La error de San Andrés es el enemigo notorio número uno cuando se negociación de provocar terremotos en California, pero eso no quiere proponer que sea la única fuente de seísmos. Un nuevo estudio apunta a que una nueva error de la que preocuparse. Recorre San Diego, Orange County y Los Angeles.