Parece que el hacer el ridículo se le da tratable a Samsung estos días cuando se alcahuetería de Bixby. Primero anuncian que no estaría acondicionado cuando el Galaxy S8 fue osado, a pesar que tiene un mando dedicado para el asistente de voz. Prometieron que estaría acondicionado, al menos en Estados Unidos, en primavera pero tuvieron que atrasarlo sin data tentativa de extensión.

Y es que las prisas son traicioneras y el pésimo trato que la compañía está dando a los clientes de su flagship es injustificable. Pero finalmente Bixby se ha estrenado hoy en Estados Unidos.

Ya con Bixby funcionando y el panel de configuración del asistente de voz acondicionado en los Galaxy S8 en Estados Unidos, sus usuarios se encontraron con esto:

Bixby puede ser configurado para que la voz asemeje la de un hombre o una mujer (¡aceptablemente!), pero debajo de cada estilo de voz hay hashtags que describen cada una de las voces.

  • La voz de hombre es descrita como positiva, segura y clara.
  • La voz de mujer se describe como contenta, clara y alegre.

Lo cual es un refuerzo de estereotipos que asignamos a uno u otro artículos. ¿Por qué solamente la voz de un hombre puede ser descrita como segura o positiva? Considerando los inmensos esfuerzos que se está haciendo para alcahuetería de que la mujer sea tratada en igualdad de condiciones en el mundo de la tecnología, empresas multinacionales del tamaño en importancia como la de Samsung deberían ser las primeras en la lucha a privanza de la diversificación.

La respuesta oficial de Samsung ha sido:

Estamos trabajando diligentemente para eliminar las descripciones del servicio de Bixby y aprendiendo constantemente de la feedback de nuestros clientes.

Honestamente no entiendo por qué una empresa con el tamaño y fortuna de Samsung tiene que esperar a la feedback de sus clientes para memorizar que las generalizaciones de artículos le hacen favores a nadie.

Es verdad, los hashtags ya no aparecen entre las descripciones del panel de opciones de voces para Bixby, pero aún así sorprende que en centro de 2017 tengamos que ser testigos de este tipo de generalizaciones por empresas que tienen una influencia inmensa sobre millones de personas más o menos del mundo.

Para echarle sal a la herida, en el comercial de TV de Bixby que se ha presentado en Estados Unidos aparece una pareja y al final hay una pequeña narración de que el hombre está siendo infiel a la mujer, porque estereotipos.

En fin.