumo colaborativo

Ecooltra Motos Una moto convencional de Cooltra adjunto a una moto eléctrica de eCooltra. Dos motos y dos modos diferentes de alquilarlas.

eCooltra forma parte del comunidad Cooltra, empresa de inquilinato de motocicletas convencionales de gasolina que empezó con 25 vehículos en 2006 y que desde entonces ha ido creciendo a un ritmo que durante los últimos dos primaveras se ha acelerado. Lo inició Timo Buetefisch, germánico que decidió habitar y trabajar en Barcelona desde hace casi 15 primaveras. Cooltra tiene ahora más de 11.000 motos en inquilinato por cinco países (España, Portugal, Francia, Italia y Brasil), y el 15% de esas motos son eléctricas. En cada moto hay dos cascos, conexiones USB para cargar smartphones u otros dispositivos y artículos de higiene como toallitas.

Durante esos primaveras el comunidad Cooltra se ha consolidado como líder europeo en el inquilinato de vehículos de dos ruedas, pero estamos hablando de un maniquí más tradicional, sin aplicación móvil. Para charlar de las motos eléctricas ya hay que sujetar al servicio concreto con aplicación móvil llamado eCooltra, que es la reto por la innovación que Cooltra ha enérgico viendo el crecimiento de la peculio colaborativa. Ambos servicios han nacido en Barcelona, ciudad cuyos habitantes son amantes predilectos de las motos para desplazamientos urbanos (hay más de 200.000 en la ciudad, de 1,6 millones de habitantes)

Ecooltra Oriol Oriol marimón-Clos, CEO de eCooltra, montado en una de las motos del servicio.

Nos recibe Oriol Marimón-Clos, CEO de eCooltra desde mayo de 2016, quien nos explica que la idea de este servicio nuevo basado en una aplicación nace hace unos dos primaveras de un estudio como el que haría cualquier otra empresa para ver cómo exprimir el consumo de bienes compartidos. Las oficinas de eCooltra en Barcelona acogen los servicios centrales del servicio a nivel europeo: es “nuestra ciudad insignia” como nos comenta Oriol.

Echemos un vistazo a las cifras: en estos momentos eCooltra tiene 40.000 usuarios registrados y una flota de 360 motos eléctricas en Barcelona que puedes traspasar directamente desde su aplicación oficial con expectativas de ampliar más en el futuro. Adicionalmente ya se ha hecho una primera etapa del divulgación en Madrid, Lisboa y Roma. En estas otras tres ciudades se han empezado a dar los primeros pasos con unas 25 motos entre enero y febrero, y cerca de de semana santa veremos un despliegue con más vehículos para ir asentándose. En un momento eCooltra se propuso hacer clases para enseñar a los clientes a acostumbrarse a las motos eléctricas, pero la demanda era tan descenso que finalmente se dejó pasar: conducir una de estas motos es poco mayormente sencillo para cualquiera que tenga carnet.

El objetivo es, de momento, crecer. eCooltra consigue ingresos de los 24 céntimos por minuto que cuesta utilizar sus motos. Es más caro que eMov (19 céntimos el minuto) o Car2Go (21 céntimos el minuto), pero no hay cuota de reincorporación de 9 euros ni tarifas adicionales al pasar ciertas distancias.

El tratamiento de los datos anónimos que puedan conseguir de esos viajes lo dejan para cuando tengan un comba decano de viajes (tienen unos 100.000 desde noviembre hasta ahora en Barcelona). En esos datos puede ocurrir escondidas estadísticas interesantes, como zonas donde se usan más las motos, horas punta y barrios en los que hay más demanda.

Barcelona como ciudad donde sus habitantes tienen que educarse

Ecooltra Interfaz La propia aplicación de eCooltra te delimita las zonas en las que puedes apartar sus motos eléctricas, que son básicamente todas aquellas en las que una furgoneta puede ceder para cargarlas.

La caudal catalana es una ciudad que tiene muchas motocicletas, lo que hace que deduzcas la razonamiento de tener presencia precisamente aquí para triunfar con un servicio de inquilinato de motos eléctricas por minutos. Pero Oriol nos admite que aunque eCooltra esté creciendo, no lo ha hecho al ritmo que esperaban. La causa: en Barcelona no hay todavía esa filosofía o convencimiento de que los servicios colaborativos son efectivos.

Ciudades como Madrid ya tienen un Car2Go o un eMov, y gracias a que la familia ya los ha ido usando la velocidad de penetración y captación de usuarios es mucho más rápida de la que te encuentras aquí en Barcelona. Aquí hay una población que tienes que educar en ese sentido. En Barcelona el Bicing te da información sobre en qué estaciones hay más o menos bicicletas, una información muy básica con la que no hay que enfrentarse a un “momento de la verdad” en el que hay que reservar el transporte.

Eso ya ha hecho que en las primeras pruebas de Madrid, el equipo de eCooltra haya pasado una curva de asimilación más buena que en Barcelona. Es cotilla, pero Car2Go y sus coches eléctricos de alquiler van a ayudar a que las motos de eCooltra caigan mejor entre los madrileños.

Por eso no consideran que servicios como Car2Go o eMov sean competencia. Para Oriol se comparte un mismo objetivo de que el legatario pueda salir de su casa sin un transporte privado y sepa que “sin ningún problema va a tener una decisión u otra para ir a su destino“. Cuantos más servicios de consumo colaborativo haya, mejor.

