'Distopía', el amago español de 'Black Mirror' que no se ve en la tele

Dos hombres encapuchados secuestran a una importante figura pública española y la encierran en el sótano de un bar. Lo atan a una arnés, colocan una cámara grabándolo y emiten esa reproducción por internet, en directo, interiormente de una página web en la que el conocido debe osar qué hacen con esa persona. ¿La matan o la dejan conducirse?

Así arranca ‘Ciudadanos’, el piloto de una serie citación ‘Distopía’ que en su página web se describe como una serie de recopilación, “un conjunto de historias independientes entre sí, unidas únicamente por un mismo concepto: la masa social y cómo esa masa nos deshumaniza. Nuestra relación con el poder, el dinero, la tecnología, la religión… En cada historia, en cada capítulo, viviremos la aventura de un personaje que ha decidido desmarcarse de esa masa social y emprender su propio camino en solitario, con las dificultades y peligros que esto le supondrá”.

Suena a una producción harto ambiciosa interiormente de la ficción española, pero ‘Distopía’ no es una serie completa. Lo único adecuado es ese piloto, de unos 35 minutos, rodado en 2014 y que ninguna sujeción de televisión quiso quedarse. Puede verse en Filmin desde el pasado viernes, en un intento de emplazar la atención de cierto que quiera continuarla.

‘Distopía’, la serie que no fue

El esquema es obra de Virgina Llera, Jesús Mancebón y Manuel Sánchez Ramos, y no forma parte del catálogo de ninguna de las productoras que trabajan asiduamente con las cadenas españolas, sino de Suspiro Films, una empresa independiente dedicada más al cine. Y eso ya puso al esquema en desventaja a la hora de agenciárselas una sujeción, porque lo más habitual es que éstas se queden con series que ya han pedido anteriormente.

Jesús Mancebón, argumentista de ‘Ciudadanos’, reconoce que, en ese aspecto, “vivíamos un poco en la ignorancia, en la inocencia. Virginia y Manuel tenían experiencia en televisión, pero no teníamos una carrera en los despachos”. Él mismo añade que “pensábamos que rodando la historia, para que (los compradores) pudieran verla, convenceríamos a las cadenas o a las productoras”. Sin confiscación, ‘Distopía’ fue rechazada por todas las cadenas, aunque en todas les despidieron con palabras de elogio.

“Quizás no era el momento”, explica Mancebón, porque entonces, allá por 2014, la ficción española seguía dominada por las series para toda la comunidad. ‘El Ministerio del Tiempo‘ y ‘Vis a vis‘ no llegarían hasta 2015, y ese otoño se abriría asimismo el panorama industrial con el aterrizaje de Netflix. Ahora, ‘Distopía’ podría tener más opciones donde intentar ponerse en marcha, aunque Mancebón reconoce que pudo suceder otro asunto que llevó a que no pasara de ese piloto: “nuestro afán por crear polémica, por meter el dedo en la llaga, pudo echar para atrás a todo el mundo”.

Los creadores de ‘Distopía’ querían crear una serie que generara debate y que hiciera pensar al conocido

Lo que los tres creadores buscaban con ‘Distopía’ era, precisamente, gestar debate entre el conocido delante lo que acababa de ver. Mancebón cuenta que “queríamos hacer un tipo de producción que se estaba haciendo en otros sitios. Pensamos que por qué no hacer algo como lo que a nosotros nos gustaba ver”, con series que tratan al conocido como a adultos y que no entran interiormente de las producciones habituales en España a principios de esta división.

El productor y argumentista añade que “escribimos un montón de historias, porque teníamos claro desde el principio que queríamos que la serie no tuviera conexión y que hiciera pensar”. Su maniquí, como se explica en su web, eran otras series de recopilación como ‘La dimensión desconocida’, y allí asimismo pueden leerse las sinopsis de otros cinco episodios, que alternan entre reality shows llevados al extremo de ‘El show de Truman’ en una dictadura (‘El concurso’), historias de terror (‘Guadaña’), juegos que tienen que probar los límites de la buena sociedad (‘Nosce te ipsum’) o thrillers centrados en supuestos nuevos profetas (‘El Señor es mi pastor, mínimo me descuido’). “Queríamos que las historias tuvieran siempre una sorpresa y que generaran debate”, apunta Jesús Mancebón.

Productores Jesús Mancebón, Virginia Llera y Manuel Sánchez Ramos, creadores de ‘Distopía’.

A la hora de rodar un piloto que enseñar a las cadenas, sin confiscación, optaron por la que les resultaría más practicable de producir, ‘Ciudadanos’, que en palabras de Mancebón “es el (capítulo) menos representativo de la serie porque es el más político y el menos distópico”. Pero podrían utilizar como ambiente el bar en el madrileño arrabal de Lavapiés que el propio Jesús Mancebón tenía con su novia y la producción era más sencilla para que pudieran completarla ellos mismos, de modo independiente, con sus ahorros.

Al final, el capítulo atrajo algunos nombres conocidos detrás. Su director es Koldo Serra, realizador de películas como ‘Bosque de sombras’ o ‘Gernika‘, y entre sus protagonistas figuran Daniel Grao, Marina Salas, Llorenç González o Juan Fernández Mejías. ¿Pero es ‘Ciudadanos’ lo suficientemente potente como para testimoniar la existencia de toda la serie?

‘Ciudadanos’ y las deudas con ‘Black Mirror’

Distopia 2

Como contábamos al principio, ‘Ciudadanos’ se construye sobre un debate: si pudieras osar sobre la vida y la homicidio de la persona más odiada del país, ¿lo harías? Toma sensaciones e ideas ya presentes en la sociedad española desde el estallido de la crisis, como la desconfianza en los políticos, los continuos escándalos de corrupción y el sentimiento de muchos ciudadanos de que nadie hace mínimo por mejorar su situación cardinal, y las lleva al extremo.

En este caso, dos ciudadanos de a pie deciden tomarse la equidad por su mano y, encima, involucran al resto de la sociedad al someter a su razón la vida de ese político. El episodio muestra las diferentes posturas que suscita ese hecho a través de sus personajes, lo que dificulta, en parte, que puedan encontrarse como personajes tridimensionales. Son más diferentes ideas de dicho debate, e ideas que rozan el cliché, por lo que cuesta conectar con ellos.

La voluntad por provocar acaba siendo lo más flojo del episodio, sobre todo porque algunos personajes tiran demasiado de la arrogancia intelectual, de considerar que el resto de opiniones son inferiores y no tienen valencia, como para que ese debate se salga de lo más nuclear. Un ejemplo es el cliente decano del bar frente al pequeño que se presenta como el más “cobarde” de todos. ‘Ciudadanos’ sí logra gestar tensión y cierta sensación de imprevisibilidad, y deja caer una crítica al mal continuo de España de quejarse sin comportarse, y a una corrupción enquistada desde hace siglos.

Distopia 4

Lo que viene a proponer es que la situación que atraviesa nuestro país no es nueva, los escritores realistas del siglo XIX ya la criticaron en su momento. La novedad es que la sociedad tiene las redes sociales e internet para ventilar su frustración, pero eso concede sólo la ilusión de control. Y un anonimato que lleva a pensar que todo lo que ocurre es un conjunto y que ninguna de nuestras acciones online tiene consecuencias.

Esto sólo es parte del subtexto del piloto, no es su asunto principal. Quizás hay demasiados temas pugnando por vencer importancia en sólo 35 minutos, y a lo que sí recuerda mucho ‘Ciudadanos’ es a ‘The national anthem’, el primer capítulo de ‘Black Mirror‘, hasta en su voluntad provocativa.

Aquel episodio presentaba un dilema al primer ministro del Reino Unido: o tenía sexo en directo con una cerda, o unos terroristas matarían a la princesa a la que habían secuestrado. Era un capítulo muy impactante y que, al final, criticaba otra cosa de la que parecía inicialmente, pero siquiera era representativo de cuáles son las mejores historias de ‘Black Mirror’.

‘Ciudadanos’ se queda en la superficie, pero es una carta de presentación intrigante de ‘Distopía’, si es que hay opciones de que, a partir de su estreno en Filmin, pueda ser rescatada por alguna sujeción o plataforma. Jesús Mancebón afirma que no llegaron al acuerdo con Filmin para agenciárselas la resurrección del esquema, aunque reconoce que “esperanza, tenemos más que nunca”. “Lo hicimos como homenaje al equipo que trabajó en él”, añade, y puntualiza posteriormente que les ha sorprendido la respuesta mediática que ha tenido porque “lo estrenamos sin imaginar la repercusión que ha tenido”.

Aún es muy pronto para aventurar si ‘Distopía’ podrá convertirse en serie a partir de este piloto. Sí es un visionado, por lo menos, interesante para ver otro tipo de ficción hecha en España.

En Xataka | Los estrenos de agosto 2017 en HBO España, Amazon, Filmin y Wuaki

También te recomendamos


El terror distópico de Black Mirror ya tiene listo su regreso: 21 de octubre en Netflix


El inquietante futuro de Black Mirror se acerca: tráiler de la tercera temporada


Cazadores de hackers en CS:GO: una actividad de riesgo no recomendada


La novedad

‘Distopía’, el amago español de ‘Black Mirror’ que no se ve en la tele

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Marina Such

.




Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales