Dendrobium es un superdeportivo eléctrico con tecnología de la Formula E: cuatro motores y 1.000CV

Con el Salón de Ginebra a las espaldas, es frecuente que vayan apareciendo muchas informativo sobre coches eléctricos, la mayoría de ellas relacionadas con productos para el gran conocido, pero todavía hay espacio para propuestas más especiales, como Dendrobium.

Siguiendo la orientación de otros superdeportivos eléctricos, el Williams Advanced Engineering quiere ser otro ejemplo de las prestaciones que se pueden conseguir con baterías, y lo hace con el apoyo de Williams Advanced Engineering. Este es el equipo encargado de suministrar la tecnología de baterías a la Formula E, y es a su vez una división del conocido equipo Williams de la Formula 1.

Pero los creadores – o diseñadores de Dendrobium son Vanda Electrics, una empresa afincada en Singapur que tiene claro que no hay concesiones a la de dar forma a su criatura: quieren ser poco así como el Bugatti de los coches eléctricos. Al Salón de Ginebra se han llevado el concepto, pero todavía podemos ir conociéndolo mejor en vídeo:

Con un aspecto suficiente agresivo y sofisticado, el pequeño Vanda tiene espacio para una configuración de cuatro motores eléctricos capaces de desplegar 1.000CV. El toque de distinción lo pone la piel roja creada por los escoceses de Bridge of Weir Leather Company.

Lo más interesante del esquema es ver cómo visten de calle la tecnología de la Formula E

Construido completamente en fibra de carbono – interior incluido -, puede hacer el 0 a 100 en menos de 2,8 segundos, superando los 321 kilómetros por hora de velocidad máxima.

La compañía actualmente se encarga de realizar vehículos eléctricos comerciales, todavía scooters, así que el brinco al “hypercar” Dendrobium es la primera incursión en coches. Ahora concepto, quieren que sea una sinceridad en 2020.

Vanda Dendrobium Rear 3 4
Vanda Dendrobium Tail Lights
Vanda Dendrobium 3
Vanda Dendrobium Front
Vanda Dendrobium 1


Source link

deja tu opinion

Seguinos

Tecnoblog en las redes sociales