Nosotros no podemos competir contra un eMov que lleve a una tribu de 4 personas a algún sitio, pero sí que podemos prometer que con nuestras motos aparcarás muy cerca de tu destino sin que pierdas tiempo buscando aparcamiento.

Y no, no podemos puntualizar eCooltra como “un bicing, pero con motos”. En el Bicing vas a las estaciones a dar asilo y dejar las bicicletas, mientras que con eCooltra tienes que ir a despabilarse motos aparcadas donde quieras y dejarlas en las zonas en las que el servicio da cobertura. Esas zonas aparecen adecuadamente delimitadas en la aplicación, y cubren gran parte de la Ciudad Condal.

Ecooltra Cascos Todas las motos de eCooltra vienen con dos cascos en sus compartimentos.

Además Oriol ha enfatizado la diferencia que hay entre las aplicaciones móviles de Bicing y eCooltra, en el sentido de que con Bicing no haces más que mirar información de disponibilidad y otros datos mientras que la aplicación de eCooltra se usa asimismo para controlar la propia moto (desbloquearla, aclarar sus compartimentos, hacer que toque el claxon para localizarla adecuadamente si hay muchas motos aparcadas…).

Y con tantas noticiario sobre la presión del sector del Taxi en España, ¿se ve intimidada eCooltra? Oriol cree que esos taxis y las motos de eCooltra cubren a tipos de clientes lo suficientemente distintos como para que no haya problemas. También se ven demasiado pequeños en comparación con el sector del taxi como para acoger esa presión que sufren Uber y otras compañías. Barcelona, de hecho, es la única caudal europea que no tiene Uber por las medidas que ha tomado el Ayuntamiento de Barcelona

¿Y ese Ayuntamiento, ha ayudado a eCooltra o lo ha intentado estrechar? Pues ni una cosa ni la otra. Pensemos que el servicio no pide cero de sus clientes más allá de que tengan un carnet de conducir apto para las motos:

Ni nos han bloqueado ni nos han puesto la felpudo roja para decirnos “la calle es vuestra”. Nos ha respetado y a partir de aquí nosotros nos hemos ceñido a la norma que aplican para cualquier tipo de flota privada que se pueda mover por la ciudad.

Ética y picaresca: hecha la ley, hecha la trampa

Ecooltra Oficinas eCooltra da servicio a toda europa desde sus oficinas de Barcelona.

La picaresca de los usuarios es poco de lo que teníamos que charlar, sobretodo posteriormente de ver cómo muchos usuarios de Car2Go en Madrid aparcan los coches en garajes privados para “guardárselos” impidiendo que otras personas puedan cogerlos incluso habiéndolos reservado mediante la aplicación del servicio. Aquí Oriol es claro: es poco difícil de detectar hasta el punto en el que me confiesa que no me sabría sostener si ha ocurrido o no y está seguro que algún caso habrá habido.

Asegura, eso sí, que si lo detectan no dudan en sancionarlo. En cuanto a la familia que aparca las motos de Ecooltra en sitios donde no se permite el aparcamiento, como en medio de las aceras, Oriol lo define con una sola palabra: incivismo. Eso es inexcusable, aunque protegen adecuadamente las motos de posibles robos o usos en horas no autorizadas (desde la 1 hasta las 6 de la mañana).

eCooltra investigación que sus usuarios sean cívicos y pone esfuerzos en su ética: toda la energía que usa el servicio es limpia. No se contamina cero: las motos son eléctricas, las furgonetas que cargan las motos son eléctricas y toda la energía eléctrica que usan esos vehículos la proporciona HolaLuz de sus fuentes renovables. Irónico que un servicio de motos de inquilinato sea más honrado que el propio Bicing, que usa furgonetas de gasolina para trasladar las bicicletas.

El futuro “inevitable”

Cooltra Logo

Cuando era más adolescente hablabas con compañeros de clase que te decían que vivían en un pavimento de inquilinato y lo mirabas como el “bicho raro” de la clase, como alguno cuya tribu lo pasaba mal financieramente. Hoy en día lo raro es que tengas un pavimento en propiedad. Lo mismo está pasando con el coche: yo tengo uno desde hace 14 primaveras y no lo uso más que una vez cada dos semanas con mis hijos, pero los 115 euros de inquilinato de la plaza de parking caen cada mes. Y seguro, e impuestos, y la ITV…

De esta forma me compara Oriol la tendencia que hay en torno a una movilidad urbana más compartida. Ante unas ciudades en las que cada vez hay más restricciones por contaminación y los costes de tener un coche propio son más y más caros, todo se moverá “inevitablemente” en torno a la sharing economy. eCooltra es, para su director genérico, el servicio valentísimo de motos eléctricas mientras el precio de los coches eléctricos no baje lo suficientemente para que sea atractivo para el manifiesto genérico.

Para internamente de cinco primaveras, eCooltra se ve como el servicio de inquilinato de motos eléctricas líder en Europa. Ya lo es ahora, pero Oriol se refiere a poco a decano escalera. Los barceloneses aman las motos, pero descuido que aprendan a usarlas colaborativamente. Será una representación que poco a poco eCooltra quiere conseguir a medida que pasen el tiempo.

En Xataka | Probamos UberOne, el nuevo servicio eléctrico y premium de Uber


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales