El Bitcoin ya consume más energía que más de 130 países del mundo

Es un secreto a voces: el Bitcoin consume mucha energía. Muchísima. Pero las lavadoras, las tabletas y las calefacciones eléctricas, incluso. Así que… ¿Cuánto es mucho? ¿Qué son efectivamente 32 teravatios hora de energía? Porque cuando no estamos acostumbrados a manejar este tipo de cantidades, todo se vuelve muy puro.

Más factible es señalar que a día de hoy, el consumo de energía del Bitcoin es superior a países como Serbia, Irlanda o Marruecos. Y que si lo incluyésemos en una tira de países por consumo energético superaría a unos 130 de ellos. No sé si se alcahuetería de una cantidad descomunal, pero sin sitio a dudas estamos hablando de palabras mayores.

Más madera

Los dos datos, tanto el consumo del Bitcoin, como el consumo de los países, son difíciles de estimar con exactitud. El primero porque no hay forma vivo de memorizar qué máquinas están funcionando y cuánto están consumiendo más que por enfoque. En segundo porque el sector energético sigue siendo un tema de “seguridad nacional”, los datos son malos y suelen estar desactualizados (los más fiables son de 2014, por ejemplo).

Pese a estos problemas, las cifras son consistentes sin obtener a los 159 de los que hablaba la consultora inglesa PowerCompare hace unas semanas. Llegadas a estas cifras, siquiera sería sorprendente: al fin y al lengua, más de la parte de la energía anual la consumen en China, Estados Unidos y la Unión Europea. Y hay países con consumos muy muy modestos.

¿Es malo el Bitcoin para el medio esfera?

Bitcoin 2345879 1920

Todo esto tiene una consecuencia imprevista: si hace seis meses los ecologistas esperaban que el blockchain se convirtiera en una herramienta en defensa del medio ambiente y contra el cambio climático, hoy hay analistas alertan contra el impacto ambiental que esta tremenda cantidad de energía puede provocar. Un impacto que, sin sitio a dudas, debemos tener en cuenta.

Es sí, contextualizado. Hace unos meses, Javi Pastor comentaba aquí mismo que, siendo mucho, debíamos ser conscientes de que resulta una comparación un poco químico. Las lavadoras, los iPads y las televisiones incluso consumen mucha energía y no debemos olvidarlo a la hora de hacer estas comparaciones. Pero, con todas las advertencias, memorizar que el Bitcoin tiene el tamaño energético de Serbia es muy iluminador y nos permite memorizar de qué estamos hablando efectivamente. Para correctamente y para mal.


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales