el almacenamiento en estado sólido da sus primeros pasos en el mercado general

Hace poco más de un mes analizamos la nueva gestación de discos duros externos My Passport, que siguen usando el disco duro mecánico tradicional con la preeminencia de ofrecer hasta 4 TB de espacio en un tamaño de saquillo. Pero ¿qué hay de los discos SSD? ¿No tiene WD, una de las marcas más conocidas de almacenamiento, sus propias soluciones en este nuevo formato?

Pues sí, y se han falsificado como My Passport SSD. Son el primer paso, la primera gestación de estos discos de estado sólido pensados para el notorio caudillo, y por lo tanto tienen que detallar el futuro de la marca frente a otras propuestas potentes como los Samsung T3. Veamos con detalle cómo lo hacen.

WD My Passport SSD: características técnicas

Mypassport Ssd Mano El MyPassport SSD no parece un disco duro foráneo cuando ves su tamaño y su peso.

Dimensiones

1 x 9 x 4,5 centímetros

Peso

51 gramos

Capacidades

256 GB, 512 GB o 1 TB

Velocidad de lección de datos

515 MB/s teóricos, unos 432 MB/s según nuestras pruebas

Velocidad de escritura de datos

Unos 363 MB/s según nuestras pruebas

Software

WD Backup, WD Discovery, WD Drive Utilities, WD Security

Compatibilidad

Windows, Mac, Linux (formateado en NTFS pero puede reformatearse sin problemas). Algún software sólo es compatible con Windows

Precio

Desde 143,45 a 453,32 euros en Amazon dependiendo de la cantidad de almacenamiento

Gracias a los chips SSD, estamos frente a un disco foráneo que no parece un disco foráneo. Sus medidas, 1 x 9 x 4,5 centímetros, hacen que parezca más un paquete de chicles que no un disco. Pero más que su tamaño (al fin y al agarradera hay pendrives USB más pequeños), lo que sorprende es su peso. El My Passport SSD es extremadamente trivial, 51 gramos, de modo que si te lo pones en el saquillo escasamente vas a notar que llevas mínimo.

Mypassport Ssd Disco Mecanico El My Passport SSD encima de un My Passport mecánico de 2,5 pulgadas. La diferencia de tamaño es evidente.

El material con el que el My Passport SSD está fabricado es un plástico en dos acabados, molesto regular y uno metalizado “rayado” que forma ya la identidad de la marca en sus dispositivos de almacenamiento. Con el poco peso que tiene la sensación al cogerlo es de fragilidad, de tener un muñeco en las manos. Pero WD ya se ha encargado de que eso se nos vaya de la capital garantizando resistor a caídas de hasta 2 metros.

No hay ningún pimpollo en el disco, así que dependemos de su conexión para que se active o desactive. Y por sus dimensiones y el cuerpo del cable, el disco nunca va a quedarse plano en una superficie. Siempre va a quedarte inclinado.

Mypassport Ssd Cable El cable USB-C del WD MyPassport lleva un adaptador a USB-A para los que aún no tengamos este puerto en nuestros ordenadores.

Y ya que hablamos de conexión: este WD My Passport SSD utiliza USB-C, concretamente uno que admite velocidades USB 3.1 de segunda gestación alrededor de los 10 Gbps. Es compatible con esta gestación y con la primera, que admite velocidades de hasta 5 Gbps. Y para los que todavía no hayan saltado a esta nueva interfaz, el disco incluye un adaptador para funcionar con una conexión USB-A 3.0. Que a su vez, por supuesto, es compatible con los puertos USB 2.0 a 480 Mbps. No se aprovecha la velocidad del disco SSD, pero la compatibilidad con todos los ordenadores está asegurada.

Rendimiento: sí, el SSD rinde más

Al ser SSD, el My Passport SSD debería ser más rápido que sus hermanos mecánicos, ¿verdad? Pues es hora de comprobarlo. WD nos promete mínimo menos que velocidades de 515 MB/s, así que hemos hecho nuestras propias pruebas utilizando un MacBook Pro de nueva gestación y con conexión USB-C 3.1 de segunda gestación:

Wd Mypassport Ssd Test Usb C

432 MB/s de velocidad de lección de datos no está mínimo mal, aunque no sean esos 515 MB/s prometidos. Se ventila los 200 MB/s de lección de datos del My Passport mecánico de 4 TB, desde luego. La velocidad de escritura siquiera está mínimo mal, unos 363 MB/s. El My Passport mecánico de 4 TB ofrece unos 100 MB/s.

Pero estos datos se han sacado de una conexión capaz de dar 10 Gb/s, unos 1,25 GB por segundo como mayor. ¿Qué pasa cuando hacemos el mismo test de velocidad colocando el adaptador a USB-A, que da una velocidad máxima de 5 Gbps / 0,62 GB por segundo? Pues pasa lo próximo:

Wd Mypassport Ssd Test Usb A

288 MB/s para escribir datos y 400 MB/s para leerlos. De acuerdo, las velocidades bajan un poco, pero siquiera es ningún desastre. Copiar una fototeca de macOS de unos 8 GB de capacidad, que contiene centenares de miles de archivos de pocos MB y KB, me ha costado dos minutos:

Mypassport Ssd Copia

Un postrero punto que vale la pena destacar es que el disco se calienta proporcionado cuando trabajamos con él, aunque no de forma excesiva. Quizás haya que vigilarlo cuando le demos un uso intensivo.

Software: ningún cambio útil a la sagacidad

Wd Discovery

Como ya dijimos con la reseña del My Passport, el software que ofrece WD en sus discos no aporta demasiado que digamos. Seguridad con secreto AES de 256 bits, copias de seguridad… los sistemas operativos ya son completamente capaces de cubrir las evacuación que nos ofrece el disco.

El único cambio es WD Discovery (en la imagen superior), una aplicación que se queda en la mostrador de tareas de nuestro sistema y que nos propone la descarga de esas utilidades unido con sugerencias de otros desarrolladores. Son sugerencias de aplicaciones que se habrán puesto de acuerdo económicamente para estar ahí, y que de nuevo no dan ningún beneficio extraordinario. Además, no tiene demasiado sentido tener permanentemente en nuestro sistema una cinta de programas que podríamos instalar.

Afortunadamente podemos optar por no instalar mínimo de esto, y usar el WD My Passport como cualquier otro disco foráneo cualquiera. El software opcional que se ofrece es simplemente eso, opcional.

WD MyPassport SSD: la opinión de Xataka

Mypassport Ssd Pendrives

Si lo que quieres es un disco foráneo para juntar datos, tu prioridad va a ser cuanto más espacio y menos precio, mejor. Y eso de momento sigue estando reservado para los discos mecánicos mientras que los SSD cuestan más. Pero la buena comunicación es que los discos SSD empiezan a tener precios relativamente asequibles, ya no es esa opción completamente prohibitiva destinada a los más exigentes.

Por lo tanto, si crees que puedes escasear una pelotón externa que te dé un buen rendimiento para tratar archivos frecuentemente sin grandes ambiciones de espacio, los 143 euros que te cuesta el maniquí de 256 euros puede ser una buena opción. No podemos opinar lo mismo del maniquí de 1 TB por más de 450 euros, pero como decimos esto es sólo el primer paso.

A medida que pase el tiempo, este nuevo formato de almacenamiento será cada vez más moderado. Los discos duros tradicionales nunca terminarán de desaparecer, desde luego, pero los chips SSD están aquí para quedarse.

En Xataka | Kingston DataTraveler Ultimate GT, análisis: 2TB de memoria pero 1.800 euros


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales